4x4

Ruta 4x4: San Esteban de Gormaz – Castejón de Henares

El Cid parte de San Esteban de Gormaz y cruza la sierra de Miedes, actual sierra de Pela, internándose por dominios musulmanes. En su camino deja atrás a la fortificada Atienza, pasando con su mesnada de noche para evitar el enfrentamiento. Toma Castejón de Henares con facilidad tendiendo una trampa a sus habitantes. Esta etapa discurre por tierras de Soria y Guadalajara.

Ruta 4x4: San Esteban de Gormaz – Castejón de Henares
Ruta 4x4: San Esteban de Gormaz – Castejón de Henares

Rodeados por un hermoso paisaje iniciamos una suave bajada. En la parte izquierda, en una pared de roca, hay numerosas buitreras. Es un paisaje agreste, sin cultivos. Después de atravesar un caserío cruzamos el río Tiermes. Aquí comienza un tramo lento, que en algún punto exige el uso de las reductoras, y que nos lleva hasta el casi abandonado Manzanares, con la mayoría de sus casas derruidas. En las afueras del pueblo, tras cruzar un pequeño puente, iniciamos una continua subida entre jaras. El piso de la pista es el único lugar donde no crece la vegetación, tiene algo de piedra suelta y se estrecha y se complica obligando a engranar reductoras en algunos pasos. Es una zona rocosa agreste de la Sierra de Pela. Al coronar la subida vemos enfrente Campisabalos. Cruzamos el pueblo, pasando junto a la iglesia y atravesando la plaza mayor, y a la salida seguimos una pista de concentración parcelaria ancha y lisa que circula entre dehesas en las que afloran grandes rocas de granito. En algún tramo el firme está empedrado. Los tramos empedrados hacen que el coche patine más de lo habitual y es normal el desplazamiento del puente trasero en las curvas. Una bajada con multitud de retorcidas revueltas nos acerca hasta Condomios de Arriba. Desde aquí, por asfalto, llegamos a Cañamares. A la salida del pueblo comienza la única pista que conecta con Pradena de Atienza, un camino rural ancho y de excelente firme que se interna por la Sierra del Alto Rey. Es un recorrido rápido con continuas subidas y bajadas a través de un hermoso paisaje agreste con grandes afloraciones de granito, multitud de pizarra y abundantes tainas. En Prádena de Atienza recorremos otro tramo de asfalto, que sigue por el interior de un tupido bosque de castaños, hasta Gascueña de Bornova. En la entrada del pueblo cogemos una pista que, en una continua bajada, llega hasta el barranco del Bornova. A la salida del pueblo comienza la única pista que conecta con Pradena de Atienza, un camino rural ancho y de excelente firme que se interna por la Sierra del Alto Rey. Es un recorrido rápido con continuas subidas y bajadas a través de un hermoso paisaje agreste con grandes afloraciones de granito, multitud de pizarra y abundantes tainas. En Prádena de Atienza recorremos otro tramo de asfalto, que sigue por el interior de un tupido bosque de castaños, hasta Gascueña de Bornova. En la entrada del pueblo cogemos una pista que, en una continua bajada, llega hasta el barranco del Bornova. Seguimos asfalto, pasando Pálmaces, y después de un par de kilómetros cogemos una pista ancha y lisa que se interna por una bonita zona de monte con multitud de árboles y arbustos. Es un tramo rápido que nos acerca en poco tiempo a Torremocha de Jadraque. Salimos de Torremocha junto al cauce cultivado del arroyo Torremocha, la pista es buena y seguimos por un pequeño valle cubierto de árboles. Un último tramo algo pedregoso nos acerca hasta el Santuario de Valbuena cerca de la carretera. Por asfalto llegamos a Cendejas del Padrastro y seguimos hasta Cendejas de Enmedio. Aquí cogemos una pista ancha que sale al final del pueblo internándose entre campos de labor. El cruce de una vía de tren precede a la llegada a Bujalaro, rodeado por choperas alimentadas por el río Henares. En el interior del pueblo cruzamos la carretera y seguimos de frente por una pista con una capa de asfalto que poco después desaparece. La nueva pista es buena aunque tiene algunas fracturas y se dirige decididamente hacia los Altos de la Alcarria. El firme pronto mejora y el trazado sigue junto a los Altos de la Alcarria en una subida que nos lleva a coronarlos ofreciendo unas excelentes vistas de la extensa llanura. Nos desviamos en una zona agreste con encinas dispersas y sembrados, la estrecha pista nos acerca hasta otra ancha y muy lisa que atraviesa una llanura cultivada. Un último tramo por una pista muy ancha nos lleva hasta Castejón de Henares.