Peugeot 406 Coupé V6

De estreno. El Peugeot 406 Coupé ha sido el primero en estrenar el motor 3.0 V6 que las tres firmas francesas (Peugeot, Renault y Citroën) fabrican en conjunto. Con él, mejoran sustancialmente las prestaciones pero, sobre todo, el agrado de conducción y la suavidad de marcha.

Peugeot 406 Coupé V6
Peugeot 406 Coupé V6

La bella carrocería firmada por Pinifarina encierra cuatro auténticas plazas de generoso tamaño y un buen maletero. El bastidor procede de la berlina, con suspensiones algo más firmes y rebajadas en 12 milímetros. Los neumáticos siguen siendo unos Michelin Pilot de excelente agarre en medida 215/55 que evidencian, en zonas de curvas, que la suspensión de serie es demasiado blanda. Peugeot ofrece la suspensión pilotada por 172.000 pesetas, que por lo que cuesta este 406 Coupé debería venir de serie. Ésta nos garantizará el mismo confort de marcha cuando viajamos a elevada velocidad sobre firme en buenas condiciones, mientras que en zonas muy reviradas mitiga el balanceo y deja la carrocería mucho más sujeta. Esto no quiere decir que la seguridad y la eficacia del bastidor, ya de por sí excepcional, aumente en muchos enteros. Pero sí que la sensación que se percibe al volante sea la de tener la situación más controlada, lo que puede evitar en alguna medida reaccionar de forma incorrecta. Lo que menos nos gusta es la dirección de asistencia variable en función de la velocidad, ya que tarda más tiempo de lo deseable en reaccionar cambiando su tarado. Los primeros momentos tras elevar la velocidad llevamos una dirección demasiado sensible, para endurecerse posteriormente, mientras que si nos detenemos de inmediato, las primeras maniobras las realizamos con el volante demasiado duro. En cuanto a frenos, no hay problema ni por resistencia ni por tacto, pues el pedal se dosifica a la perfección y el ABS sólo entra en acción cuando realmente es necesario. El cambio mantiene la suavidad y precisión de todos los Peugeot, aunque mejoraría con unos recorridos de la palanca algo más cortos. El 406 Coupé se vende en dos niveles de acabado: el menos equipado (la versión que hemos probado) sale por casi 5,4 millones. De serie no faltan los elementos imprescindibles en un vehículo de su «caché» y precio, aunque el ESP no está disponible. El 406 Coupé V6 Pack cuesta medio millón más y añade, entre otros elementos, tapicería de cuero con asientos eléctricos y un excelente equipo de sonido. El cambio automático adaptativo de 4 relaciones (260.000 pesetas) resulta muy recomendable para quien anteponga el confort a las cualidades dinámicas.

Pregunta a los propietarios por su coche y recibe las respuestas en tu email.

Acepto la política de privacidad para poder obtener las respuestas.

Quiero recibir la mejor oferta.