Nissan Almera Tino 1.8 Ambiente

El éxito de los vehículos monovolumen compactos es imparable en toda Europa. No es extraño entonces que al líder indiscutible, el Renault Scénic, le salgan casi cada día nuevos y brillantes rivales.

Nissan Almera Tino 1.8 Ambiente
Nissan Almera Tino 1.8 Ambiente

Pocos segmentos han experimentado tanto éxito y animación en los últimos tiempos. El Renault Scénic fue el pionero, al que han seguido Opel, con su Zafira y un planteamiento ligeramente distinto. Fiat interpreta de una forma peculiar esta categoría con su especialísimo Multipla. Citroën apuesta por la practicidad a ultranza con el voluminoso Picasso y Mazda, mientras tanto, se ha estrenado recientemente con el nuevo Premacy. Poco a poco este segmento está adquiriendo una importante cuota de mercado, como lo demuestran las ventas del Scénic, que en Francia incluso superan al del resto de Mégane y donde se coloca como el tercer modelo más vendido. Ahora Nissan sigue unos planteamientos similares a los de Scénic y Picasso, y ofrece su nuevo Tino, que, por su carácter y practicidad, está llamado a reclamar una buena parte del pastel. Hemos hablado directamente de estos dos modelos porque creemos que son los que han inspirado de una forma más notoria a los diseñadores de Nissan. Exteriormente es difícil no encontrarle rasgos comunes con el Scénic. El perfil y ciertos encuadres nos lo recuerdan. Sin embargo, se separa del Renault por dimensiones, ya que con 426 cm de longitud se sitúa más cerca de los 427 cm del Picasso que de los 417 cm del Scénic. Todos se mueven en una horquilla que hace que la homogeneidad sea la nota dominante. Sólo los maleteros se encargan de desestabilizar un poco la categoría, pero, en este caso, el Tino, con sus 450 litros, también está bien situado. Únicamente se le puede criticar que las formas no sean especialmente regulares, dejando bien marcados los pases de rueda, mientras que, por ejemplo, el Scénic ha optado por las forma cuadradas, y la creación, como contrapartida, de huecos laterales. La funcionalidad y practicidad son los mejores argumentos de venta de estos vehículos. En este sentido el Tino es idéntico al Scénic. Como el modelo francés ha elegido cinco butacas independientes, con la trasera central de menor tamaño que las de los extremos. Estas últimas son deslizables hacia delante. La banqueta central es más robusta que la del Renault, porque, mientras que el Scénic sitúa en el techo el anclaje superior del cinturón de seguridad, el Tino lo hace en una estructura robusta que forma parte del asiento. Estas tres butacas son fácilmente eliminables, aunque más pesadas que las del Picasso, sobre todo la central, y disponen en sus inmediaciones huecos bajo los asientos y delante, justo bajo los pies.