Honda Civic 1.7 CTDI ES 3p

Afirma el dicho que “nunca es tarde… si la dicha es buena". Eso han debido pensar los directivos de Honda para tardar tanto en sacar una versión Diesel del Civic. Una vez probado, la espera ha merecido la pena.

Honda Civic 1.7 CTDI ES 3p
Honda Civic 1.7 CTDI ES 3p

Poco o nada varía el interior de este Civic respecto al del resto de la familia. Sigue existiendo la peculiaridad de la palanca en el salpicadero, algo que con el tiempo nos va convenciendo más por su comodidad, por su agrado de utilización y por el hecho de que está muy a mano. En cuanto al resto cabe destacar la sobriedad y la limpieza de líneas que nos muestra el salpicadero con la consola central en aluminio como único elemento, por decirlo así, decorativo.

La habitabilidad en este tres puertas no es un problema ya que cinco personas pueden viajar con relativa comodidad, aunque las tres de los asientos traseros deberán sufrir unas banquetas algo rígidas.

El equipamiento incorpora airbags de conductor, de acompañante y laterales, ABS, climatizador y llantas de aleación pero no se contempla ni como opción el control de estabilidad, el sistema de navegación GPS o el ordenador de a bordo, algo que parece incomprensible y es criticable.

Concluyendo, la primera incursión de Honda en el campo de los Diesel, a la espera de la llegada de un motor propio de gasóleo, es satisfactoria, no es espectacular pero sí convence, aunque la pregunta que habría que hacerse es…¿por qué tan tarde?. La respuesta desde la marca nipona bien podría ser: nunca es tarde… si la dicha es buena. Y a fe que lo es.