Kia Ceed, Renault Mégane y Skoda Scala: ¿qué compacto de gasolina es mejor?

El equilibrio entre coste, espacio interior y versatilidad convierten a estos tres compactos generalistas –Kia Ceed, Renault Mégane y Skoda Scala- en una propuesta de mayoritaria validez para el público general.
Óscar Díaz odiaz@mpib.es -
Kia Ceed, Renault Mégane y Skoda Scala: ¿qué compacto de gasolina es mejor?
Kia Ceed, Renault Mégane y Skoda Scala: ¿qué compacto de gasolina es mejor?

El Skoda Scala representa un magnífico truco de ingeniería en cuanto a rentabilidad para el Grupo Volkswagen, que ha sido capaz de desarrollar un coche de presencia y dimensiones de compacto a partir de una base más modesta y económica de lo habitual, una plataforma de utilitario en vez de una de compacto. Para salir de dudas sobre su calidad, nada mejor que enfrentarlo a dos propuestas tan sólidas como el Renault Mégane, próximo a ser renovado, o el Kia Ceed, de creación más reciente que el francés y tan europeo en su concepción como sus hoy rivales.

Publicidad

El estilo de Kia Ceed, Renault Mégane y Skoda Scala es clásico, un denominador común de una categoría en la que coches como el Honda Civic, de diseño rompedor suponen una excepción no siempre bien aceptada por el mercado. También los tres invitados incorporan gamas de motores actualizadas para cumplir con las normativas de emisiones Euro 6 d-temp, con eficaces motores de inyección directa gasolina y Diesel, y están a la última en cuanto a ayudas a la conducción, ya que los tres pueden ofrecer, algunos en opción, elementos como las alertas de fatiga de conductor, mantenimiento activo del carril o alerta de frenada de emergencia, dispositivos que cada vez tienen más peso en la toma de decisión de los compradores cuando piensan en lo último en equipamiento.

El espacio interior de Kia Ceed, Renault Mégane y Skoda Scala

Las dimensiones exteriores no revelan diferencias de entidad abrumadora entre Kia Ceed, Renault Mégane y Skoda Scala, si bien el Kia resulta algo más corto que sus rivales y tiene como consecuencia un espacio para las piernas de los pasajeros traseros bastante justa. Justo lo contrario que el Skoda Scala, que a pesar de ser el más estrecho y alto —consecuencia de haber «estirado» la plataforma MQB A0 en vez de haber usado la MQB— y verse penalizado en anchura, especialmente las plazas traseras, realiza un magistral aprovechamiento del espacio disponible. Esto le permite no sólo el de mejor espacio para las piernas de esos pasajeros, sino añadir un maletero claramente más generoso que el sus rivales.

Kia Ceed, Renault Mégane y Skoda Scala: ¿qué compacto de gasolina es mejor?

Kia Ceed, Renault Mégane y Skoda Scala: ¿qué compacto de gasolina es mejor?

En el centro de la habitabilidad se queda el Renault Mégane, con un maletero también por encima de los 400 litros, un interior más ancho que el Skoda y con algo más de espacio para las piernas que el Kia, aunque condicionado en cuanto a altura interior. Sin embargo, más allá del dictamen que nos proporciona el uso del metro, los tres protagonistas se ven condicionados por una plaza central bastatente estrecha y un túnel de transmisión prominente, que aconsejan el uso máximo de dos pasajeros en la parte posterior para desplazarse con comodidad.

ESPACIO Kia Ceed Renault Megane Skoda Scala
Anchura delantera 143 cm 143 cm 138 cm
Anchura trasera 138 cm 136 cm 133 cm
Altura delantera 90-96/100 cm 93/100 cm 95-105 cm
Altura trasera 95 cm 92 cm 93 cm
Maletero 380 litros 410 litros 440 litros

Además del espacio disponible, la sonoridad en marcha es otro de los aspectos que van a condicionar la comodidad de uso constante y la fatiga que se pueda acumular al pasar un buen número de horas a bordo, como sucedería en un viaje. En este caso, el Renault Mégane y el Skoda Scala tienen una pequeña ventaja respecto del Ceed cuando se rueda a velocidades medias. Pero es que el Skoda también consigue mimar un poco más a los pasajeros traseros cuando se incrementa el ritmo de marcha, aunque sin diferencias abrumadoras que desaconsejasen a ninguno de los protagonistas.

Los motores de Kia Ceed, Renault Mégane y Skoda Scala

La inyección directa y tecnología de sobrealimentación por turbo aplicadas a un motor de gasolina hace tiempo que dejaron de ser sinónimo exclusivo de deportividad, de prestaciones fulminantes, de pulso acelerado. Antes bien, en la actualidad son la solución para reducir emisiones por la vía de una contención de la cilindrada elegida por la mayoría de fabricantes, como demuestran Kia Ceed, Renault Mégane y Skoda Scala: tres propuestas separadas por apenas 160 centímetros cúbicos, potencias específicas por encima de los 100 CV/litro, con soluciones tan ingeniosas como la desconexión de dos cilindros del Skoda —el de mayor cilindrada— al circular sobre cargas bajas de acelerador. El resultado es un consumo bastante bajo en carretera en todos los casos, con una ventaja próxima al 9% respecto del Kia Ceed y una victoria por mínimo margen para el Renault Mégane en cuanto al consumo medio cimentada en su imponente gasto de combustible en ciudad. De hecho, el consumo de gasolina es semejante al de las variantes turbodiésel, tanto que aconseja hacer números cuidadosamente para calcular la amortización frente a las versiones de gasóleo que, posiblemente, resultarán menos atractivas.

PRESTACIONES Kia Ceed Renault Megane Skoda Scala
Acel. 0-100 km/h 8,85 s 8,89 s 8,52 s
Acel. 0-1000 metros 30,04 s 29,47 s 29,50 s
Sonoridad 100 km/h 67,8 dBA 66,3 dBA 66,9 dBA
Sonoridad 120 km/h 70,9 dBA 69,5 dBA 69,1 dBA
Frenada desde 140 km/h 68,98 m 70,08 m 72,50 m -
Peso en báscula 1.382 kg 1.305 kg 1.310 kg

Curiosamente, ser capaz de gastar muy poco combustible no es sinómido de ritmo de marcha bajo ni de moverse al ritmo del tráfico y en una carretera de doble sentido quedarse detrás de cualquier camión sin margen para adelantar en poco terreno o afrontar alguna incorporación apurada a una vía principal. En este caso, el Skoda Scala TSI 1.5 se beneficiaba del excelente cambio DSG de 7 relaciones, un tanto brusco en maniobras, de un enorme agrado de uso en marcha y función de desacople al seleccionar el modo Eco de conducción. Se permite el lujo de ser el más rápido tanto al acelerar desde parado como en las maniobras de adelantamiento. En este caso, el Kia Ceed vuelve a quedarse descolgado, de nuevo por un cierto margen. Significativo, pero tampoco abrumador.

Los chasis de Kia Ceed, Renault Mégane y Skoda Scala

En cambio, el Kia Ceed frena de manera espectacular. Es mejor incluso que el Mégane, que se sitúa en el entorno de los 70 m empezando a frenar a 140 km/h, que hasta no hace mucho tiempo sólo eran capaces de marcar vigorosos deportivos. Se beneficia de más cantidad de goma en contacto con el asfalto y aventaja al Skoda, el menos bueno en esta maniobra, en algo más de tres metros, cerca de lo que mediría un utilitario de ciudad. Lo consigue con una mordiente inicial superior, que se mantiene durante todo el proceso hasta finalizar el giro de las ruedas, con una respuesta de pedal casi tan suave y asistida como el Mégane, por encima de la que ofrece el Scala, que tampoco se puede decir que tenga un pedal de freno duro, de enorme resistencia a la pisada.

CONSUMOS Kia Ceed Renault Megane Skoda Scala
Consumo en ciudad 7,1 l/100 km 6,2 l/100 km 6,6 l/100 km
Consumo en carretera 5,7 l/100 km 5,2 l/100 km 5,1 l/100 km
Consumo medio 6,3 l/100 km 5,6 l/100 km 5,7 l/100 km

Suspensiones y dirección cumplen con precisión en los tres casos, con un planteamiento general de suavidad que no esconde un carácter bastante informativo tanto de hacia dónde apuntan las ruedas delanteras como la manera que tienen de filtrar el terreno, que transmitirá con fidelidad irregularidades, baches o juntas de dilatación de un modo enérgico especialmente en Mégane y Ceed, este último con llantas de 18". Este último, por su parte, es el que muestra más facilidad de maniobra, algo a menudo poco valorado y puede desembocar en ahorrar alguna maniobra extra en cruces de calles estrechas o aparcamientos poco generosos. En este aspecto, el Kia se acerca al Skoda, el mejor de nuestros protagonistas con unos muy buenos 10,2 m de diámetro de giro entre bordillos, y ambos aventajan al Renault, el que más espacio necesita para completar un giro sobre sí mismo y, por consiguiente, el que menos a gusto se percibe enciudad o zonas tortuosas de muy baja velocidad.

Cuestiones adicionales de Kia Ceed, Renault Mégane y Skoda Scala

Los tres se encuentran bien dotados en cuanto a equipamiento de confort y conectividad, con la posibilidad de replicar smartphones en todos los casos, más los habituales sistemas de navegación, asientos calefactados, etc. Sin embargo, pruebas como los test de choque de Euro NCAP avalan al Scala por encima de sus rivales en protección de los ocupantes adultos, también en protección de los peatones en caso de atropello (81% de puntuación frente a 71 del Renault y 52 del Kia) y en ayudas a la conducción (76%, por 71 y 58 respectivamente). Eso sí, todos ellos se ven respaldados por las cinco estrellas y según versiones pueden llegar a complementar las ayudas a la conducción ofrecidas de serie, haciendo olvidar esa laguna de equipamiento y poder presumir de conducción altamente automatizada.

Publicidad

Las tarifas, una vez aplicados los descuentos promocionales, dejan al Mégane ligeramente descolgado respecto a sus rivales, que prácticamente igualan el precio si se elige el mismo tipo de cambio de marchas, lo que obligará a tomar la decisión final valorando tanto las virtudes como los principales lunares que hemos ido desglosando. Y siempre con la idea de que, en cuanto a prestaciones, espacio disponible o equipamiento, rayan a buen nivel en la categoría nuestros tres excelentes protagonistas.

Publicidad
También te puede interesar

Desde el martes 24 de marzo se pone a la venta el número 3139 de la revista Autopista, una edición en la que destacan los nuevos Golf 8 TDI y T-Roc R, las últimas grandes novedades de VW. Atentos también a nuestra primera prueba a bordo del Opel Corsa-e eléctrico y a la interesante comparativa entre los nuevos Renault Captur y Peugeot 2008. Todo esto y mucho más en tu revista de coches favorita.

Ya está a la venta el nuevo Opel Astra 2020. El popular compacto se estrena en España y con importantes ofertas: puede adquirirse desde 16.550 €… y solo este mes con 1.200 € más de descuentos.