Publicidad

BMW M4 vs Lexus RC F, dos coupés para soñar

El Lexus RC F lo tiene todo para rivalizar en las mejores condiciones con el todopoderoso BMW M4: les ponemos frente a frente.
Juan Collín -
BMW M4 vs Lexus RC F, dos coupés para soñar
BMW M4 vs Lexus RC F, dos coupés para soñar

Lo primero que se viene a la cabeza cuando se observa con detenimiento es que el Lexus RC F es un coche bastante más llamativo y espectacular que su oponente. Sobre gustos, los colores pero, como hemos podido comprobar, es un coche que gusta y mucho. Tiene un diseño muy japonés, pero que en opinión de una mayoría, resulta muy original y atrevido. El habitáculo del Lexus RC F también ofrece mucho atractivo y los materiales empleados no tienen nada que envidiar a los del BMW M4, pero en este caso la plazas traseras son meramente testimoniales, mientras que en el BMW M4 permiten viajar sin demasiadas apreturas a dos adultos, resultando, por tanto, un coche más práctico, también cuenta con un maletero más amplio. En el Lexus RC F el equipamiento de serie es completísimo, lo único que no convence es el manejo del sistema multimedia de control remoto RTI, poco intuitivo, bastante más engorroso y complejo de manejar que el iDrive del BMW M4.

Por su parte, el puesto de mando está muy bien diseñado en ambos casos, es fácil encontrar la postura idónea, si bien es verdad que los asientos del Lexus RC F sujetan mejor. Desde el punto de vista técnico, tanto el BMW M4 como el Lexus RC-F ofrecen muchas similitudes. Ambos tienen una configuración mecánica clásica, motor delantero, propulsión trasera y la mecánica va muy retrasada para conseguir un equilibrado reparto de masas que acerca al 50 por ciento entre trenes tanto en uno como en otro.

BMW M4 vs Lexus RC F

BMW M4 vs Lexus RC F: motores y prestaciones

El BMW M4 emplea el reputado motor seis cilindros de 3 litros alimentado por doble turbo que para la ocasión desarrolla 431 CV. El Lexus RC F, por su parte, está animado por un musculoso V8 atmosférico de 5 litros para el que se anuncian 477 CV. Este último está a la última en todo y además de inyección directa de combustible, cuenta con sistema de distribución variable y es capaz de combinar los ciclos de funcionamiento Otto y Atkinson. El ocho cilindros que monta el Lexus RC F es en teoría más poderoso, pero en la práctica el V6 de BMW se desmarca con una capacidad de respuesta mucho más contundente. Tiene un empuje brutal, instantáneo y sin tiempo de respuesta. Prueba de ello es que supera los 55 mkg a menos de 2.000 rpm y si se le exprime al máximo es capaz de superar las 7.500 rpm con total facilidad y en constante progresión. Un motor para dejar con la boca abierta a cualquiera. El V8 del Lexus RC F es también muy poderoso, pero su respuesta es siempre más progresiva, no tiene tanta ‘patada’, pero no por ello su funcionamiento resulta menos cautivador. Suave y muy refinado, sube de vueltas con facilidad, pero a partir de 3.800 rpm, cuando el diagrama de la distribución cambia, su carácter se transforma, el sonido del motor se hace más ronco y empuja con mucha más fuerza y poderío hasta el corte de encendido; no menos cautivadora es la capacidad que ofrece para recuperarse desde abajo cuando se rueda en marchas largas y el sonido que emiten por los escapes.

Las prestaciones obtenidas ponen de manifiesto la diferencia de rendimiento que existe entre ambos motores, si bien es verdad que también hay que tener en cuenta que el BMW M4 pesa en torno a 200 kg menos que el Lexus RC F, lo que no deja de ser una barbaridad. El BMW M4 consigue así mejores cifras tanto en aceleración como en recuperaciones y las diferencias pueden ir desde en el medio segundo en el 0 a 100 km/h, hasta los 3 segundos en la medición de 0 a 200 km/h. Resulta, por tanto evidente que el BMW M4 es más rápido, pero las cifras que consigue el Lexus RC F son también de primera y podrían ser mucho mejores si se le sometiera a una cura de adelgazamiento.

BMW M4 vs Lexus RC F

En este sentido, además del rendimiento mecánico y del peso, no cabe duda que la caja de cambios que emplea cada uno tiene también su influencia en las prestaciones que se obtienen. El cambio automático de ocho velocidades que incorpora el Lexus RC F reporta todo tipo de satisfacciones. Es suave, muy refinado en su funcionamiento y aunque emplea un clásico convertidor de par, sorprende por su eficacia en conducción deportiva y gracias a las ocho relaciones que incorpora; dispone siempre de la marcha adecuada tanto a la hora de acelerar, como si lo que se pretende es ahorrar combustible cuando se rueda por autopista a velocidad estabilizada. El cambio de doble embrague del BMW M4 cuenta con una marcha menos, pero es todavía más eficiente en conducción deportiva. Resulta asimismo muy delicado cuando se emplea el modo automático; únicamente en las maniobras de aparcamiento es más brusco que el de su oponente.

Tanto el BMW M4 como el Lexus RC F disponen de varios programas de conducción con los que se varía tanto la respuesta del motor, la asistencia de la dirección, la dureza de la suspensión, el funcionamiento del diferencial autoblocante activo en el caso del Lexus RC F y la rapidez del cambio en el BMW M4. En los dos las ayudas a la conducción son más o menos permisivas en función del programa escogido; también se pueden desconectar completamente, lo que únicamente se debe hacer en circuito y si se tiene la suficiente pericia.

 BMW M4 Coupé vs Lexus RC F: ¿deportivos para el día a día?

De esta manera, tanto el BMW M4 como el Lexus RC F, son deportivos diseñados para conducir a diario. En ambos casos si se escogen los programas más conservadores y los tarados de suspensión más suaves, se puede disfrutar de un manejo que tiene poco que envidiar al de una berlina de lujo. En autopista y carreteras rápidas, permiten rodar a un ritmo altísimo con total tranquilidad y confianza. El BMW M4, no obstante, tiene un tacto más deportivo y, como se ha podido comprobar, en trazados más sinuosos no sólo es más rápido, también tiene un comportamiento más eficaz, más ágil y ofrece una superior capacidad para negociar los virajes. No obstante, tiene un comportamiento más delicado, su explosivo motor es capaz de poner en aprietos al tren trasero constantemente y por tanto, las ayudas a la conducción tienen siempre mucho trabajo.

BMW M4 vs Lexus RC F

El Lexus RC F permite negociar los virajes más veloces con gran facilidad y a un ritmo muy elevado, no en vano, transmite mucha confianza, es fácil apurar al máximo y coquetear con los límites. Evidentemente le sobran muchos kilos, también se echa de menos una amortiguación algo más firme, pero es en general un coche muy satisfactorio y divertido. Sin las ayudas a la conducción, el tren trasero se insinúa con facilidad, pero gracias a su eficaz autoblocante y a un motor con una potencia muy dosificable, sus reacciones son siempre muy progresivas y previsibles.

El BMW M4 impone más y es más delicado a la hora de llevarlo al límite. El tren delantero es bastante más ágil y eficaz que el del Lexus RC F, aunque no es un coche ligero precisamente, se nota que pesa bastante menos y gracias a ello se adentra con más facilidad en los virajes. Eso sí, sin la ayuda de la electrónica, precisa elevadas dosis de pilotaje a los mandos. El tren trasero se muestra siempre bastante inquieto; no es nada fácil dosificar la abundante caballería que entrega el V6 turboalimentado. Obliga así a tratar con suma delicadeza el pedal del gas, ya que de lo contrario es muy fácil que la trasera se desmande.

Tanto en el BMW M4 como en el Lexus RC F los frenos demuestran ser muy potentes, pero los modelo nipón tienen más de mordiente, al menos al principio. Estos, no obstante, soportan peor el trato más exigente, algo lógico si se tiene en cuenta que el M4 montaba la opción de discos cerámicos que cuestan la friolera de 9.000 €.

El Lexus RC F tiene muchas cosas a su favor a la hora de decantarse por uno u otro. Cuenta con un diseño más atrevido, es también un modelo más original, algo más llamativo y la novedad también juega a su favor. Las prestaciones y capacidad rutera inclinan la balanza del lado del BMW M4, el Lexus RC F es más que suficiente para la mayoría, también es un coche más fácil de conducir y algo más confortable. Resumiendo, la clientela más deportiva seguramente no tendrá dudas a la hora de decantarse por el eficaz M4, mientras que el RC F parece un coche más apto y apropiado para todos los públicos.  

También te puede interesar 

BMW M4 GTS, más potencia para el circuito

Audi RS5 vs BMW M4

Audi RS6 Avant, Mercedes E63 AMG 4Matic