A prueba el Audi A6 2018: prácticamente un A8

La nueva generación del Audi A6 es un coche todavía más sofisticado, impecable en confort, comportamiento, seguridad, eficiencia y conectividad. Ya lo hemos probado.
Pablo Mallo.

Twitter: @p__mallo -

A prueba el Audi A6 2018: prácticamente un A8
A prueba el Audi A6 2018: prácticamente un A8

Audi define la última generación del A6 como el sedán más versátil, pues, según el mercado en el que se venda, hace las veces de berlina deportiva (EE.UU.), de representación (China) o de flotas para empresas (Europa). Lo cierto es que el nuevo Audi A6 lo hace todo bien, siendo un coche de lo más atractivo y sofisticado, con tecnología y asistentes de seguridad a la altura de lo que hemos visto en los últimos Audi A8 y A7, es decir que se encuentra al máximo nivel.

Publicidad

Audi A6 2018Dinámicamente, el nuevo Audi A6 admite cualquier tipo de exigencia sin rechistar, siempre con la facilidad de conducción que caracteriza a Audi, impecables maneras y un alto agrado de conducción, tanto circulando a ritmos turísticos como al exprimir hasta el último CV de su motor, ya sea en una revirada carretera secundaria o en tramos de autopista. Se muestra muy aplomado en todo momento, pero al mismo tiempo, reactivo y con un comportamiento muy fluido incluso en tramos de curvas lentas y medias. Tanto la dirección como la notable progresividad de sus reacciones dan mucha confianza, y las ayudas al chasis supervisan y mantienen las cosas en su sitio casi sin dejarse notar. Respecto al Audi A8, da la impresión de que el tren trasero directriz tiene algo más de protagonismo al redondear los giros, sobre todo al activar el modo de conducción Dynamic. Este sistema de dirección integral, que se combina con dirección activa —donde la desmultiplicación varía en función de la velocidad, realiza contravolante automáticamente, etc.— también estabiliza la marcha y retrasa o evita la entrada del ESP, además reduce en 1 metro el diámetro de giro, equiparándose al de un Audi A3. Por su parte, la estructura de la carrocería ha ganado un 10% de rigidez torsional y un 30% de rigidez lateral.

Con el motor V6 TDI, el Audi A6 recurre a un cambio Tiptronic de 8 marchas, con convertidor de par, tracción total permanente y reparto inicial de 40/60 entre los ejes delantero y trasero (puede llegar a mandar hasta un 70% delante y un 85% detrás). Opcionalmente se puede añadir diferencial trasero deportivo, que también reparte potencia entre las ruedas del mismo eje y que no está disponible en el resto de mecánicas. Los demás motores hacen uso del cambio S tronic de doble embrague y de la tracción total ultra, que envía potencia al eje trasero en función de las necesidades mediante un embrague multidisco. En el momento del lanzamiento la gama Audi A6 estará compuesta por las versiones 55 TFSI (V6 3.0 TFSI), de 340 CV, y 50 TDI (V6 3.0 TDI), de 286 CV. En octubre se incorporará el 45 TDI (V6 3.0 TDI, de 231 CV) y el nuevo cuatro cilindros 40 TDI (2.0 TDI), de 204 CV. Se espera que este último sea el más vendido en nuestro país y, a pesar de ser el modelo de acceso a la gama, también logra un alto agrado de conducción gracias a la sensación de ligereza que transmite, pues carece de tracción total y el motor, más ligero que los V6, hace que el tren delantero tenga que trabajar menos, por lo que se producen muy pocas inercias para un coche de su tamaño, sin necesidad de recurrir a una configuración tan sofisticada como en las versiones superiores. Es llamativo como, siendo el mismo coche, pueda contar con una personalidad completamente diferente, pero igualmente atractiva y satisfactoria, en función del motor y del equipamiento que incorpore.  

Publicidad

Audi A6 2018Todos los motores del Audi A6 disponen de un sistema de motor/alternador a 48 voltios (a 12 voltios en el 2.0 TDI), con un aporte de potencia eléctrica de 12 kW (16 CV), que además recupera energía al decelerar y frenar. Otra de sus funciones es que, al circular por inercia con el cambio desacoplado, permite que el motor se apague durante un máximo de 40 segundos, entre 55 y 160 km/h, aunque no envía potencia directamente a las ruedas ni permite impulsar al Audi A6 únicamente con electricidad. Tanto la parada como el arranque en movimiento son imperceptibles, y es necesario ver que el cuentavueltas indica 0 rpm para saber que el motor está parado mientras circulamos. El sistema decide cuándo hacer uso de esta función, dependiendo de factores como la orografía, las condiciones del tráfico o la velocidad (si circulamos a más de 10 km/h por encima del límite de velocidad permitido no se activa la circulación por inercia). La batería de litio de la red de 48 voltios va ubicada justo debajo del maletero, que, a pesar de ello, mantiene la misma capacidad que su antecesor.

También te puede interesar:

Audi A8 2018: a prueba el nuevo referente del lujo

Probamos el Audi A7 Sportback 2018: lujo deportivo

Audi Q7 3.0 TDI quattro tiptronic, el SUV más cómodo

Publicidad