Diez cosas que debes saber sobre el pintor Renoir

El pintor Renoir fue un artista francés profundamente involucrado con el movimiento artístico impresionista, cuyo estilo posterior influyó en gigantes de la vanguardia como Picasso. Hoy repasamos diez datos claves sobre su vida y su obra.

Antonio Alcaide

El pintor Renoir pasó la mayor parte de su vida trabajando como artista en París
El pintor Renoir pasó la mayor parte de su vida trabajando como artista en París

Nacido en Limoges, Haute-Vienne, Francia en 1841, Pierre-Auguste Renoir descubrió su talento a una edad temprana y pasó la mayor parte de su vida trabajando como artista en París. Se convertiría en uno de los primeros pintores impresionistas, antes de finalmente cortar los lazos para adoptar un enfoque más clásico de la pintura, cuando quedó profundamente conmovido por los maestros del Renacimiento italiano.

Fue también famoso por sus ricas y coloridas pinturas de parisinos, que capturaron la emoción y la vida de París a principios de siglo.

Éstas son diez cosas que debes saber sobre Pierre-Auguste Renoir

1. Los primeros años de vida del pintor Renoir estuvieron marcados por la pobreza

El padre de Renoir era sastre y su madre modista, lo que quizás sea significativo dado que él llegaría a estar fascinado por la moda.

En su juventud, fue más apreciado por su canto que por su dibujo. Tomó lecciones de música hasta que su familia tuvo dificultades económicas

En su juventud, fue más apreciado por su canto que por su dibujo. Tomó lecciones de música hasta que su familia tuvo dificultades económicas, lo que lo obligó a dejar la escuela y comenzar a trabajar como pintor en una fábrica de porcelana.

Hector et Paris, dibujo de 1860.
Hector et Paris, dibujo de 1860.

Cuando era joven, se mudó a París, ingresó en la Ecole des Beaux-Arts y luego se unió al estudio de Charles Gleyre (1806-1874). Aunque a veces no tenía suficiente dinero para comprar pintura, vivía cerca del Louvre, donde disfrutaba estudiando las obras de los viejos maestros.

2. Fue uno de los principales fundadores del impresionismo

En 1869, Renoir comenzó a dibujar junto al agua en La Grenouillère, en las afueras de París, con Claude Monet. Este fue un momento fundamental en la historia del arte, ya que los dos hombres desarrollaron simultáneamente varias de las teorías, técnicas y prácticas que darían lugar al impresionismo, incluido el uso de pinceladas sueltas para capturar los efectos de la luz y el movimiento en los árboles y el agua en varios tiempos del día.

En L'ombrelle, pintado en 1878, Renoir representa el tema impresionista por excelencia de la parisina vestida a la moda,   dentro de una escena de naturaleza abundantemente floreciente

L'ombrelle, de 1878, uno de las obras claves del impresionismo.
L'ombrelle, de 1878, uno de las obras claves del impresionismo.

En L'ombrelle, pintado en 1878, Renoir representa el tema impresionista por excelencia de la parisina vestida a la moda,   dentro de una escena de naturaleza abundantemente floreciente. La pintura ejemplifica el ideal del artista de integrar armoniosamente una figura en un escenario al aire libre y de capturar los efectos de luz y sombra en una gama de colores deslumbrantes.

3. La obra impresionista de Renoir fue rechazada por el Salón

En ocasiones, durante la década de 1860, Renoir presentó pinturas que fueron aceptadas en las famosas exposiciones del Salón, al igual que Monet. Pero, a medida que sus experimentos pictóricos se aceleraron en la década de 1870, ambos artistas descubrieron que sus obras eran repetidamente rechazadas.

Dejaron de enviar cuadros para su consideración y cuando Monet fundó su propia sociedad de artistas independientes, que se conoció como los impresionistas, Renoir fue uno de los primeros en unirse

En Mujer con sombrilla en un jardín , el lenguaje de Renoir es totalmente impresionista.
En Mujer con sombrilla en un jardín , el lenguaje de Renoir es totalmente impresionista.

Finalmente, dejaron de enviar cuadros para su consideración y cuando Monet fundó su propia sociedad de artistas independientes, que se conoció como los impresionistas, Renoir fue uno de los primeros en unirse. Mostró seis pinturas en la Primera Exposición Impresionista en abril de 1874.

4. El pintor Renoir se mezcló con la élite parisina, desde escritores hasta restauradores y banqueros

La habilidad de Renoir para capturar a la multitud atrajo la atención de la élite parisina. Pronto, su lista de mecenas incluyó figuras tan notables como el pastelero, restaurador y coleccionista Eugène Murer, y Madame Georges Charpentier, a cuyos salones asistían figuras de la talla de Flaubert, Zola y Manet.

Renoir conoció al banquero Paul Bérard, cuya casa de campo, en Wargemont, comenzó a frecuencia y fue allí donde experimentó con paisajes marinos y bodegones, además de pintar retratos de los hijos del banquero

En 1878, en casa de Charpentier, Renoir conoció al banquero Paul Bérard, cuya casa de campo, en Wargemont, comenzó a frecuencia y fue allí donde experimentó con paisajes marinos y bodegones, además de pintar retratos de los hijos del banquero.

5 Su viaje al extranjero fue un momento decisivo

Durante la década de 1870, Renoir había pintado varias escenas orientalistas ambiciosas, incluida una transposición algo atrevida de la obra maestra de Delacroix, Les femmes d'Alger. En 1881, siguiendo los pasos de éste viajó a Argelia, convirtiéndose en el único de los impresionistas en experimentar esta región de primera mano.

Con la Odalisca, el pintor Renoir plasmaba la temática orientalista del maestro Delacroix.
Con la Odalisca, el pintor Renoir plasmaba la temática orientalista del maestro Delacroix. Foto: Wikipedia.

Desde Argelia viajó a Madrid para estudiar las pinturas de Velázquez, antes de dirigirse a Italia, para disfrutar con las obras maestras de Rafael, Tiziano y otros maestros del Renacimiento. También estudió los antiguos frescos de Pompeya y viajó a Sicilia, donde visitó a Richard Wagner y pintó el retrato del compositor.

Renoir regresó a Francia como un hombre diferente, adoptando un estilo clásico lineal, trabajando más en un estudio que al aire libre, y centrándose cada vez más en la mitología y la forma femenina

Renoir regresó a Francia como un hombre diferente, adoptando un estilo clásico lineal, trabajando más en un estudio que al aire libre, y centrándose cada vez más en la mitología y la forma femenina.

6. Renoir se apartó del impresionismo, pero la reacción de la crítica fue tibia

Renoir abandonó escenas de la vida moderna, aceptó solo unos pocos encargos de retratos y dejó sin terminar muchos estudios de figuras más pequeñas. Aunque siguió realizando paisajes y bodegones, su atención se centró en una serie de pinturas de grandes figuras, en las que consolidó su nuevo estilo lineal.

Tenía grandes esperanzas puestas en la pintura monumental, en la que había trabajado durante tres años, y le dijo a Bérard que su objetivo era “vencer a Rafael”

En las primeras semanas de 1887, el artista había dado los toques finales a Les grandes baigneuses, la culminación de su serie de desnudos escultóricos en paisajes representados de manera impresionista. Tenía grandes esperanzas puestas en la pintura monumental, en la que había trabajado durante tres años, y le dijo a Bérard que su objetivo era “vencer a Rafael”.

Sin embargo, cuando la pintura se exhibió en mayo en la Galerie Georges Petit, la respuesta de la crítica fue mixta.

7. Renoir tuvo tres hijos, incluido el cineasta Jean Renoir

El cineasta Jean Renoir, uno de los hijos del pintor.
El cineasta Jean Renoir, uno de los hijos del pintor.

En 1890, Renoir se casó con Aline Victorine Charigot, modelo de una de las figuras de Luncheon of the Boating Party (1880-81). Ella era 20 años menor que él y le dio tres hijos: Pierre (1885-1952), que se convirtió en actor; Jean (1894-1979), quien se convertiría en uno de los más grandes cineastas de Francia; y Claude (1901-1969), quien también trabajó en la industria cinematográfica antes de convertirse en ceramista.

Jean y Claude fueron utilizados por su padre como modelos desde una edad temprana, y el más joven posó para 90 obras

 Jean y Claude fueron utilizados por su padre como modelos desde una edad temprana, y el más joven posó para 90 obras.

8. Gabrielle Renard, niñera del hijo menor de Renoir, se convirtió en su musa y asistente de estudio

Gabrielle Renard, prima lejana de la esposa de Renoir, se unió a la casa en 1894 como institutriz del hijo pequeño de la pareja, Jean. Rápidamente, se convirtió en un miembro indispensable de la familia, así como en la modelo favorita del artista.

Gabrielle con Jean y una niña.
Gabrielle con Jean y una niña.

Durante dos décadas, Renoir representó a Renard leyendo, cosiendo o cuidando niños, como una lavandera en la campiña francesa y como una diosa en El juicio de París. Con frecuencia, fue retratada como un objeto de deseo erótico. Al final, mientras Renoir trabajaba en el estudio, Renard actuaba como su asistente.

9. Henri Matisse visitaba a menudo a Renoir

A partir de 1907, Renoir, que sufría de artritis reumatoide, pasaba los inviernos en Cagnes-sur-Mer, en la Riviera francesa, y los veranos en un pueblo de la región de Champagne. Conoció a Henri Matisse a fines de 1917, y el joven se convirtió en un visitante frecuente de Cagnes hasta la muerte de Renoir dos años después.

Monet y Renoir fueron grandes amigos.
Monet y Renoir fueron grandes amigos.

Matisse describió Les baigneuses, pintado en 1918-19 (Musée d'Orsay, París), como "los desnudos más hermosos jamás pintados", y estuvo muy influenciado por las mascaradas de estudio de Renoir, que a su vez se inspiraron en Delacroix y el orientalismo 

10. Renoir vivió para ver su obra colgada en el Louvre

A lo largo de su vida, Renoir pintó varios miles de cuadros, además de esculturas. Aunque rápidamente encontró el éxito comercial, parecía estar impulsado principalmente por su disfrute del acto de pintar. Una vez le comentó a su maestro, Gleyre: "Si pintar no fuera un placer para mí, ciertamente no lo haría".

Poco antes de morir, en 1919, visitó el Louvre, donde su trabajo estaba colgado junto a los viejos maestros que había admirado durante mucho tiempo

Poco antes de morir, en 1919, visitó el Louvre, donde su trabajo estaba colgado junto a los viejos maestros que había admirado durante mucho tiempo.

Fuente: Christie's.