Curiosidades de los gatos naranjas

Una reciente investigación sugiere que los gatos machos de color naranja, vistos como más "amables" por las personas, podrían disfrutar de un estatus social mayor y también de mayor éxito reproductivo en ubicaciones rurales.

Elena Lozano

Según un estudio, los gatos naranjas dispondrían de un estatus social alto. Foto: IStock.
Según un estudio, los gatos naranjas dispondrían de un estatus social alto. Foto: IStock.

Un estudio titulado “Percepciones humanas del color del pelaje como indicador de la personalidad del gato doméstico” concluyó que las personas consideran que los gatos blancos son distantes, los tricolores resultan intolerantes y atribuyen a los gatos naranjas el rasgo de la "amabilidad". ¿Es esto así? Parece que sí y todo puede deberse también al tono del pelaje de este felino.

Resulta que el gen responsable de su tonalidad está ligado al sexo, de tal forma que existe mayor probabilidad de que un gato naranja sea macho en lugar de hembra. En este sentido, una investigación en 2015 concluía que las gatas naranjas eran más agresivas con las personas en tres situaciones muy comunes: durante las interacciones diarias, cuando se las maneja y en las visitas al veterinario.

Los gatos naranjas se consideran más amables
Los gatos naranjas se consideran más amables. Foto: IStock.

Al ser éstas menos comunes, explicaría la naturaleza amable de los gatos naranjas.

El papel de la estructura social del gato naranja

Diez años antes de este estudio, un equipo de investigadores, formados por Dominique Pontier, Nathalie Rioux y Annie Heizmann, realizó un estudio sobre el papel en la estructura social del gato naranja, donde, entre otras cosas, evaluaron la frecuencia de la variante del gen naranja entre las poblaciones gatunas y encontraron que los gatos también llamados tabby podrían ser diferentes de muchas formas.

Este hallazgo sugiere que los gatos anaranjados podrían disfrutar de un mayor éxito reproductivo en condiciones sociales particulares

“Nuestro interés se centró en las relaciones entre la estructura genética de las poblaciones y su estructura social y el comportamiento de apareamiento”, explican sus autores.

Para ello, utilizaron un muestreo de treinta poblaciones de gatos en Francia, de 1982 a 1992, recolectando información de 56 a 491 gatos de cada una de las poblaciones. Encontraron tres tendencias interesantes respecto a los gatos color naranja.

Se ha estudiado el gen naranja entre la variante gatuna.
Se ha estudiado el gen naranja entre la variante gatuna. Foto: IStock.

Los gatos anaranjados son más comunes en ambientes rurales (menos densos) que en ambientes urbanos. Este hallazgo sugiere que los gatos anaranjados podrían disfrutar de un mayor éxito reproductivo en condiciones sociales particulares. En ambientes rurales, el sistema de apareamiento de los gatos es más poligínico, lo que significa que mientras que los gatos machos tienden a aparearse con múltiples hembras, las gatas tienden a aparearse con solo un macho. Mientras tanto, en ambientes urbanos, los gatos tanto machos como hembras tienen múltiples parejas.

Los gatos color naranja (los gatos machos en particular) podrían apoyarse en una estrategia reproductiva distinta

Por otro lado, la investigación afirma que los gatos tabby son menos comunes en áreas con un mayor riesgo de mortalidad. Asimismo, destaca un mayor dimorfismo sexual. De tal manera que los machos anaranjados pesan más que los de otros colores, y las hembras anaranjadas pesan menos que las de diferente color. Este patrón, según Psychology  Today, ya se había documentado en Australia.

Los gastos naranjas suelen ser más grandes que el resto de su especie.
Los gastos naranjas suelen ser más grandes que el resto de su especie. Foto: IStock.

Todo ello llevó a los investigadores a formular una teoría: debido a las diferencias físicas y de comportamiento, los gatos color naranja (los gatos machos en particular) podrían apoyarse en una estrategia reproductiva distinta. Ya que son más grandes (y probablemente más agresivos según relaciones anteriormente documentadas entre el tamaño del cuerpo de un gato y la agresión hacia otros gatos), los gatos anaranjados machos podrían disfrutar de un estatus social mayor y así, un mayor éxito reproductivo en ubicaciones rurales donde las hembras suelen solo aparearse con un macho.

A pesar de que estas asociaciones de comportamiento basadas en el color pueden parecer extrañas, también se han encontrado entre otros animales, incluyendo roedores y aves

Sin embargo, en ambientes urbanos, su estatus social podría no llevarlos tan lejos. En estos ambientes densos, las hembras tienden a aparearse con muchos machos. Como resultado, el éxito reproductivo depende de la competencia del esperma y no de la competencia física entre gatos machos. Por lo tanto, en un ambiente urbano, la naturaleza competitiva de los gatos anaranjados podría fortalecer su riesgo de muerte (a través de peleas con otros gatos u otros animales), reduciendo así las proporciones de felinos de este tipo.

A pesar de que estas asociaciones de comportamiento basadas en el color pueden parecer extrañas, también se han encontrado entre otros animales, incluyendo roedores y aves, asegura Psychology Today. Ciertos genes podrían ser heredados, junto con los responsables por el color del pelaje.