W Motors Fenyr SuperSport, presentación

wmotorsfenyrsupersport01.jpg
wmotorsfenyrsupersport01.jpg

Por José Virgilio Ordaz.

 

No, el coupé deportivo que ven en la galería no fue desarrollado en Italia, ni en Reino Unido, ni en Alemania, ni en Estados Unidos, ni en Suecia ni en ningún otro lugar con una tradición histórica o reciente en la manufactura de superdeportivos; de hecho, es apenas el segundo de su estirpe y ha sido desarrollado en el Líbano (aunque con ayuda de ingenieros italianos).

 

Hermanado con el Lykan Hypersport presentado en 2013 (y que pudimos ver en el cine en Furious 7), nos encontramos ante una máquina de 4.0 litros con seis cilindros en posición plana (bóxer), asistido por doble turbo que entrega 900 caballos de fuerza y 1,200 Nm de par (885 lb-pie), capaz de alcanzar los 400 kilómetros por hora y cubrir el 0 a 100 en 2.7 segundos y que, a decir de W Motors, es capaz de rivalizar en aerodinámica con el mismísimo Bugatti Veyron; de entre el agresivo y angular diseño, destacan los alerones que se fusionan con la parte alta de las salpicaderas traseras.

 

 

Aunque la marca no lo explica, el nombre parece tener orígenes “lupinos” al igual que su predecesor, pues mientras Lykan derivaría de Lycaon, etimología de la que también se deriva la palabra “licántropo”, Fenyr parece provenir de Fenrir, lobo monstruoso de la mitología nórdica que fue engendrado por el dios Loki y que cuando sea liberado desatará el Ragnarök, el apocalipsis nórdico (sí, hay un montón de referencias de todo lo anterior en el cine y los cómics de la actualidad).

 

El coupé usa una carrocería de fibra de carbono sustentada por un chasis tubular de aluminio, que tendrá una producción limitada a 25 unidades; no hay aún una etiqueta definitiva, pero esperen algo por encima del Lykan Hypersport, que costaba unos 3.4 millones de dólares (casi 57 millones de pesos) y tenía “sólo” 700 caballos y una producción de siete unidades.

Los mejores vídeos