Jaguar XF Sportbrake 2018, presentación

jaguarxfsportbrake201800.jpg
jaguarxfsportbrake201800.jpg

Por José Virgilio Ordaz (@Neckriagen)

 

¿La estética es su principal razón para elegir un sedán o una SUV por sobre una vagoneta? La última hornada de guayines de corte Premium quiere que reconsideren este argumento.

 

 

Las Mercedes-Benz Clase E Estate, BMW Serie 5 Touring y Volvo V90 (y próximamente, la Porsche Panamera Sport Turismo), ofrecen una dinámica de conducción cercana a la de un vehículo tradicional de tres volúmenes con un espacio de carga superior al de una SUV. Si la estética no les convencía anteriormente, baste echar un ojo a cualquiera de las mencionadas, o al producto más reciente de la casa de Coventry.

 

 

La Jaguar XF Sportbrake nace del no menos agraciado sedán XF, el mismo que en su generación anterior, junto con el último XK, rompiera con la estampa tradicional que había venido caracterizando a los productos de la marca para llevar su diseño al siglo XXI sin perder un ápice de identidad británica. Al menos hasta donde permiten ver las fotos, continúa adecuadamente con la tradición de estilizadas vagonetas de Jaguar, como atestiguan la X Type Estate y la XF Sportbrake de 2012.

 

 

En Jaguar afirman que han construido el mejor vehículo de su clase. Para ello, el XF de segunda generación se concibió desde un principio con un derivado de corte más familiar en mente. Hay iluminación full-LED, portón trasero automático, suspensión neumática autonivelable, control de gestos, acceso por pulsera resistente al agua (algo que ya vimos en la Land Rover Discovery)  y opcionalmente, un enorme techo de cristal de 1.6 metros de largo.

 

 

El uso de aluminio y magnesio en la carrocería garantizan la rigidez estructural, al tiempo que ayudan a mantener el peso en unos saludables 1,660 kilogramos. El volumen de carga es de generosos 565 litros, 1,700 con la banca trasera plegada, mientras que puede remolcar hasta 1.996 kg.

 

 

La gama de motores Ingenium comienza con un cuatro cilindros 2.0 litros a diésel con salidas de 163, 180 y 240 HP (estos últimos, con opción a AWD), mientras que el V6 3.0 litros ofrece 300 caballos de fuerza. En gasolina habrá una única versión del 2.0 l con 250 HP, así como un V6 3.0 l con 380 HP y tracción total de serie.

 

 

Esta variante está confirmada para llegar a los Estados Unidos antes que termine el año, a un precio de 71,445 dólares. ¿Llegará a México? Lamentablemente, ninguno de sus rivales se vende –de momento- aquí, pero no perdamos las esperanzas.

 

https://www.youtube.com/watch?v=WkfvsPjNemU

 

https://www.youtube.com/watch?v=Gj4tvJ6XE3Y

 

https://www.youtube.com/watch?v=5rG6nULQGds

 

https://www.youtube.com/watch?v=SOyyDf1PwNs

 

https://www.youtube.com/watch?v=DJV2NU8lpv8

 

https://www.youtube.com/watch?v=S9KVQdNmITE

 

https://www.youtube.com/watch?v=ybSKP2vHjCU

 

Nuestros destacados