Audi A1 Sportback 2019: presentación

audia1sportback201901.jpg
audia1sportback201901.jpg

Por José Virgilio Ordaz (@Neckriagen).

 

Presentado en 2010, el Audi A1 de primera generación se había sabido mantener como una adecuada variante de acceso a la firma de Ingolstadt a través de todos estos años, pero ante la renovación de sus hermanos de plataforma, el VW Polo y el SEAT Ibiza, con los que compartirá línea de montaje en Barcelona, aprovecha para ponerse al día.

 

 

Si bien el diseño resulta evolutivo, tanto el perfil como los elementos estéticos son claramente más angulares, esto, intentando impregnarse del aura del mítico Audi Quattro, tal como los últimos lanzamientos de la marca.

 

 

Vemos la parrilla flotante corporativa con tres pequeñas entradas de aire en la parte superior, aunque los faros evitan el borde inferior escalonado de otros modelos. Mientras el elemento más distintivo de la generación saliente era el arco del techo y los postes A y C en tono contrastante, para este nueva iteración ahora se destacan los pilares A y el techo en otra cromática –negro o plata-, con los pilares C al mismo color de la carrocería.

 

 

Ofrecerá faros LED, rines de 15 a 18 pulgadas, paquete de apariencia deportiva S-Line con elementos también de distinto color y hasta 11 tonos para la carrocería. El cuadro de instrumentos digital es de serie, de 10.25 y 12.3 pulgadas, mientras que la pantalla del tablero puede ser de 8.8 o 10.1 pulgadas, con Apple CarPlay, Android Auto, reconocimiento de voz y de escritura, entradas USB, toma de corriente de 12 Volts, carga por inducción y climatizador dual.

 

 

Cuenta además con iluminación ambiental de 30 tonos, sistema de audio premium Bang & Olufsen con 11 parlantes, control crucero activo, reconocimiento de señales de tránsito, frenado autónomo de emergencia, alerta de cambio de carril, monitoreo de punto ciego, alerta de tráfico cruzado, asistente semiautónomo de estacionamiento y luces automáticas.

 

 

La segunda generación del Audi A1 mide 4.03 metros de largo (3.95 metros para el modelo saliente), 1.74 m de ancho (ídem) y 1.41 m de alto (1 cm menos), no hay detalles de la distancia entre ejes, aunque debe ser cercana a la del Ibiza, de 2.56 metros.

 

 

La gama motriz empieza con un tricilindro 1.0 litros de 95 HP (25 TFSI, si les interesa la rebuscada nomenclatura que Audi usa en Europa) o 115 HP, seguido de un 1.5 litros de 150 caballos y un 2.0 litros de 200 HP. Todos los motores, salvo el más potente, pueden aparejarse a una transmisión manual de seis velocidades, o una DSG de siete relaciones, conectadas ambas al eje frontal.

 

 

Frenos de disco en las cuatro ruedas son de serie, salvo para los ajustes básicos (que difícilmente cruzarán el Atlántico). La suspensión puede tener un ajuste deportivo, o amortiguadores de ajuste electrónico. El apelativo Sportback indica que, tal como sus primos generalistas, sólo se ofrecerá en carrocería de cinco puertas, desapareciendo la de tres. La capacidad de cajuela es de 335 litros, 65 más.

 

 

Está programado para salir a la venta en Europa en el último trimestre del año, en México deberemos verlo a inicios de 2019. La variante S1 con 250 HP y tracción total llega a finales de 2019.

 

Nuestros destacados