Los coches más “limpios” del planeta

Tras años de intenso trabajo, el progreso de la industria en el desarrollo de coches ecológicos comienza a ser evidente, como demuestra estos días el Salón de Barcelona. Coches híbridos, automóviles de hidrógeno o pilas de combustible se dan cita en un certamen que apuesta también por el gas natural como futura fuente de alimentación.

Los coches más “limpios” del planeta
Los coches más “limpios” del planeta

Parece que, definitivamente, el petróleo tiene los días contados como combustible. Ésa, al menos, es la impresión que nos deja esta semana la celebración del Salón de Barcelona, muestra de los últimos avances en la industria del automóvil.Ya sea por la escasez de esta materia prima, por su elevado precio o por su alto nivel de contaminación, lo cierto que los fabricantes trabajan intensamente en el desarrollo de vehículos más “limpios". Impulsadas también por una normativa cada vez más estricta en el consumo y la emisión de gases, las principales marcas ofrecen ya modelos o prototipos ecológicos, muchos de los cuales los hemos podido ver por Barcelona estos días. Hidrógeno, pila de combustible, gas natural… Todo tiene cabida en la mejora del medio ambiente.Los automóviles híbridos son los grandes triunfadores del certamen catalán en lo que a ecología se refiere. Cada vez son más las compañías que apuestan por automóviles que combinan varias tecnologías para un mayor respeto medioambiental. Empezando, cómo no, por Toyota, la empresa precursora en la fabricación de híbridos comerciales. En Barcelona ha estado presente su conocido Prius, Car Of The Year 2005 (Coche del Año en Europa), y un vehículo muy avanzado tecnológicamente gracias a la combinación de un motor térmico y otro eléctrico. En 2004 vendió nada menos que 125.000 unidades en todo el mundo.Toyota, esta vez a través de su marca de lujo Lexus, ha presentado también el RX400H, un poderoso todo camino que adopta un motor V6 3.3 de gasolina (211 CV) junto a dos motores eléctricos, uno para cada tren rodante.Pero no sólo la marca japonesa avanza en este terreno. Opel, por ejemplo, ha presentado por primera vez en España su Astra Diesel Híbrido, un automóvil que incorpora un turbodiésel 1.7 CDTi de 125 CV acompañando a dos motores también eléctricos de 30 y 40 Kw adicionales. A baja velocidad (en ciudad), el modelo funciona sólo con electricidad, mientras que a más velocidad acciona el motor de combustión a la vez que carga las baterías, aprovechando incluso la energía desprendida al frenar.Bajo el nombre “STA CNG Fórum", la Sociedad de Técnicos de Automoción (STA) ha organizado en Barcelona una jornada sobre ecología. En ella, se han ensalzado las propiedades del gas natural como combustible. Javier González, de Gas Natural, ha enumerado sus seis ventajas: reduce las emisiones de dióxido de carbono (C02); no contiene plomo ni trazas de metales pesados; no emite partículas sólidas; reduce las emisiones de NOX y CO, genera menores niveles de emisión sonora que los motores Diesel y garantiza un menor nivel de emisiones tóxicas que cualquier otro combustible fósil. Otros fabricantes, en cambio, prefieren mostrar sus avances en otro tipo de combustible alternativo: el hidrógeno. Ford, por ejemplo, ha anunciado en Barcelona el desarrollo de una nueva versión de su Focus C-MAX, denominada ICE-H2. Se trata de un modelo que utiliza como base un motor de 2,3 litros, cuatro cilindros y 110 CV de potencia que utiliza hidrógeno en estado gaseoso comprimido, almacenando en sus tanques hasta 110 litros de gas a 350 bares. Tiene una autonomía de 200 kilómetros. Otra de las grandes novedades que presenta Barcelona en el terreno medioambiental es la apuesta de Honda, el FCX. El modelo está provisto de pila de combustible y asegura funcionar en las condiciones más adversas: según la marca, entre -20 y 95 grados positivos.Su funcionamiento es sencillo. La pila de combustible produce electricidad a partir de la reacción química entre el hidrógeno líquido y el oxígeno y expulsa únicamente agua. Honda asegura que alcanza autonomías de hasta 400 km y velocidades máximas de 150 km/h.