Las distracciones al volante, sólo en el laboratorio

Los dispositivos telemáticos suponen importantes adelantos en cuanto a comunicación desde el coche se refiere. Sin embargo, no todo son beneficios: la distracción del conductor es un grave problema, alimentado, en muchas ocasiones, por estos nuevos sistemas.

Ford ha invertido cerca de 10 millones de dólares (unos 10 millones de euros, 1.670 millones de pesetas) en un laboratorio que sirve para simular situaciones de conducción en las que intervienen factores de distracción al volante como el uso del teléfono móvil o la utilización de los diversos sistemas telemáticos: navegación por satélite, consulta, recepción y envío de correos electrónicos...

Se trata del VIRTTEX (Virtual Test Track Experiment, experimentos virtuales en pista de pruebas), un programa que Ford empezó a desarrollar el pasado año.

La distracción es la causa más importante de accidentes de tráfico en Estados Unidos, según el informe que publica anualmente acerca de este tema la NHTSA (siglas de National Highway Traffic Safety Administration, Agencia para la Seguridad Vial en las Carreteras). La falta de atención al volante provocó 37.043 accidentes durante 1999 en EE.UU., de acuerdo con el mencionado resumen. En el 10,3 por ciento de estos siniestros, la distracción fue la causa determinante del accidente, es decir, la más importante, por no decir la única.

Con la misión de reducir el número de accidentes por este factor, las diferentes administraciones han intentado adecuar la legislación y, con ella, las sanciones a la nueva situación (multas por el uso de móviles al volante, por ejemplo). Sin embargo, no sólo tienen que poner su granito de arena las instituciones. La industria automovilística también quiere implicarse en el tema y prueba de ello es el VIRTTEX de Ford.

Según el jefe del proyecto VIRTTEX, el técnico Jeff Greenberg, " es muy importante que todos los sistemas (telemáticos) sean seguros y que toda la comunidad científica esté de acuerdo con este principio". Con el simulador, "Ford descubre la manera más segura de que equipar a los vehículos con los diferentes dispositivos de comunicación", según Greenberg, que afirma que el simulador intenta reproducir situaciones en las que la vida de los usuarios no llegue a estar realmente comprometida, ya que se utiliza a personas que conducen realmente dentro del simulador.

VIRTTEX trabaja empleando avanzadas operaciones de cálculo, que reproducen diferentes situaciones de tráfico dentro de unos determinados rangos, según explica Ford Motor Company. El Ford Taurus es el modelo empleado como "conejillo de Indias". Durante la prueba, el conductor y sus acompañantes "viajan" en el vehículo como si de una situación real se tratara. El conductor recibe instrucciones acerca de cómo debe conducir en cada situación y sabe que cuenta con los diferentes sistemas de ayuda (sistema antibloqueo de frenos, distribución electrónica de la frenada, etc.) de los que disponga el coche testado.

Dentro del simulador se observan la velocidad, la frenada y la dirección a través de cinco cámaras dispuestas en diferentes puntos del coche. Además, se ubican otros dispositivos de captación de imagen cerca de las manos del conductor, de los pies y de los ojos (la retina se dilata ante situaciones anormales), para observar cada uno de estos puntos.

De todas formas, Greenberg admite que el simulador nunca podrá sustituir a las situaciones que se dan en la vida real, pero sí puede contribuir a la búsqueda de soluciones en determinadas ocasiones. "El simulador nos permite controlar el coche y las condiciones meteorológicas", pero "nunca reemplazará a las pruebas reales", aunque es de mucha utilidad, en palabras del investigador.

La preocupación de Ford por estos temas viene de atrás. De hecho, el Laboratorio de Investigación de Ford ha trabajado con el Instituto de Investigación del Transporte de la Universidad de Michigan para desarrollar estudios acerca de los factores potenciales de distracción en el coche.

Por otro lado, la marca del óvalo ha tratado de desarrollar estudios acerca del comportamiento cognitivo de los conductores ante diferentes situaciones, sobre todo ante la presencia de nuevos dispositivos en el coche. Es lo que se conoce como investigación acerca de seguridad preventiva, que tiene como objetivo el acceso a los diferentes sistemas del vehículo de manera intuitiva y cómoda para que el conductor no se despiste cuando los utiliza.