La retirada del carnet, más fácil

La Dirección General de Tráfico (DGT) será más dura a la hora de retirar el carnet. Si un conductor comete tres faltas graves en un período de dos años, se le retirará la licencia y para recuperarla, además de cumplir la sanción, deberá hacer cursos de reciclaje.

Según informa el diario La Vanguardia, el anteproyecto de reforma de la Ley de Seguridad Vial, elaborado por Tráfico, endurece las medidas para sancionar con la retirada del carnet de conducir. Anteriormente, si en seis meses no se había llegado al límite de tres infracciones graves (como un exceso de velocidad), el contador volvía a cero. La reforma pretende que el plazo se incremente hasta los dos años.
Dos sanciones muy graves (como un positivo en un control de alcoholemia) y dos graves y una muy grave también bastarán para la retirada de la licencia. A los conductores que sufran esta sanción se les obligará a someterse a un cursillo de reciclaje y a pasar un examen que asegure que se está en condiciones de seguir conduciendo. Existirá la posibilidad de cumplir de forma fraccionada las suspensiones del permiso de conducción que se establezcan.
Asociaciones de automovilistas han señalado que este anteproyecto, que se remitirá al Parlamento en septiembre, aumentará el número de conductores desposeídos de su licencia. Durante 1999, esta cifra se situó en los 130.000.

Otros cambios contemplados en el anteproyecto son la posibilidad de usar el teléfono móvil de manos libres mientras se circula, pero únicamente con un solo auricular. Además, se sancionará de forma expresa el uso de detectores de radares.
El tema de las sanciones sufre algunas modificaciones. La reducción de la multa será del 30 por ciento si se paga antes de la resolución sancionadora y se podrá sustituir por "medidas reeducadoras", como cursos de seguridad vial o prestación de servicios sociales.

Los mejores vídeos