Huelga de conductores de autobuses en Barcelona

Los usuarios del transporte público madrileño todavía recuerdan los efectos de la última huelga de autobuses: municipios aislados, piquetes fuera de control, vehículos escoltados, heridos, lunas rotas... Ahora, los conductores de autobuses barceloneses han recogido las reivindicaciones de sus homólogos madrileños y la amenaza de huelga se cierne sobre la Ciudad Condal.

El próximo lunes Transportes de Barcelona</font color="#0000CC">, sociedad de autobuses urbanos perteneciente a Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB), se reunirá con los conductores de sus vehículos para tratar de frenar una huelga que ya está en marcha; los sindicatos han convocado paros entre los días 6 y 10 de mayo y 3 y 7 de junio. Por su parte, los representantes de la empresa han asegurado a Autopista Online que "empezar una negociación con una amenaza de huelga no es la mejor manera de alcanzar un acuerdo".

Las reivindicaciones de estos trabajadores son similares a las que han esgrimido los conductores madrileños: subida salarial y reducción de la jornada laboral a 35 horas semanales. En concreto, como explica CONC (Comisiones Obreras de Cataluña)</font color="#0000CC">, estos trabajadores denuncian que no han mejorado su poder adquisitivo en las dos últimas décadas - algunos conceptos llevan congelados desde 1994 -, mientras que la empresa ha mejorado ostensiblemente.

Ante esta afirmación, Gustavo Lamadrid, responsable de comunicación de TMB, responde que la compañía no puede asumir una subida del 15 al 20 por ciento del salario de cada conductor y, cada año, los sueldos se han ido adaptando a la subida del IPC.

CONC también solicita que la jornada laboral se reduzca a 35 horas semanales, ya que algunos conductores llegan a estar más de 8 horas seguidas al volante. En su comunicado, este sindicato afirma que "transportan personas y eso conlleva responsabilidad".

Por su parte, la empresa, según Lamadrid, afirma haber hecho esfuerzos por mejorar las condiciones laborales de estos trabajadores y ha ido incorporando más jornadas de descanso en el último año. "No estamos en contra de una reducción de la jornada laboral, pero hay que estudiar una nueva organización del trabajo, ya que la actual se remonta a hace 20 años", asegura Lamadrid.

Las espadas están en alto. El próximo lunes tratarán de acercar ambas posturas. Entre medias de ambos, quedan los usuarios de los autobuses del área metropolitana de Barcelona y, en la memoria de muchos, el recuerdo de doce días de paros que provocó situaciones caóticas en la capital madrileña. Eso sí, como aseguran desde TMB, aun en caso de que la huelga siga adelante, se espera que ésta no sea tan radical como la vivida en Madrid.

Los mejores vídeos