GM no cerrará fábricas hasta 2006

Entre huelgas y movilizaciones, General Motors ha confirmado este fin de semana que habrá despidos en Europa. El fabricante norteamericano ha querido lanzar también un mensaje tranquilizador, asegurando que, “al menos hasta 2006", no cerrará fábricas en Europa. El Gobierno español se muestra optimista por la situación de la empresa en nuestro país.

Fiat salda su participación en GM para tapar deudas
Fiat salda su participación en GM para tapar deudas

El plan de reducción de costes anunciado por General Motors es ya una realidad. Hoy mismo, la empresa y los sindicatos alemanes inician las negociaciones para tratar de minimizar el impacto que, sobre los trabajadores, tendrán las medidas propuestas. Ante esta cita, el presidente del consorcio en Europa, Fritz Henderson, ha adelantado este fin de semana que, pese al evidente programa de austeridad, “no habrá cierres en sus plantas por lo menos hasta 2006". El mensaje invita a la concordia.El responsable de la filial continental, sin embargo, ha dejado también claro que no pueden descartarse medidas “a largo plazo". Para Henderson, “General Motors aún tiene que aclarar dónde concentrará su producción desde el año 2008. Tenemos que reducir nuestros costes en 500 millones de euros y, para ello, también tenemos previsto el despido de hasta el 15 por ciento de los equipos directivos en las plantas europeas".El programa de recorte de plantilla es prácticamente inminente. El fabricante norteamericano contempla también a estas horas la reducción de más de 12.000 puestos laborales, que a lo largo de los próximos días deberá “pelear" con el comité de empresa. Los despidos afectarían a 11 de sus plantas en el Viejo Contienente, donde Alemania sería claramente el país más afectado con cerca de 10.000 empleos menos. La respuesta de los trabajadores germanos no ha tardado en llegar. Este mismo fin de semana, los empleados de la factoría de Bochum (la más grande del país) han iniciado lo que se conoce como “huelga salvaje", es decir, un paro total no convocado por las centrales sindicales y en el que no ha habido un preaviso. La reacción no ha gustado al Gobierno alemán que, aunque ha criticado duramente en los últimos días a GM por mala gestión empresarial, ha llamado a la plantilla a volver al trabajo para evitar mayores complicaciones.Por su parte, el sindicato alemán del metal, IG Metall, ha anunciado hoy mismo que mantendrá su doble estrategia de, por un lado, optar por la movilización y, por otro, por la negociación con la patronal. “La lucha no es suficiente por sí sola y la negociación tampoco", asegura el vicepresidente del sindicato, Berthold Huber. “El objetivo de las negociaciones es acordar un concepto de futuro para todas las factorías de Alemania y obtener el compromiso de que no cerrarán ninguna", subraya el representante de los trabajadores. Mientras comité de empresa y patronal inician las negociaciones, la tensión aumenta entre General Motors y los sindicatos. Ayer mismo, la vicepresidenta de la Confederación de Sindicatos Alemanes (DGB), Ursula Engelen-Kefer, abordó la decisión de General Motors en clave política. La sindicalista considera que los despidos en Alemania son una clara consecuencia del rechazo de su país a la Guerra de Irak.“El enfado de Washington sobre la clara y acertada postura de Alemania sin duda que está influyendo en la economía. Las inversiones de General Motors se están reforzando ahora en la denominada Nueva Europa, aquella que estuvo a favor de la invasión", concluye Engelen-Kefer.En nuestro país, en cambio, la situación no parece tan dramática como en Alemania. El ministro de Economía, José Montilla, ha pedido que “no se dramatice la información que afecta a General Motors con respecto a la factoría de Opel en Figueruelas (Zaragoza)". Montilla asegura que, aquí, “la cifra de despidos será mucho menor, por lo que no hay razones para ser pesimistas a corto plazo". El ministro ha puesto de relieve que el sector de la automoción se encuentra en muy buena situación al haber conseguido en los primeros ocho meses del año un récord en la exportación de vehículos.El secretario general de UGT en GM España, Fernando Bolea, también ha aportado motivos para la esperanza. El sindicalista asegura que la compañía “se ha comprometido a mejorar sus resultados empresariales sin recurrir a los despidos ni al cierre de fábricas".

Los mejores vídeos