Ganvam cree que el PIVE frenará el envejecimiento del parque automovilístico

El Programa de Incentivos al Vehículo Eficiente (PIVE), con ayudas directas de 2.000 euros por la compra de un coche a cambio de la entrega de uno de más de doce años o de diez, en el caso de los comerciales, permitirá frenar el envejecimiento del parque, en opinión de la patronal de los vendedores (Ganvam).

Esta patronal recuerda que más del 36 % de los turismos -alrededor de 8 millones de vehículos- y el 41 % de los comerciales -cerca de un millón- son susceptibles de acogerse al PIVE por superar esta antigüedad.

El presidente de Ganvam, Juan Antonio Sánchez Torres, considera este plan como elemento dinamizador del empleo, ya que permitirá atemperar la pérdida de tejido empresarial dentro de la red de distribución, donde para 2012 estaba previsto el cierre de 500 empresas y la desaparición de 3.000 puestos de trabajo.

La puesta en marcha del Plan PIVE ha llevado a la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a revisar al alza su previsión de ventas para el cierre del año, después de que la subida del IVA, que supondrá un encarecimiento medio de 650 euros por vehículo, le llevara a situarla por debajo de la barrera psicológica de las 700.000 unidades.

Con este plan, según Sánchez Torres, 'se cumple una vieja aspiración del sector del automóvil que siempre ha defendido la eficacia de este tipo de fórmulas para insuflar confianza y estimular una demanda lastrada por la incertidumbre económica y la falta de financiación en un mercado donde ocho de cada diez operaciones se financian'.

Recuerda, por otra parte, que este plan de estímulo tendrá un impacto positivo sobre las arcas públicas, ya que generará unos ingresos adicionales vía impuestos, sobre todo por IVA, que contribuirán a cumplir con los objetivos de déficit.

Las estimaciones apuntan a que por cada euro invertido en este programa la Administración recuperará tres, concluye Ganvam.

Los mejores vídeos