El Gobierno italiano pide a Fiat que clarifique su plan para Italia

El Gobierno italiano ha pedido al grupo automovilístico Fiat que clarifique sus intenciones para el mercado italiano, después de que el coloso de Turín (norte) afirmara que el llamado plan 'Fabbrica Italia' está superado, ya que desde 2010 -cuando lo anunció- la situación del sector ha cambiado.

Los ministros italianos de Desarrollo Económico, Corrado Passera, y de Trabajo, Elsa Fornero, pidieron hoy explicaciones al consejero delegado de Fiat, Sergio Marchionne, y han pedido reunirse con él.

'Es justo, importante y urgente que se clarifique la situación. El Gobierno hará todo lo posible, en el ámbito de las normas, para asegurar que la responsabilidad que Fiat tiene respecto a Italia sea respetada. Queremos conocer la estrategia de Fiat en Italia y haremos todo lo posible para que el crecimiento de Fiat en Italia sea importante', dijo Passera en Roma.

La ministra Fornero, desde Verona (norte) afirmó que desea 'profundizar' con Marchionne 'qué tiene en mente sobre los planes de inversiones en el país'.

En 2010, el grupo Fiat anunció un plan industrial para los siguientes cinco años, conocido como 'Fabbrica Italia' con el objetivo de fortalecer y modernizar -dijo en aquella ocasión Marchionne- la red de producción italiana.

Hace dos días, Fiat señaló en un comunicado que a finales de octubre anunciará un nuevo plan industrial y que da por 'superado' 'Fabbrica Italia', ya que la situación en el sector ha cambiado muchísimo en estos dos años, el mercado del automóvil en Europa ha entrado en una grave crisis y el italiano, en particular, ha retrocedido a los niveles de 1970.

Fiat reivindicó el derecho de tomar decisiones de manera racional y en total autonomía, aunque precisó que debe ser sin olvidar la importancia del mercado italiano.

Además del Gobierno, los sindicatos y los partidos políticos han expresado su preocupación por el futuro de las factorías del grupo en Italia: en Mirafiori (norte) y en Pomigliano D'Arco, Cassino y Melfi, en el sur.

Fiat obtuvo en el primer semestre un beneficio neto de 737 millones de euros, frente a 1.274 millones de euros de ganancias un año antes.

Sin embargo, Fiat, que en junio de 2011 incorporó a Chrysler en su consolidación, tuvo unas pérdidas netas de 519 millones de euros en el primer semestre si se excluyen los datos de la compañía estadounidense, frente a 1.417 millones de euros de ganancias del mismo periodo del año pasado.

Fiat anunció a principios de julio que su participación en Chrysler se elevará al 61,8 %.

Marchionne señaló recientemente que las ventas de autos nuevos en Europa descenderán por quinto año consecutivo y que en el mercado italiano se venderán cerca de 1,7 millones de coches menos en 2012.

Fiat espera en 2012 un beneficio menor que el de 2011, que fue de 1.651 millones de euros, pero estará entre 1.200 y 1.500 millones de euros, así como unos ingresos de 7.700 millones de euros, según los objetivos aprobados por el grupo.