Chrysler PT Cruiser

El siempre llamativo Chrysler PT Cruiser vive una nueva etapa de su vida con la llegada del motor 2.2 CRD, una máquina turbodiésel de última generación elaborada por Mercedes. Con este corazón de 150 CV, el original compacto americano gana en viveza y apunta a un público más joven. Varias novedades estéticas subrayan esta nueva orientación.

Chrysler PT Cruiser
Chrysler PT Cruiser

La llegada del nuevo motor turbodiésel viene acompañada de unos interesantes cambios estéticos que son, según los responsables de la marca, “la nueva cara de Chrysler".
El rasgo más destacado es la nueva parrilla frontal, que ahora lleva sus barras cromadas. Además, se añaden nuevos grupos ópticos de inspiración más europea, cercanos a los dobles óvales que utiliza Mercedes en coches como el Clase E. El emblema alado de Chrsler remata el frontal dándole un aire más agresivo a la de por si impactante estética de este coche. Llantas cromadas y otros detalles contribuyen a modernizar la imagen del coche, un esfuerzo que tiene también su reflejo en el interior.

Explican en Chrysler que han rediseñado gran parte del habitáculo para acomodarlo más a los gustos de sus clientes actuales, que piden más modularidad y más soluciones prácticas.
Así, han construido una consola central nueva, donde aparecen más huecos para objetos, portabotellas, conexiones para teléfonos móviles, etc. Los materiales empleados también han avanzado, aunque todavía hay algunos plásticos que pueden ser mejorados para que la impresión de calidad sea más alta. Los asientos reciben también nuevos materiales, mullidos más cuidados y tapicerías diferentes, más lujosas. A pesar de eso, las banquetas siguen siendo un tanto cortas, algo que les resta comodidad.Un aspecto donde han incidido mucho los técnicos de Chrysler es en la reducción del ruido que llega al habitáculo, uno de los problemas más serios que tenía este coche antes. Aseguran que han logrado una reducción de cinco decibelios en el nivel sonoro, un esfuerzo que les ha llevado a incrementar la cantidad de espuma que rellena el pilar delantero y a redibujar el vano motor. Unido esto a que el CRD no es muy ruidoso, la reducción de ruidos es palpable, sobre todo la que procede de la mecánica, porque la aerodinámica del coche, tan comprometida, todavía provoca algún que otro ruido.En cuanto a la habitabilidad, no hay cambios. El coche es muy amplio delante y algo más escaso detrás, donde tres adultos no van demasiado sobrados. En cambio, sí ha mejorado la modularidad, con la posibilidad de combinar los asientos de muchas más formas, adaptando el interior a las crecientes necesidades del público actual. El maletero, con 249 litros, no es muy grande, pero destaca también por sus posibilidades camaleónicas, con una tapa cubremaletero que puede colocarse de varias formas diferentes y utilizarse para colgar de ella bolsas u otros objetos. Eso sí: el portón, que es grande y cómodo, se abre sólo con la llave, un detalle cada vez menos habitual.Por último, hay que señalar que, por un precio mínimo de 19.200 euros, el nuevo PT Cruiser 2.2 CRD viene bastante bien dotado. Cuenta, por ejemplo, con aire acondicionado, airbags laterales integrados en los asientos, luces de lectura, inmovilizador del motor Sentry Key, bloqueo de puertas en función de la velocidad, elevalunas eléctricos delanteros accionables con una sola pulsación, asiento trasero plegable/abatible/desmontable en 65/35 (con la carrocería Sedan), sistema de entrada sin llave con mando a distancia, llantas de acero de 15", alfombrillas y sistema de frenos con ABS y cuatro discos (los vehículos con motor 1.6L disponen de sistema de frenos con discos delanteros, tambores traseros y ABS).
La gama queda entonces constituida por 12 versiones y varios acabados diferentes. Si quieres conocer más detalles, los tienes aquí. Además, en el enlace que acompaña estas líneas puedes ver la gama completa. La llegada del nuevo motor turbodiésel viene acompañada de unos interesantes cambios estéticos que son, según los responsables de la marca, “la nueva cara de Chrysler".
El rasgo más destacado es la nueva parrilla frontal, que ahora lleva sus barras cromadas. Además, se añaden nuevos grupos ópticos de inspiración más europea, cercanos a los dobles óvales que utiliza Mercedes en coches como el Clase E. El emblema alado de Chrsler remata el frontal dándole un aire más agresivo a la de por si impactante estética de este coche. Llantas cromadas y otros detalles contribuyen a modernizar la imagen del coche, un esfuerzo que tiene también su reflejo en el interior.

Explican en Chrysler que han rediseñado gran parte del habitáculo para acomodarlo más a los gustos de sus clientes actuales, que piden más modularidad y más soluciones prácticas.
Así, han construido una consola central nueva, donde aparecen más huecos para objetos, portabotellas, conexiones para teléfonos móviles, etc. Los materiales empleados también han avanzado, aunque todavía hay algunos plásticos que pueden ser mejorados para que la impresión de calidad sea más alta. Los asientos reciben también nuevos materiales, mullidos más cuidados y tapicerías diferentes, más lujosas. A pesar de eso, las banquetas siguen siendo un tanto cortas, algo que les resta comodidad.Un aspecto donde han incidido mucho los técnicos de Chrysler es en la reducción del ruido que llega al habitáculo, uno de los problemas más serios que tenía este coche antes. Aseguran que han logrado una reducción de cinco decibelios en el nivel sonoro, un esfuerzo que les ha llevado a incrementar la cantidad de espuma que rellena el pilar delantero y a redibujar el vano motor. Unido esto a que el CRD no es muy ruidoso, la reducción de ruidos es palpable, sobre todo la que procede de la mecánica, porque la aerodinámica del coche, tan comprometida, todavía provoca algún que otro ruido.En cuanto a la habitabilidad, no hay cambios. El coche es muy amplio delante y algo más escaso detrás, donde tres adultos no van demasiado sobrados. En cambio, sí ha mejorado la modularidad, con la posibilidad de combinar los asientos de muchas más formas, adaptando el interior a las crecientes necesidades del público actual. El maletero, con 249 litros, no es muy grande, pero destaca también por sus posibilidades camaleónicas, con una tapa cubremaletero que puede colocarse de varias formas diferentes y utilizarse para colgar de ella bolsas u otros objetos. Eso sí: el portón, que es grande y cómodo, se abre sólo con la llave, un detalle cada vez menos habitual.Por último, hay que señalar que, por un precio mínimo de 19.200 euros, el nuevo PT Cruiser 2.2 CRD viene bastante bien dotado. Cuenta, por ejemplo, con aire acondicionado, airbags laterales integrados en los asientos, luces de lectura, inmovilizador del motor Sentry Key, bloqueo de puertas en función de la velocidad, elevalunas eléctricos delanteros accionables con una sola pulsación, asiento trasero plegable/abatible/desmontable en 65/35 (con la carrocería Sedan), sistema de entrada sin llave con mando a distancia, llantas de acero de 15", alfombrillas y sistema de frenos con ABS y cuatro discos (los vehículos con motor 1.6L disponen de sistema de frenos con discos delanteros, tambores traseros y ABS).
La gama queda entonces constituida por 12 versiones y varios acabados diferentes. Si quieres conocer más detalles, los tienes aquí. Además, en el enlace que acompaña estas líneas puedes ver la gama completa.