Chrysler obtiene beneficios tras cinco años de pérdidas

En 1997, Chrysler era la empresa automovilística más rentable del mundo. A partir de entonces, la crisis del sector y su mala gestión económica provocaron fuertes pérdidas, que le llevaron a asociarse con el grupo alemán Daimler- Benz. Ahora, cinco años después, la firma vuelve a obtener resultados positivos.

Chrysler, socio de la compañía germano-estadounidense DaimlerChrysler, ha retomado este año a los beneficios económicos al obtener 934 millones de euros (más de 150.000 millones de pesetas) de los resultados del primer semestre.

La firma alcanzará el objetivo de ahorro fijado en 5.586 millones de dólares (una cifra similar en euros, casi un billón de pesetas), según ha confirmado su presidente, Dieter Zetsche. Las cifras muestran el auge de una empresa que, después de convertirse en la más rentable del mundo en 1997, comenzó a entrar en graves pérdidas que la convirtieron en deficitaria.

Aun así, el empresario alemán ha expresado el deseo de incrementar la productividad de sus plantas, ya que necesitan una media de 44,3 horas para fabricar un automóvil, frente a las 27,6 que, por ejemplo, precisan las fábricas de Nissan en EE.UU.

Gracias a la bonanza económica de que goza la empresa, Dieter Zetsche ha anunciado el próximo lanzamiento de 20 nuevos modelos, que se implantarán en el mercado entre los años 2003 y 2006. El objetivo es aumentar en un millón de unidades las ventas en Estados Unidos para 2010. En el resto del mundo se espera superar el medio millón de coches vendidos.

Los nuevos vehículos tratarán de reafirmar el carácter deportivo de la marca. El primero en llegar será el coupé Crossfire (en la foto), que ya ha sido presentado, con una gran acogida por parte del público, en el Salón del Automóvil de Detroit (EE.UU.). Su línea marcará el estilo de los próximos modelos.

Sin embargo, las buenas perspectivas de futuro no deben esconder el plan económico que Chrysler puso en marcha a principios de año. Desde entonces, seis plantas han cerrado y 26.000 empleados han sido despedidos. Con la reducción de costes, la firma ha incrementado sus ventas en el mes de julio en un 0,4 por ciento, respecto al ejercicio de 2001.