Bugatti suelta el freno al Veyron

Aseguran que su motor tiene un empuje sólo comparado con el despegue de un avión,: por algo tiene 1.001 CV de potencia, algo nunca visto en coches de serie. Hay 50 afortunados que cuentan cada minuto que queda para su venta. Sabemos quién tendrá uno.

Bugatti suelta el freno al Veyron
Bugatti suelta el freno al Veyron

El Veyron es todo un sueño. Concretamente, el sueño de Ferdinand Piech (el ex jefe del consorcio Volkswagen, al que pertenece Bugatti). Estamos ante el deportivo más potente jamás construido en serie en todo el mundo: 1.001 CV de potencia y un par de 125 mkg.“Con esta fuerza, el vehículo obtiene un empuje que sólo se puede comparar –sin exagerar- al despegue de un avión. Pero no hay que preocuparse, el Veyron no despega, ya que su sofisticada aerodinámica produce fuerzas descendentes muy similares a las que se encuentran en los coches de carreras", ha asegurado el director de Bugatti, Karl-Heinz Neumann. Sin embargo, el Bugatti sí ha sufrido pequeños problemas técnicos que han retrasado su puesta a punto. De hecho, se esperaba su comercialización en 2003 y todavía no es nada seguro que pueda ponerse a la venta el próximo otoño (después del Salón de Frankfurt, en septiembre). Al parecer, el Veyron sufría algún problema aerodinámico y se había manifestado un sobrecalentamiento del motor de origen poco claro. También dudaban de su rentabilidad. Según la prensa alemana, costará 1,16 millones de euros (más de 193 millones de las antiguas pesetas). Este dinero lo sitúa como el el deportivo más caro del planeta. Sin embargo, parece que Bugatti no tendrá problemas para venderlo. Durante este primer año producirá 50 unidades y ya tiene más pedidos esperando. Entre los afortunados, figura el propio Ferdinand Piech, quien se hará con el coche con el chasis número siete.La carrocería del Veyron está realizada en fibra de carbono, por lo que sólo pesa 80 kilos. Mide 4,46 metros de longitud, 2 metros de anchura y 1,20 de altura, con una distancia entre ejes de 2,7 metros. Lo que más pesa en este coche es el motor: 500 kilos. Tiene un cubicaje de ocho litros, está formado por dos bloques de ocho cilindros situados en un ángulo de 90 grados y cuenta con la ayuda de cuatro turbos. Además, escupe un par motor de 125 mkg que debe ser limitado electrónicamente para impedir que triture la caja de cambios automática que lo maneja.Cuenta con un cambio de siete velocidades que pesa 120 kilos y va acoplado a un embrague de doble acción, que VW utiliza en modelos más “mundanos" (el denominado DSG). Para domar todo este torrente, cuenta con tracción a las cuatro ruedas y tres niveles de altura de la carrocería, que se regulan hidráulicamente. Los neumáticos –cómo no- están hechos a medida para el fabricante y, según asegura, le supusieron un “auténtico quebradero de cabeza" por sus impresionantes medidas: 245-690 R 520 delante y 335-710 R 540 detrás. El Veyron ya ha rodado por el circuito de pruebas que Volkswagen posee en Wolfsburg. Según aseguran, allí alcanzó los 390 km/h. Su potencia máxima: 1.001 CV
Su par máximo: 1250 Nm entre 2.200 y 5.500 rpm
Acelera de 0 a 100 km/h en menos de 4 segundos
Frena de 400 a 0 km/h en menos de 10 segundos.