Bosch despedirá a 1.140 personas en España

Negros nubarrones se ciernen sobre las plantas que posee la empresa de componentes Robert Bosch en España. El grupo alemán ha lanzado un plan de ajuste en toda Europa y que podría suponer el despido de hasta 1.140 trabajadores en nuestro país.

Bosch cuenta en la actualidad con nueve plantas en España que se dedican a actividades relacionadas con el mundo del automóvil. En ellas trabajan 4.700 trabajadores, pero, según ha amenazado la compañía, 1.140 podrían dejar de hacerlo de aquí a 2008.Fuentes de la empresa se quejan de la escasa productividad y de los altos costes, por lo que se ha creado una mesa de negociaciones con los sindicatos para poder aplicar el plan de reestructuración de la forma menos lesiva posible. De no lograrse el acuerdo, amenazan: “habrá que reducir 1.140 empleos hasta 2008". La actividad más afectada por la reestructuración será la de frenos, un área que está en pérdidas en toda Europa y cuya situación es crítica. La destrucción de 340 empleos por este motivo es casi segura. “Tendría que ocurrir un milagro para evitar la reducción de esos empleos", ha añadido un portavoz de la empresa.El resto de puestos de trabajo en peligro pertenecen a otras plantas que producen desde limpiaparabrisas hasta piezas de motores, aunque, en Bosch se sostiene que, si se reducen costes, se salvarán empleos. Por el momento, la empresa ha descartado el cierre de cualquier factoría. La eliminación de empleos se hará mediante prejubilaciones y bajas incentivadas. - La fábrica barcelonesa de Llicá d’Amunt será una de las más perjudicadas por la reducción de empleos que planea Bosch, aunque el grupo no ha concretado el número de trabajadores afectados. Éstos podrían ser trasladados a otras factorías catalanas del consorcio.
- Las plantas de Navarra y de Los Corrales de Buelna (Cantabria) también se verán afectadas por estos despidos, aunque CCOO ha afirmado que no cree que haya recortes en la planta cántabra. Los sindicatos no comparten la visión de la compañía, que señala que los ajustes llegan en respuesta a los altos costes laborales y a la presión de la competencia, sobre todo la asiática. Según ellos, “los datos de situación de la empresa son muy exagerados y lo que realmente se está haciendo es desviar inversión y producción a países más baratos, como Europa del Este y, fundamentalmente, India y China".Desde hace dos años, la industria de componentes se está viendo afectada por una crisis de grandes dimensiones. En total, se han cerrado siete plantas de componentes y se han anunciado ajustes que han afectado a 5.000 empleados. Según cálculos de UGT, se han destruido 2.500 trabajos cada año en el sector en España, siendo los principales protagonistas Valeo y Delphi. Por otro lado, el secretario general de Industria, Joan Trullen, ha inaugurado una nueva planta de la empresa española de componentes Ficosa en la localidad de Pune (India). Esta factoría es fruto de la alianza de la compañía con la automovilística local Tata y se dedicará a la fabricación de sistemas de visión interior para vehículos destinados a la exportación.
Éste es el segundo emplazamiento de Ficosa en la India, pues ya posee otra planta, también en Pune, que provee a marcas como Fiat, Ford, General Motors, Honda o Toyota. Los trabajadores de la factoría burgalesa de TRW, dedicada a la fabricación de componentes de seguridad para el automóvil, están negociando el cierre de las instalaciones con la dirección de la multinacional. Los empleados han anunciado que intentarán que “el coste social y económico sea el más alto posible".

Pregunta a los propietarios por su coche y recibe las respuestas en tu email.

Acepto la política de privacidad para poder obtener las respuestas.

Quiero recibir la mejor oferta.