BMW 730d y 740d

La marca bávara tiene previsto ampliar la gama de su Serie 7 con dos nuevas variantes —730d y 740d—, dada la gran demanda que existe de este tipo de mecánicas BMW en el continente europeo, que oscila, según mercados, entre el 35 y el 80 por ciento del total de las ventas.

Durante el próximo mes de octubre se pondrán a la venta las nuevas versiones Diesel de la Serie 7 con potentes mecánicas actualizadas. Incorporan motores de seis y ocho cilindros, respectivamente, cuentan con nuevo diseño de la cámara de combustión e incluyen sistema de alimentación por conducto común de segunda generación, que aumenta la presión de alimentación hasta los 1.600 bares. El 730d desarrolla una potencia máxima de 218 CV y logra un par motor de 500 Nm a 2.000 revoluciones. Con estas cifras, las prestaciones que desarrolla el modelo son destacables, con una aceleración de 0 a 100 km/h en 8 segundos, una velocidad máxima de 235 km/h y un consumo homologado de 8,5 l/100km.
Por su parte, el 740d aumenta su potencia hasta los 258 CV y permite un par de 600 Nm a partir de 1.900 rpm, lo que le permite acelerar de 0 a 100 km/h en 7,4 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 250 km/h. Su consumo homologado es de 9,7 litros.

En ambos casos, la mecánica se encuentra asociada a una caja de cambios automática de seis velocidades, conocida ya en las versiones de gasolina 735i y 745i.

Se ofrecerán únicamente en versión de batalla corta a unos precios de 66.500 euros (11.065.000 pesetas) para el 730d y de 88.400 euros (14.708.000 pesetas) en el caso del 740d.