La OPEP garantiza el suministro de crudo durante la guerra

¿Podrá hacer frente la Organización de Países Exportadores de Petróleo a una repentina ausencia de crudo en el mercado? Esa es la pregunta que se hacen la mayoría de los analistas del sector cuando el conflicto parece, día a día, más inminente.
-
La OPEP garantiza el suministro de crudo durante la guerra
La OPEP garantiza el suministro de crudo durante la guerra

La OPEP sostiene que cuenta con la capacidad de producir cuatro millones de barriles adicionales de forma inmediata. Esto, unido al descenso de la demanda que se produce en el segundo trimestre del año por el fin de la temporada fría en el hemisferio norte, provoca que se dé por hecho en el seno del cartel que el abastecimiento de crudo será suficiente. Otro factor a favor de la organización internacional es el hecho de que uno de los principales productores del cartel, Venezuela, todavía no ha llegado a su nivel máximo de producción. El país sudamericano todavía sufre las consecuencias de la huelga que afectó a la petrolera estatal en diciembre. El propio ministro venezolano de Energía, Rafael Ramírez, así lo ha señalado: “La recuperación de nuestra producción contribuirá a estabilizar el mercado”.

Sin embargo, los expertos no comparten la optimista opinión que sostiene la OPEP. La opinión generalizada de los observadores es que la mayoría de los países del cartel, excepto Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos, están extrayendo al límite de capacidad y, por tanto, su capacidad de maniobra es limitada. La respuesta del ministro argelino de Energía, Chakib Jelil, parece dar la razón a estas insinuaciones: “Algunos están produciendo al máximo y otros tienen todavía capacidad”.

Todos estos dimes y diretes se producen a escasas horas de que se inicie en Viena (Austria) la CXXIV conferencia regular de la OPEP. En ella, el cartel deberá hacer pública su postura ante el caso de una eventual guerra y el consiguiente corte de suministros de crudo iraquí. Al mismo tiempo, desde la OPEP se quiere lograr que el precio del barril vuelva a situarse entre 22 y 28 dólares, algo que estabilizaría el mercado y provocaría que la economía internacional no se estancase. En la actualidad, el barril de la llamada “cesta OPEP” se vende a 32,50 dólares.

Este incremento del precio del crudo antes del conflicto ha sido explicado por el propio secretario general de la OPEP, el venezolano Álvaro Silva Calderón. Según el máximo mandatario de la organización, el aumento de la cotización del “oro negro” no debe ser achacado a una escasez en el abastecimiento sino a la amenaza de conflicto.

En declaraciones a la revista alemana Focus, Silva ha señalado que el temor al ataque a Irak ha inflamado el precio del petróleo, cargándolo con la llamada “prima de guerra”, un encarecimiento adicional motivado por la especulación y las compras “nerviosas” no justificables por las necesidades reales de consumo. Esta “prima de guerra” ha sido traducida a números por el propio Silva: “La amenaza de guerra en Irak cuesta entre seis y ocho dólares adicionales por barril”.

Silva negó la posibilidad de un aumento de bombeo de crudo antes de la guerra, ya que el nivel actual de precios “no tiene nada que ver con la situación del suministro”.

<

p> En este clima de palabras tranquilizadoras y llamadas a la calma internacional, la incertidumbre la ha resucitado el viceministro iraquí de Petróleo, Husein Suleiman al-Hadizi. En declaraciones a los periodistas, al-Haidizi señaló que, de producirse un ataque de Estados Unidos a su país, el coste del barril puede dispararse: “El coste de cada unidad puede superar los 50 dólares por barril e incluso alcanzar los 70 dólares, aunque nosotros haremos lo posible por no interrumpir la producción”. Lo que sí ha dejado claro el viceministro iraquí es que el régimen de Sadam Hussein no incendiará los pozos de petróleo, como ya hizo en 1991 durante la Guerra del Golfo.

Por otra parte, en el seno de la Unión Europea están estudiando un plan conjunto de actuación para afrontar una subida mayor de los precios del crudo como consecuencia de la guerra. Los ministros de Economía y Finanzas de los Quince tienen como principal objetivo, según el vicepresidente español Rodrigo Rato, “evitar que ocurra como en 2000, cuando reaccionamos de forma dispersa”. Para ello, se quiere evitar la adopción de incentivos al consumo del petróleo a través de medidas compensatorias al alza de los precios. El presupuesto de cada país será intocable, por lo que no se podrá cargar con gastos adicionales derivados del petróleo y, finalmente, se tratará de evitar que la desviación del coste del crudo se traslade a la negociación salarial.

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

Vive un día único descubriendo Madrid a los mandos de los nuevos BMW C 400 X y C 400 ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...