Publicidad

¿Qué le pasa a tu coche? ¿Sabes identificarlo?

Casi un tercio de los conductores no acude al taller más que cuando sufre algún percance y ya es demasiado tarde. Te damos una serie de trucos para que descubras los síntomas de ‘enfermedad’ de tu coche… y sepas curarlo.
-
¿Qué le pasa a tu coche? ¿Sabes identificarlo?

ACEITE
Signos de desgaste:
- Pérdida de viscosidad.
- Color negruzco con restos de carbonilla.

 Revisiones y cambios:

Aunque el intervalo entre los cambios de aceite es variable y está determinado por el fabricante, el tipo de aceite, y las prestaciones del motor, lo normal viene siendo entre 15.000 y 20.000 kilómetros, aunque hay motores que tienen un mantenimiento que llega a los 30.000 kilómetros. En los motores turbodiésel de inyección directa hay que vigilar el nivel cada 1.000 kilómetros.

Algo más…

- El tipo de aceite que lleve el vehículo determina el periodo de cambio del mismo: el mineral, procedente de petróleo bruto, requiere un mantenimiento cada menos kilómetros; el sintético, que procede de compuestos químicos o petroquímicos, requiere un periodo de mantenimiento mucho mayor y, por último, está el aceite semisintético que es una mezcla de los dos anteriores.

- Aunque el vehículo no ruede, con el paso del tiempo el aceite se degrada bajo el efecto de las impurezas que se acumulan durante el funcionamiento del motor.

Signos de desgaste:
- Aceite sucio o que pierde la viscosidad.

Revisiones y cambios:
- Se sustituye cuando se cambia el aceite. 

Algo más
- Si el filtro esta sucio o en mal estado se produce un trabajo de desgaste acelerado de las piezas en movimiento.
- Si el filtro se satura, existe una válvula de emergencia que deja pasar el aceite sin filtrar ya que es mejor eso que circular sin aceite.


FRENOS

Signos de desgaste:

- El coche modifica la trayectoria al frenar.
- El recorrido del pedal del freno es anormal.
- Se escucha un chirrido metálico agudo.
- La distancia de frenado aumenta.
- El coche tiembla cuando frena.
- El testigo de frenos se enciende.

 

A controlar

A sustituir

Pastillas

Cada 10.000 kilómetros

Cuando el espesor ha disminuido en un 80 por ciento
Cuando el testigo se enciende

Discos

Cada vez que se cambian las pastillas

Cuando el espesor es inferior a lo establecido por el fabricante
Cuando el disco está ovalado, mellado, oxidado, recalentado o presenta un reborde

Zapatas de frenos traseros

A partir de 20.000 km

Cuando el espesor ha disminuido en un 80 por ciento

Tambores

Cada vez que se cambian las zapatas

Cuando el diámetro es superior a la norma del fabricante
Cuando el tambor está rallado ovalado mellado o recalentado

Líquido de frenos

Cada vez que se cambian las pastillas o zapatas

Cuando el punto de ebullición del mismo es inferior a 165ºC
Cada dos años.

Algo más:

- El uso urbano excesivo del vehículo acelera el desgaste de los elementos que componen el sistema de frenos. Por este motivo, deberá transcurrir menos tiempo entre una revisión y otra.
- No cambiar el líquido de frenos en su momento, provoca la entrada de humedad, por lo tanto de agua, en el circuito, lo cual ocasiona una pérdida de eficacia en la frenada por su evaporación y una oxidación de las piezas de frenado. 

Amortiguadores y batería
Te recomendamos

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Antes de que lleguen las fuertes nevadas, Autopistas se anticipa a la llegada del inv...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.