Publicidad

El precio del Diesel ya lleva subiendo cuatro semanas

El precio medio del litro de gasóleo ha aumentado un 0,3 por ciento en la última semana y acumula cuatro semanas de incrementos consecutivos, según datos recogidos por Europa Press a partir del Boletín Petrolero de la Unión Europea.
Agencias

Twitter: @Autopista_es -

El precio del Diesel ya lleva subiendo cuatro semanas

En concreto, este combustible cuesta en la actualidad 1,36 euros el litro, un nivel similar a los de finales de octubre. Su precio es un 0,1 por ciento inferior al de enero, pero un 1,4 por ciento superior al de la misma semana del año pasado.

 

En el caso de la gasolina, marca un precio medio de 1,405 euros en los surtidores, el mismo que hace una semana. En la actualidad, es un 0,3 por ciento más cara que en enero y un 2,2 por ciento más cara que en la misma semana del año pasado.

 

La gasolina suma tres semanas consecutivas por encima del umbral de los 1,4 euros, mientras que el gasóleo marca dos semanas por encima de los 1,35 euros, un nivel del que solo ha bajado este año de forma persistente durante la primavera.

 

En el escenario actual, llenar un vehículo de gasolina con un depósito medio de 55 litros de capacidad cuesta 77,2 euros, lo mismo que hace una semana, mientras que en el caso del gasóleo el precio se sitúa en 74,8 euros, un euro más que hace una semana.

 

La Comisión Europea informa de estos precios en un momento en el que la cotización del petróleo en los mercados internacionales continúa estable. El barril de crudo Brent, de referencia en Europa, se cambiaba en Londres por 109 dólares, mientras que el Texas 'sweet light' rondaba los 97 dólares en Nueva York.

 

Aún más baratos que en Europa

Los carburantes siguen costando en España menos que en la media de la UE, donde el litro de gasolina asciende a 1,538 euros y a 1,573 euros en la zona euro. Por su parte, el precio del litro de gasóleo asciende a 1,437 euros de media en la UE de los 28, y a 1,424 euros en la zona euro.

 

El menor nivel de precios finales con respecto a los países del entorno se debe a que España, pese a las subidas del IVA, a los mayores impuestos autonómicos y a los nuevos gravámenes al biodiésel, sigue contando con una menor presión fiscal.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.