Publicidad

Alcohol, velocidad y conducción: criterios dispares en la UE

Existen criterios dispares entre los países de la Unión Europea a la hora de medir la velocidad en las carreteras, la tasa de alcohol permitida y los niveles de mortalidad al volante, según revela un estudio de Acierto.com, que además indica que las diferencias entre territorios son notables.
Autopista.es. Twitter @Autopista_es -
Alcohol, velocidad y conducción: criterios dispares en la UE

Acierto.com ha llevado a cabo este informe con la intención de aportar más información ante la polémica desatada por la intención del Gobierno de subir el límite de velocidad a 130 km/h en autovías y autopistas, algo a lo que el Consejo de Estado se opone.

Europa no tiene una normativa unificada en esta materia y, además, las normas de circulación cambian significativamente entre unos países y otros.

El límite de velocidad en los países con menor índice de mortalidad, entre los que se encuentran Alemania, Finlandia, España, Dinamarca, Irlanda, Malta, Países Bajos, Reino Unido y Suecia, es, de media, de 115,3 km/h (exceptuando Alemania), mientras que la media del conjunto europeo es de 124,2 km/h.

Estos países con baja mortalidad son, a su vez, los más permisivos con el alcohol. De media, el límite permitido en sangre es de 0,53 g/l, y en países como Malta y Reino Unido se eleva hasta 0,8 g/l. La media europea es de 0,37 g/l.

Los siete países que mayores muertes registran en sus carreteras son Bulgaria, Croacia, Letonia, Lituania, Polonia y Rumanía, y es precisamente allí donde las velocidades máximas son más altas, entre 130 y 140 km/h (132,9 km/h de media) y el nivel de alcohol permitido, más bajo (0,38 g/I en sangre de media).

Pero es en los límites de velocidad en autopistas donde más diferencias se dan. El ejemplo más claro es Alemania, donde la velocidad en estas vías solo está limitada en puntos concretos, aunque se recomienda no superar los 130 km/h. Allí los conductores pueden conducir con hasta 0,5 g/l en sangre, a excepción de los profesionales y los noveles, que solo pueden conducir si no han consumido alcohol.

Bulgaria y Polonia demuestran la relación entre mayor límite de velocidad y mayor mortalidad. En ambos estados, el límite en autopista es de 140 km/h. la tasa de alcohol permitido en sangre es de 0,5 g/l y 02 g/l, respectivamente.

Entre estos dos países, es precisamente en el menos permisivo con el alcohol donde hay una mayor tasa de mortalidad: un muerto por cada 10.669 habitantes en Polonia, mientras que en Bulgaria es uno de cada 12.625. Estas cifras son de las más altas de Europa.

El país europeo con mayor mortalidad en carretera es, precisamente, uno de los que tienen ‘tolerancia cero’ con el alcohol: Rumanía. Allí muere uno de cada 10.529 habitantes. Esta misma línea siguen otros países que no permiten nada de alcohol al volante: República Checa, con un muerto por cada 14.151 habitantes, Hungría, con uno de cada 16.502 y Eslovaquia, con uno de cada 18.243. El límite de velocidad es en todos ellos de 130 km/h.

En el otro extremo se encuentran los dos países más tolerantes con el alcohol, Reino Unido y Malta (0,8 l/g en sangre), que están entre los de mortalidad más baja: uno de cada 34.240 y 36.364 habitantes respectivamente; este último, el más bajo de la UE.

Además, ambos son de los más restrictivos con la velocidad: en Malta el límite es de 80 km/h en autopista y en Reino Unido, de 112 kmk/h. Otros de los que tienen los límites más bajos  son Letonia, Estonia y Chipre.

Para concluir, el estudio del buscador de seguros advierte que alcohol y velocidad no son los únicos factores que afectan a la siniestralidad en carreteras. Influyen otros elementos como el estado de las vías, la antigüedad y el nivel de mantenimiento de su parque móvil y la climatología.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.