Ahorra dinero: 10 soluciones para que tu coche consuma menos

Un objetivo: ahorrar conduciendo. Por ello, aquí tienes 10 soluciones sencillas que te permitirán consumir menos gasolina o Diesel al volante de tu coche.
Sylvia Longás/Paulo Marmé.

Twitter: @SylviaLongas -

Ahorra dinero: 10 soluciones para que tu coche consuma menos
Ahorra dinero: 10 soluciones para que tu coche consuma menos

Los precios de los carburantes no podemos modificarlos, ya nos gustaría, pero sí nuestra forma de actuar durante la conducción. Hemos elegido una lista con 10 soluciones sencillas y viables para que tu coche consuma menos y hagas más kilómetros con un depósito de combustible. Si ponemos en marcha estos sencillos trucos (ver todos los trucos y consejos para el conductor) podremos potenciar un ahorro medio de cerca del 25 por ciento de carburante. Si lo traducimos en litros, significaría pasar a registrar 6 l/100 km de consumo medio en lugar de 8 l/100 km, o, contabilizado en dinero, recorrer 800 km en un coche Diesel ahorrándonos 20 euros en combustible.

1- Anticipa las maniobras en el tráfico

Guiarse por la anticipación significa estar atento al tráfico para reaccionar adecuadamente y con el tiempo necesario para adaptarnos a las circunstancias del tráfico: hay que desacelerar antes y acelerar de una manera más progresiva. Si, por ejemplo, nos damos cuenta de que el coche que tenemos en frente va a parar, no vale la pena seguir acelerando hasta el último momento. Si lo hacemos, consumiremos combustible innecesariamente.

2- Planifica los viajes para escapar del tráfico

Planear el viaje puede ahorrar combustible, si se elige la ruta más directa posible. Un coche Diesel que consuma de media 6 l/100 km, por cada kilómetro de más gasta 0,13 euros. Estudia los flujos de tráfico y date cuenta de que anticipar o retrasar en media hora el camino al trabajo o de regreso a casa puede permitir que al final pierdas menos tiempo.

3- Coche nuevo en vacaciones. ¿Por qué no?

Si tu coche tiene ya unos cuantos años, a lo mejor llegó el momento de cambiarlo, ya que “la edad” del coche afecta enormemente a su consumo. Los automóviles nuevos son la opción más racional para conseguir una reducción del gasto de carburante. Cuentan con motores eficientes desde el punto de vista energético y muestran notables reducciones en el consumo (alrededor del 30 por ciento) en comparación con la generación anterior. Están equipadas con tecnologías respetuosas con el medio ambiente. Es el caso del sistema de arranque y parada Start&Stop para desconectar la inyección de combustible cuando el vehículo está parado en el tráfico con el que podrás beneficiarte de hasta un 8 por ciento de ahorro de combustible. Ten en cuenta que el contador de un coche sin el sistema de parada y arranque automático del motor Stop&Start está consumiendo combustible cuando se para en un semáforo. Cuando está al ralentí, un vehículo gasta un litro de combustible por hora.

4- Coche en buen estado: garantía de ahorro

Tener un coche con un mantenimiento y puesta a punto al día es una forma muy popular de ahorrar combustible. Un motor mal ajustado o cuyo filtro de aire está sucio puede conseguir fácilmente incrementar en un 3% el gasto de combustible. Respetar el plan de asistencia recomendado para el fabricante no sólo significará ahorrar en la factura de combustible, sino también contribuirá a aumentar la vida útil del vehículo.

5- Circular con la marcha adecuada

Con el buen uso de la caja de cambios podrás conseguir un potencial ahorro del 10% en la factura de combustible. Varios modelos proporcionan en el panel de instrumentos una indicación sobre cuál es la marcha más adecuada a la que debemos circular. Nos alerta en qué momento debemos subir o bajar de marcha. Por regla general, intentaremos conducir siempre con la marcha más larga posible.

6- Conduce el coche con suavidad

Circular a velocidades elevadas aumenta el gasto de combustible. En materia de consumo, practicar una conducción defensiva puede traducirse en un ahorro de hasta un 15 por ciento en gasolina y Diesel. Pero más que circular dentro de los límites de velocidad, el gasto de combustible se dispara si nos embarcamos en una conducción peligrosa con acelerones y adelantamientos repentinos. Un truco para evitarlo pasa por mantener una adecuada distancia de seguridad y una velocidad constante.

7- A la hora de subir pendientes con el coche

A la hora de afrontar una pendiente, debemos movernos con la preocupación de combinar el cambio más alto posible con el acelerador a medio camino. Pero recuerda que circular con una marcha muy alta requiere también pisar el acelerador a fondo y eso es contraproducente a la hora de medir el gasto de carburante. En este caso, más vale reducir de marcha para acelerar menos. Lo ideal es que reduzcamos a una marcha inferior pero lo más tarde posible. Recuerda que cada vez que “aplastas” el pedal del acelerador, es para bombear una gran cantidad de combustible. Acelerar con moderación es el secreto.

8- A la hora de bajar pendientes con el coche

Cuesta abajo, puedes alcanzar consumos instantáneos de 0 litros, gracias al corte electrónico de la inyección. Para ello basta tener el vehículo engranado, con una marcha metida, sin acelerar y teniendo en cuenta el porcentaje de pendiente. En este caso, levanta el pie del acelerador y deja que la gravedad haga el resto. En los coches con cambio automático moderno, el coche desacopla automáticamente el motor de la transmisión (en el caso de los DSG de Volkswagen) si el conductor no pisa ni el acelerador ni el freno (en el caso de que lo haga, el sistema vuelve a insertar de forma automática la marcha idónea en ese momento).

9- La presión baja de los neumáticos afecta al consumo

Neumáticos con baja presión perjudican el consumo. Cada 1 bar de menos que tenga respecto del recomendado, se puede elevar el gasto de combustible hasta un 5 por ciento: neumáticos sin aire generan mayor fricción y obligan al motor a más esfuerzo. Verifica una vez al mes la presión de los neumáticos del coche. Deberás hacer esta operación con los neumáticos en frío e incluso puedes añadir 1 o 2 bar por encima de la presión recomendada.

10- Dosifica el uso del aire acondicionado

Encender el aire acondicionado constantemente es un hábito que debemos dejar atrás, sobre todo durante trayectos cortos de tráfico urbano, en el conseguir una adecuada refrigeración del habitáculo puede llevar más tiempo que el propio viaje. Un excesivo uso del aire acondicionado puede acarrear un incremento del gasto de carburante de hasta un 10 por ciento, o lo que es lo mismo: más de 0,90 euros desperdiciados en 100 km recorridos.

También te puede interesar

7 trucos para ahorrar combustible que te pueden salir caros

10 maneras poco conocidas de ahorrar combustible al conducir

¿Quieres un coche nuevo? Antes, valora tu coche gratis

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...