Dudas: ruedas y llantas grandes, ventajas e inconvenientes

Por cuestiones principalmente estéticas, los coches y SUV montan cada día mayor tamaño de neumático y llantas. ¿Cómo afecta al rendimiento de un coche? Respondemos…
Autopista.es.

Twitter: @jordimoralp -

Dudas: ruedas y llantas grandes, ventajas e inconvenientes
Dudas: ruedas y llantas grandes, ventajas e inconvenientes

Lo habrás visto seguro en cualquiera de las grandes novedades que se estrenan en el mercado: los coches y SUV nuevos cada vez montan de serie mayores neumáticos y llantas. Ante esta tendencia de mercado, aprovechamos para responder la duda que nos plantea nuestro lector P. Gutiérrez. “Hace tiempo que vengo detectando neumáticos y llantas cada vez más grandes en los coches. En mi opinión permiten que los coches agarren más, frenen mejor, incluso salgan más bonitos en sus pruebas de aceleración y, por supuesto, luzcan mejor en la calle. Pero también leo que muchas veces criticáis ese tamaño exagerado. ¿Cuáles son en vuestra opinión sus ventajas e inconvenientes?”. Respondemos…

Publicidad

Responde nuestro experto técnico

Dado el peso de la estática como factor de compra de un modelo de coche y no otro, resulta lógico, por tanto, que todos los fabricantes hoy se decanten por ruedas grandes. En eso tienes razón. Dijo un alto directivo de BMW que un paso de rueda bien repleto, sin aire, con una llanta grande, era lo que más "vestía" a un coche.

Desde entonces, hace ya más de una década, la oferta de llantas de diseños y tamaños en BMW no ha parado de crecer. Y, ya por extensión, en todos los coches del mercado. No hace mucho nos extrañó cómo un nuevo Renault Scénic equipaba siempre de serie neumáticos 195/55… ¡con llanta de 20 pulgadas! Y la moda SUV no ha hecho sino acrecentar esta tendencia, al ser coches de por sí más voluminosos. De hecho, en el último Salón de Frankfurt incluso nos enteramos de que General Motors tenía tal demanda de llantas de 22 pulgadas para su enorme Cadillac Escalade, que tuvo que ayudar al proveedor para fabricarlas mejor y más rápido.

Llanta grandeHasta donde sabemos, muchos fabricantes de neumáticos ofrecen a un precio razonable neumáticos de primer equipo al fabricante del coche, incluso tamaños muy grandes a precio del normal. Confían en que, en el mercado de reposición -a un precio ya elevado- puedan encontrar el equilibrio comercial. Sí, porque ese es uno de sus primeros efectos: el coste que tiene luego su sustitución. Como referencia, en 4 neumáticos de tamaño 215/55 R18, los que montaba de serie generalmente un Nissan Qashqai, del orden de unos 200 euros por rueda, 800 en total sin ofertas y en cualquier establecimiento habitual.

Cierto también que los coches frenan mucho mejor que hace quince años…  y en gran medida gracias a la adherencia que consiguen los neumáticos. Sonaba a fanfarronada cuando hace una década Continental anunció un objetivo de medio plazo de frenar en diez metros menos desde 100 km/h. Si miras ahora un modelo cualquiera y el de la generación anterior, verás que muchos lo han conseguido ya. Sí, con mayor tamaño de llanta se frena mejor, pero neumáticos de tamaño moderado también han mejorado mucho su frenada.

También es obvio que, además de la frenada, ese neumático y gran llanta proporciona mejor agarre general, incluso en condiciones de mala adherencia, como por ejemplo rodando en lluvia. Y también que a mayor balón de neumático y llanta, en general mayor filtración y absorción del asfalto y mayor confort de rodadura.

Publicidad

Hasta aquí ya hemos comentado, salvo en el precio del neumático, la parte positiva, que la tienen…. Y bastante. Pero hay también más parte negativa. Y es que una llanta de mucho diámetro lo que hace también es alejar la masa del centro de giro de la rueda. Con ello se aumenta la inercia, que es algo mucho más relevante de lo que parece, si tienes en cuenta la Física.

La inercia de una masa girando es muy elevada. Necesita por tanto mucha energía para acelerarla, que solo se compensa por la mejor tracción del neumático que puede soportar. Me refiero a que además suele ser más ancho y eso significa más anchura de garganta, más metal lejos del eje de giro, más inercia. Y más peso. Es decir, peor para la suspensión contener los movimientos. Y claro, también generalmente peor para el consumo del coche, que se resiente. No, no todo es bueno.

También te puede interesar:

Dudas: Diesel, ¿normal o premium? ¿Cómo afecta?

Dudas: ¿Puede romperse el turbo por usar mal el coche?

Dudas: ¿Puede averiarse el turbo por ir pie a tabla?

Publicidad
Te recomendamos

Elegir al mejor coche del año tiene premio. Participa en Best Cars 2019, decide quién...

El nuevo MINI Countryman PHEV (híbrido enchufable) es un MINI en estado puro, un coch...

Euskadi te espera. Pero, ¿cuál, de entre sus diferentes caras, es tu favorita? No es ...

Cero emisiones y cero restricciones, así es el nuevo MINI Coutryman Híbrido Enchufabl...

El nuevo Mitsubishi Outlander PHEV es uno de los SUV más polivalentes del mercado: en...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...