Los malos hábitos que cometemos casi todos y que pueden averiar tu coche

Involuntariamente o por desconocimiento, estamos seguros de que alguna vez has caído en estos errores. Te contamos algunos malos hábitos que pueden provocar una avería.
Los malos hábitos que cometemos casi todos y que pueden averiar tu coche
Los malos hábitos que cometemos casi todos y que pueden averiar tu coche

Seguro que has caído en ellos. O al menos conoces a alguien que lo hace casi siempre. Y es que, al contrario de lo que podamos llegar a pensar, hay un buen número de averías que no vienen provocadas por el desgaste de los componentes y sí lo hacen como consecuencia de nuestro propio comportamiento. Te contamos cómo solucionarlo.

Publicidad

En el momento de arrancar

Hay quien es capaz de provocar algunos daños en su propio coche antes de iniciar la marcha. ¿Cómo? Con actitudes más habituales de las que crees. Por ejemplo, hay quien, motivado por las prisas o por simple desconocimiento, realiza un movimiento continuo con la llave en el arranque. Es decir, no realizan una pequeña pausa en la que dan el contacto y, a continuación, arrancan el vehículo por completo. De esta manera, el chequeo de las funciones que el automóvil realiza al dar el contacto no se realiza y, por tanto, puede que no determine alguna avería.

Además, tampoco es bueno mover la dirección con el coche completamente parado. Y mucho menos hacerlo hasta el final del recorrido. Si no te queda otra porque el espacio es muy reducido, lo mejor es hacer alguna maniobra de más y no presionar hasta el final el volante, ya que la cremallera y la bomba de la dirección sufren mucho y los neumáticos pueden deformarse.

Del mismo modo, presta especial atención a la maniobra a la hora de aparcar y, por tanto, también a la hora de salir del hueco, ya que presionar el neumático contra el bordillo o dejarlo apoyado sobre el mismo durante horas puede deformar la goma, pero también influirán en el estado de la suspensión o de la alineación de la dirección.

Los malos hábitos que cometemos casi todos y que pueden averiar tu coche

Recuerda la importancia del freno motor cuando estés conduciendo

Ya en marcha

Conducir adaptando nuestra velocidad a las circunstancias del tráfico es esencial para que nuestro coche no sufra averías. Por ejemplo, conducir con una actitud agresiva antes de alcanzar la temperatura óptima de funcionamiento puede provocar un desgaste mayor de los componentes, ya que el aceite no será todo lo efectivo que debería.

Por su puesto, cuanto más agresiva sea nuestra conducción también mayor desgaste sufrirán los frenos o la transmisión, ya que utilizaremos estos componentes constantemente. Sin embargo, conducir demasiado tranquilos también puede tener efectos negativos, especialmente en el caso de los vehículos diésel, los cuales necesitan alcanzar una temperatura determinada en su filtro EGR para eliminar las partículas que allí acaban y, por tanto, evitar su taponamiento.

Publicidad

A la hora de frenar, recuerda que, si nos anticipamos al tráfico, el uso de los frenos puede ser mínimo. Utilizar el freno motor puede ser de gran ayuda para evitar un desgaste anticipado de los frenos. Lo único que tienes que hacer es aprender a reducir con seguridad y será el propio automóvil el que nos frene suavemente antes de llegar a los semáforos.

Una vez hemos parado en un semáforo, pon punto muerto y levanta el pie del embrague. Sí, hay muchos conductores que una vez han parado dejan la primera relación engranada y mantienen el pie sobre el embrague, haciéndolo sufrir en exceso y adelantando el fin de su vida útil.

Del mismo modo, cuando conduzcas no pongas la mano en la palanca de cambios. Lo que a nosotros nos puede parecer un cambio nimio puede ser muy agresivo en una mecánica. Por ello, mantener la mano apoyada puede provocar desajustes en los mecanismos y, a la larga, una avería en la transmisión.

Los malos hábitos que cometemos casi todos y que pueden averiar tu coche

Comprueba con regularidad la presión de tus neumáticos

Combustible y neumáticos

Podemos circular sin muchas ayudas e, incluso, hasta con alguna avería menor antes de realizar su reparación. Pero hay dos cosas esenciales a la hora de conducir: el combustible y los neumáticos.

En primer lugar, evita circular en la reserva. Lo primero, para evitar sustos innecesarios o un mal rato mientras vemos descender la aguja del combustible y cada vez más lejos la próxima gasolinera. Pero es que, además, el combustible va dejando impurezas en el fondo del depósito que pueden ser succionadas y acabar en los inyectores, obstruyéndolos y provocando una avería de varios cientos de euros, el mejor de los casos.

Publicidad

Por otro lado, cuidar los neumáticos es esencial para evitar accidentes y mejorar los consumos. Pero también para que la vida útil del neumático sea la marcada por el fabricante. Y es que si no tenemos en cuenta la presión de los mismos se pueden generar irregularidades en la goma, un desgaste excesivo de las mismas y hasta problemas de alineación.

Publicidad
Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Una historia de amor de ida y vuelta a bordo de un MINI....

Por espacio y tecnología, el MINI Countryman se establece como una de las opciones má...

No es una afirmación gratuita, sino el resultado de un estudio del INSIA, uno de los ...

Por la ciudad, a la montaña, de viaje, solo, en pareja o en familia... pero siempre d...

Con las proporciones más deportivas y el dinamismo de conducción de un turismo, pero ...

Los ganadores de un juego de neumáticos todo tiempo Bridgestone Weather Control A005 ...