Galicia y Asturias, las regiones con peores carreteras

El Real Automóvil Club de Cataluña (RACC) ha participado en el estudio elaborado por EuroRAP, que analiza el riesgo de accidente de la Red de Carreteras Españolas (RCE). Más de 1.350 tramos sometidos a supervisión, demuestran que en los últimos 10 años las zonas de mayor riesgo han descendido del 36 al 5,8 por ciento.
-
Galicia y Asturias, las regiones con peores carreteras
Galicia y Asturias, las regiones con peores carreteras

<

p>El último informe de EuroRAP, en el que ha participado el RACC junto a otros clubes europeos del automóvil –miembros de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA)-, ha analizado el riesgo de accidente en 24.340 kilómetros de la Red de Carreteras del Estado durante los años 2009, 2010 y 2011, lo que supone un 52 por ciento del total de la movilidad en el territorio peninsular.

Las zonas más negras
A pesar del claro descenso de los puntos kilométricos con mayor riesgo de accidente –los tramos con riesgo elevado o muy elevado representan un porcentaje de 1,5 puntos menos que el año pasado-, los datos demuestran que el riesgo sigue existiendo. Lo que pretenden las asociaciones automovilísticas es informar sobre los sitios de mayor riesgo, no sólo para que los conductores tomen medidas preventivas, sino que es una manera de denunciar y dar un toque de atención al Estado –en concreto al Ministerio de Fomento, del que dependen las carreteras españolas-.


A día de hoy, son siete las comunidades autónomas que cuentan con kilómetros negros en su recorrido y suman 337 kilómetros de riesgo ‘muy elevado’. Las que más riesgo de accidente concentran son Galicia y Asturias:

COMUNIDAD                      PORCENTAJE KMS NEGROS
- Galicia                                               2,9 por ciento
- Asturias                                             2,8 por ciento
- Castilla y León                                  2,3 por ciento
- Extremadura                                     2,0 por ciento
- Andalucía                                          1,4 por ciento
- Aragón                                              1,0 por ciento
- Castilla La Mancha                            0,9 por ciento

En el análisis por provincias, resultan alarmantes los datos de León, que por segundo año consecutivo concentra la mayor proporción de tramos negros, con un 10,1 por ciento. De lejos le siguen las provincias andaluzas de Sevilla y Huelva, con un 5,4 por ciento y un 4,8 por ciento, respectivamente.

Los tres tramos específicos con mayor riesgo de accidentalidad son los siguientes, si tenemos en cuenta la relación entre la intensidad de tráfico diaria (IMD) y la media de accidentes que se producen cada año:

<

p>Carretera                   Provincia                    IMD                Media accidentes anuales
SC-21                          A Coruña                     7.171                           0,7
N-640                          Lugo                            2.043                           3,3
N-632                          Asturias                       2.159                           1,7

*IMD: intensidad media diaria.

Hay 15 carreteras pertenecientes al Estado que acumulan al menos un tramo negro. Pero son cuatro las que dan la voz de alarma, ya que concentran entre ellas el 50 por ciento del total. En los últimos años se ha añadido a la lista la N-122 (Soria), pero las otras tres ya aparecían en informes anteriores:

Qué hacer
Desde el RACC aplauden la bajada de los tramos de riesgo en los 10 últimos años, pero avisan de que aún quedan pendientes 1.104 kilómetros de riesgo ‘elevado’ o ‘muy elevado’. El propio gerente de programas de la Fundación RACC, Xavier Ruestes, comentaba que: “la situación actual no apunta bien en lo que respecta a la mejora de la red de carreteras, pero hasta que no veamos los datos dentro de unos años, no sabremos cómo afectara realmente esta condicionante”.

Las propuestas de los clubes europeos del automóvil pasan por:


1. Priorizar la política de mantenimiento de los tramos de carretera, poniendo especial atención en los de mayor riesgo y concentración de accidentes graves


2. Que los gobiernos autonómicos y locales se involucren más en materia de seguridad vial.


3. Fomentar el uso cada vez mayor de las tecnologías de seguridad, como el ESP (control de estabilidad) y el cinturón de seguridad, que tantas muertes y accidentes llevan evitando desde su llegada al mundo del automóvil.

Te recomendamos

Con un diseño deportivo, el mayor espacio de su clase, los motores con menor consumo ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

El fabricante japonés sigue buscando los límites de su compacto y parece no hallarle ...