Publicidad

Cómo hacer el rodaje de un coche nuevo: todas las claves, en VÍDEOS

Aunque algunos fabricantes no lo consideran necesario, hacer el rodaje a un coche nuevo no cuesta nada y se pueden conseguir grandes beneficios.
Cómo hacer el rodaje de un coche nuevo: todas las claves, en VÍDEOS
Cómo hacer el rodaje de un coche nuevo: todas las claves, en VÍDEOS

El día en el que recibes tu coche nuevo se convierte, automáticamente, en uno de los mejores de tu vida y, sin duda, en el mejor del año, casi seguro. Y para que nuestro sueño no se convierta en pesadilla, hacer el rodaje a nuestro nuevo vehículo puede ser de gran ayuda, a pesar de que algunos fabricantes aseguran que ya no hace falta.

De todas manera, y como pensamos que no se pierde nada y sí se puede ganar mucho, aquí te dejamos unas indicaciones sobre cómo hacer el rodaje a tu coche para alargar su vida útil, evitando someter a los componentes del motor a un esfuerzo innecesario.

Rodaje, primera parte

En esta primera parte vamos a centrarnos en los primeros kilómetros que le hagamos a nuestro vehículo. En concreto, no más de 1.500-2.500 kilómetros.

Para empezar, trata de no forzar en exceso a los componentes, ya que el objetivo de este rodaje inicial es que las piezas terminen de acoplarse a la perfección a su lugar de trabajo, limando las pequeñas desviaciones contempladas durante la fabricación. No aceleres nunca en vacío (con el coche parado), un consejo que puedes aplicar a toda la vida del vehículo.

Una vez en marcha, trata de no exceder las 2.500 rpm en los coches Diesel y las 3.500 rpm en los coches de gasolina. Acelera de manera progresiva y evita los pisotones. De igual modo, todo lo que sea acercarse a estas cifras será lo mejor para el coche, por lo que debes evitar rodar a revoluciones demasiado bajas, sorteando las innecesarias y perjudiciales vibraciones. Y este consejo es especialmente importante en las cuestas.

Otra de las acciones que tienes que cuidar durante toda la vida útil del motor está relacionada con el turbo. Si tu coche cuenta con él, no lo apagues inmediatamente una vez terminada la marcha, déjalo al ralentí durante, al menos, 30 segundos para mejorar su lubricación y no acortar su vida.

Rodaje, segunda parte

Pasados ya los 1.500-2.500 kilómetros, extenderemos el rodaje hasta los 6.000 primeros kilómetros. En esta fase, ya podemos dar algo más de vidilla a nuestras mecánicas, lo que ayudará a estabilizar el consumo de aceite y a eliminar las impurezas entre los componentes.

Durante este periodo, puedes ir aumentando el límite máximo de revoluciones al que cambiar en 500 rpm por cada 100 kilómetros. Además, intenta que en tus viajes no se circule siempre a la misma velocidad. Manejar toda la amplitud disponible de rpm ayudará a mejorar la vida útil del bloque. Aunque no te excedas, trata de no superar los límites marcados por ti mismo y, una vez terminado el rodaje, no vayas más allá del régimen máximo de giro, la llamada zona roja.

Los frenos también necesitan sus propios cuidados en los primeros 10.000 kilómetros, momento en el que podemos dar por concluido el rodaje. Las frenadas bruscas y prolongadas facilitarán la cristalización de las pastillas de freno cuando se calientan en exceso y los discos pueden combarse si se someten a cambios bruscos de temperatura.

También te puede interesar:

Trucos para limpiar tu coche y dejarlo como nuevo (Vídeos)

Un coche al sol alcanza temperaturas mortales: los mejores trucos para protegerlo

Todo sobre el alquiler de autocaravanas: consejos, costes, precios, ley…