Toyota Auris Hybrid: lo peor... mi sillita infantil

Hoy le toca el turno de contarnos su experiencia del día a día #EnRodaje con nuestro Toyota Auris Hybrid a Dani Cuadrado, que cambia casco por sillita infantil.
-
Toyota Auris Hybrid: lo peor... mi sillita infantil
Toyota Auris Hybrid: lo peor... mi sillita infantil

El trabajo de probador de coches es algo diferente cada día. La monotonía es imposible y cada semana o cada día tienes que conducir algo nuevo. Unas veces toca subirse a super deportivos y otras a super utilitarios, hay que probarlo todo. Ayer, antes de irme a casa me llega mi jefe y me dice, “Daniel, deja hoy aparcado lo que estés probando y llévate este Toyota Auris híbrido”. Pues nada, lo normal es seguir con el coche de pruebas toda la semana (que en esta ocasión casualmente es otro híbrido un Lexus RX 450h) pero si mi jefe me pide esto será que algo trama. Y así es. Hoy al llegar al trabajo lo primero que me dice es ¿Qué tal el Auris Hybrid, qué te ha parecido? La pregunta me parece un poco rara, puesto que ya he conducido y probado el Toyota Auris híbrido otras veces, pero cuando me dispongo a responderle me corta y me dice “no me digas nada, escribe lo primero que te venga a la mente” y eso es lo que estoy haciendo.

El Toyota Auris Hybrid se siente como el Lexus

Llevo toda la semana montado en un híbrido, por lo que no tengo esa primera impresión que se suele tener de cambio de tecnología al cambiar de coche. Lo curioso del caso es que me bajo de un grandioso, elegante y lujoso Lexus y me monto en un Toyota mucho más barato y con menos ambiciones y me hace sentir lo mismo: paz. El silencio de marcha y la ausencia de vibraciones deberían contemplarse como elementos de seguridad en un vehículo. Pues nada, salgo del trabajo y voy a buscar al peque. Monto la silla en la plaza trasera derecha, arranco y me voy. Antes de salir me fijo en el consumo medio que tiene el coche y, manía de probador, lo reseteo a ver qué pasa. Aunque es muy pequeño, apenas cuatro meses, Guille ya se ha subido en todo tipo de coches. Normalmente se enfada al principio y le cuesta un poco adaptarse; hasta que no llevo unos 10 minutos en marcha se va quejando. Como es muy cotilla y todo lo mira, decido abrirle la cortina del techo panorámico. No llevaba ni un minuto ahí sentado y ¡se calla! Es de esos momento en los que te sale el instinto de padre que duerme poco y dices “no me voy a comprar un Auris ¡me voy a comprar tres!” Yo no sé si fue casualidad o si la ausencia de vibraciones y la magia del techo tuvieron la culpa pero es la primera vez que me lo hace. Bueno no, miento, en mi coche particular, que es biplaza, va sentado a mi lado y le voy viendo la cara o cogiendo de la mano y ahí va encantado. Meter la silla de niño no fue complicado, aunque para llevar el insoportable cuco ¡qué manía le tengo! que creo que es la pieza menos adaptable a un coche que existe, tuve que abatir un lado del asiento. Menos mal que me queda poco para decirle adiós.

Toyota Auris Hybrid interiorQué poco tarda la calefacción en un Toyota híbrido

Al día siguiente, ya sin pasajero, volví al trabajo. Día frío, 7:50 am y coche en la calle es sinónimo de lunas congeladas. Una cosa de la que nadie habla y que resulta curiosa es la capacidad que tienen los híbridos y eléctricos para poner el habitáculo en temperatura. En cuanto pones la calefacción tarda muy poco en salir el aire ya templado. Esto ayuda a descongelar el coche más rápido que con un coche “normal” que tiene que esperar a que se caliente el líquido refrigerante. Pongo de nuevo el ordenador de consumo a cero y al trabajo. Como es pronto, apenas hay tráfico y en los 30 km que hay de distancia apenas me detengo en el atasco un par de veces. De velocidad máxima no llego a los 120 km/h en todo el camino. Entro en Madrid y ahí sí, atasquito mañanero. De todo mi recorrido, que duró 37 minutos, tardo unos 20 minutos en hacer unos 20 km y casi otros 20 minutos en hacer los 10 km restantes, lo normal en Madrid. Con este panorama me presento en la redacción con un consumo de 4,3 l/100 km, que creo que no está nada mal. Y esta ha sido mi experiencia de un día corriente con el Toyota Auris Hybrid. Espero que te sirva de referencia.

También te puede interesar

- 10 consejos para el buen uso de las sillas de coche para niños

- Toyota: precios y coches nuevos

- Los coches híbridos más vendidos en España