Uber busca ofertas para 100.000 coches autonómos

De acuerdo con una noticia publicada por la agencia Reuters, la empresa norteamericana Uber ha estado "de compras" por Europa para adquirir coches autónomos a partir de 2020.
Miguel García Puente.

Twitter: @Miguelgpuente -

Uber busca ofertas para 100.000 coches autonómos
Uber busca ofertas para 100.000 coches autonómos

Para Uber, la empresa que proporciona a sus clientes una red de transporte privado mediante aplicación para conectar a pasajeros y conductores de coches registrados en su servicio, el movimiento es de importancia estratégica: si los coches fueran totalmente autónomos, evitarían el principal coste del servicio, el pago al conductor que pone su propio coche.

Un único suministrador del vehículo, que sería propiedad de Uber, conseguiría así unos precios ventajosos tanto en la adquisición, como en el mantenimiento, lo que abarataría los costes. Por otro lado, si fuesen pioneros en el uso del coche autónomo, su utilización suprimiría para Uber el coste de la "mano de obra" en el servicio de transporte que ofrecen. Los fabricantes europeos de automóviles solo hablan de una primera etapa de conducción parcialmente automatizada en 2020, mientras que una conducción totalmente automatizada no la esperan antes de 2025 (y muchos lo consideran muy optimista).

Revulsivo para el coche autónomo

Sin embargo, el pedido de Uber, según las fuentes de Reuters, estaría barajando un volumen de más de 100.000 coches. Una cantidad tan elevada que podría acelerar los plazos para el paso a la serie de los sistemas de conducción automatizada. Especialmente porque Uber -que parece considerar que la calidad de servicio es fundamental si quiere salir de números deficitarios- opta a la compra de los coches más altos de gama. En concreto, Reuters menciona en la oferta por los Mercedes Clase S, el modelo alto de gama de Mercedes, con un precio cercano a los 100.000 euros. En 2014 Mercedes ya hizo demostraciones de un Mercedes S500 circulando por Estados Unidos de manera autónoma.

Mercedes Intelligent Drive en EE.UU. 2014

Los fabricantes de coches europeos saben que están a la cabeza en tecnología de conducción automatizada y por eso Uber acude a ellos. Un contrato como el de Uber serviría para que el fabricante "ganador" tomara un liderazgo difícil de recuperar por el resto en el coche autónomo, el que parece uno de los pilares para el cambio de modelo de negocio al que están abocados las marcas de coches. Esto no significa que los fabricantes sean unos bisoños y aten sus manos a los cantos de sirenas: los problemas de legislación siguen ahí, los problemas sobre responsabilidades en caso de incidente de un coche autónomo, también, y si el modelo de triunfa parecerá el éxito de Uber y cualquier fallo, será del suministrador del coche autónomo.

Si para 2020 los coches aún no son autónomos, Uber sí que buscaría que con una actualización o algún tipo de modificación los coches de su flota pudiera actualizarse transformarse hacia la conducción autónoma. El año pasado Tesla dotó de la función Autopilot a su Tesla S mediante una descarga telemática de nuevo software. Recientemente se ha diseñado un estándar de cable que permite a ordenadores portátiles de bajo coste unirse a veloces procesadores de gráficos con capacidades de cálculo equiparables a las que precisa la conducción parcialmente automática. Con gran cantidades de sensores ya embarcados en los vehículos más moderno (cámaras para señales, radares para el control de ángulo muertos, etc), es posible pensar en posibles ampliaciones de la electrónica -no solo software- para permitir una actualización del coche para la conducción autónoma.

En este cambio del modelo de negocio, del producto-coche al servicio-coche los propios fabricantes de coches ya están dando sus pasos hacia los negocios de coche compartido -DriveNow en BMW o Car2Go en Daimler, ya con presencia en España-. Por tanto, Uber sería un cliente, pero también un competidor. Incluso se podría pensar si no deberían simplemente vender un coche autónomo de "marca blanca" para evitar lesionar el carácter premium y exclusivo de los coches autónomos de lujo de su marca. Porque, no olvidemos, que los primeros coches autónomos no se verán en segmentos populares, sino en los altos de gama que puedan soportar los sobrecostes de esta tecnología comunicante y de radares, videos y láseres.

 

También te puede interesar:

¿Qué está pasando con los coches de Car2go?

El camión autónomo rodando en EE.UU.

 

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...