Publicidad

Los sistemas de información y entretenimiento de 7 coches, a prueba

Los sistemas de información y entretenimiento modernos son cada vez más complejos. ¿Qué tal los manejarán los conductores? ¡Hemos hecho la prueba con 7 coches!
Sylvia Longás/D. Gulde.

Twitter: @SylviaLongas -

Los sistemas de información y entretenimiento de 7 coches, a prueba
Los sistemas de información y entretenimiento de 7 coches, a prueba

Hace unos años no hacía falta ser ingeniero para manejar un coche: cada función tenía su botón y, cuanto mejor equipado estaba el coche, más botones tenía la cabina. Sin embargo, hoy en día los sistemas multimedia de información y entretenimiento tienen tantas funciones que sólo es posible dominarlas mediante menús y submenús controlados habitualmente por una pantalla táctil, paneles táctiles, botones giratorios, gestos u órdenes de voz.

Para ver qué tal se las apañan con ellos los conductores normales, les hemos pedido a siete personas de entre 21 y 72 años que se pongan al volante y activen diversas funciones. Comprobamos las interfaces de usuario de Audi, BMW, Jaguar, Renault, Tesla y Volvo, cada uno con su propia estructura, algunas de ellas completamente nuevas. El VW Golf, como representante de sistemas de control clásicos, se empleó a modo de referencia. No les pedimos que hicieran cosas especialmente complejas, como acoplar aplicaciones remotas: en realidad, se trataba de funciones cotidianas bien sencillas, como introducir una dirección en el navegador o consultar los kilómetros hasta el siguiente repostaje en el ordenador de a bordo.  

Sistemas de información y entretenimiento: así se han hecho las pruebas

Cada uno de nuestros siete examinadores no profesionales tenía que realizar una serie de tareas en cada coche. Entre éstas se incluían introducir una dirección en el navegador, guardar una emisora de radio o poner a cero el cuentakilómetros diario. Las tareas se efectuaban primero con el coche detenido, y después durante la marcha, midiendo los tiempos en ambas ocasiones. A continuación, los examinadores tenían que ponerle nota a los sistemas de información y entretenimiento de cada uno de los coches analizados. Además, dos de los examinadores estaban equipados con un sistema de seguimiento ocular que registraba hacia dónde miraban. Sin embargo, el resultado de éstos no se tuvo en cuenta para la evaluación final.

Sistemas multimedia de los coches, a pruebaSistema de información y entretenimiento en el Audi Q7

El Audi Q7 es un ejemplo de cómo lo más simple puede ser, a la vez, lo más complicado: para poner a cero el cuentakilómetros diario, lo único que hay que hacer es pulsar un botón del salpicadero. Lo malo es que el interruptor está completamente oculto tras el volante, por lo que algunos de los examinadores se pasaron minutos y minutos buscando por los menús antes de encontrarlo. A algunos de ellos también les resultó engorroso que las funciones adicionales estuvieran ocultas en menús contextuales que podían estar dispuestos a la izquierda o a la derecha del menú principal.

Aunque el sistema de información y entretenimiento del  Audi Q7, en lo que al tiempo necesario para introducir las órdenes se refiere, obtuvo resultados justos, cinco de los siete examinadores lo declararon su favorito, alabando la altura de la pantalla, que no obligaba a retirar los ojos de la carretera para consultarla, así como el buen reconocimiento del sistema de control por voz  y la precisión del botón giratorio. También le valió algunos puntos el tener botones para las principales funciones del aire acondicionado, sin necesidad de rebuscar en el menú.

Lo que más gustó. Aunque al principio se vieran desbordados por la gran variedad de funciones del Audi Q7, a cinco de los siete examinadores les gustó el sistema de manejo del Audi. El control por voz y el control táctil convencieron. Lo que más gustó del sistema de manejo del Q7 fue la posición elevada de la pantalla, la calidad de los botones y el hecho de que pudiese accederse a muchos puntos del menú desde diferentes sitios.

Lo que menos gustó. La gran cantidad de funciones y la poca claridad de alguno de sus menús superaron a algunos de los examinadores aficionados. Además, los controles del volante se han vuelto más complejos.

Sistemas multimedia de los coches, a pruebaSistema de información y entretenimiento en el BMW Serie 7

Con el nuevo BMW Serie 7, la marca alemana ha introducido un sistema de control revisado que permite el manejo por iDrive y pantalla táctil. Los tiempos apenas sí varían: para introducir la dirección en el navegador con el coche detenido, la pantalla táctil apenas obtiene una ligera ventaja (43 frente a 44 segundos), y durante la marcha, el botón giratorio era más rápido (51 frente a 56 segundos). En conjunto, se lograron tiempos algo mejores que en el Audi y, además, el BMW se llevó la mejor nota global.

Sin embargo, no es que el nuevo sistema de control gestual contribuyera mucho a esa nota: de entre todas las opciones de control, acabó relegada a la última posición en una encuesta individual. Y no fue la única crítica que se llevó BMW: la radio se activa mediante un botón con un pictograma rarísimo, mientras que el iDrive no siempre funciona al navegar por los menús: para avanzar hacia abajo por una lista no hay que empujar hacia abajo el iDrive, sino girarlo, complicándole la vida a algunos examinadores.

Lo que más gustó. Pantalla táctil, panel táctil, iDrive, control gestual y por voz: no hay ningún coche que ofrezca tantas opciones de control como el BMW Serie 7. Gustó, a pesar de que se tardarse en seleccionar las funciones. Los examinadores apreciaron tanto la multitud de opciones de introducción como la calidad de diseño de sus elementos de mando, la comodidad de la posición elevada del monitor y el hecho de que se mantengan muchos botones directos para las principales funciones.

Lo que menos gustó. A la vista de la gran cantidad de opciones, algunos de los examinadores no sabían dónde empezar a buscar. Además, los pictogramas de los botones resultaban difíciles de entender.

Jaguar F-Type sistema multimediaSistema de información y entretenimiento en el Jaguar F-Type

El manejo del Jaguar F- Type no levantó pasiones entre los examinadores. Se criticó la lentitud de la pantalla táctil, que se pasaba un segundo pensando antes de obedecer a los toques. Además, la baja posición de la pantalla desviaba la atención de la carretera: según la medición mediante seguimiento ocular, los examinadores sólo miraban hacia la carretera durante el 14 por ciento del tiempo que pasaban manejando la pantalla, mientras que con sistemas mejores se superaba el 30 por ciento.

Sin embargo, en lo que a tiempo de manejo se refiere, el F-Type se situó a escasa distancia del BMW, lo que lo convierte en uno de los sistemas más rápidos. Además, los examinadores alabaron el moderno diseño de los menús y el hecho de que la pantalla táctil apenas se ensucie al tocarla.

Lo que más gustó. La estructura de los menús, sencilla y bastante lógica del Jaguar F-Type no provocó grandes retrasos durante el primer contacto. Además, se apreciaron tanto la buena accesibilidad de la pantalla táctil como el hecho de que apenas se ensucie al tocarla.

Lo que menos gustó. A los examinadores les resultó molesta la lentitud con que la pantalla reaccionaba a las órdenes, y su posición provocaba que la vista se dirigiese demasiado hacia abajo. También resultó molesto que el navegador no se pudiese programar por voz.

Sistema de información y entretenimiento en el Renault Espace

En el Renault Espace, a los examinadores les gustó lo rápido que reaccionaba su gran pantalla táctil, y que el mapa pudiese ampliarse de modo intuitivo separando dos dedos sobre él. El poco tiempo que se tardaba en manejar el sistema por primera vez (sin preparación previa) indica que la estructura de sus menús es bastante lógica.

Sistema multimedia del Renault EspaceDurante la marcha, sin embargo, los examinadores tuvieron problemas con las tareas planteadas, debido, entre otras cosas, a su teclado integrado: las teclas resultaban demasiado pequeñas para una pantalla tan grande, lo que provocaba errores al pulsarlas. Además, el control por voz tampoco ayudaba mucho, porque a menudo no entendía a los examinadores, y las frecuentes preguntas que planteaba hacían que el proceso de introducción de datos se alargara innecesariamente. Tampoco convenció la ergonomía: por ejemplo, para ajustar el volumen, el aparato no tiene ningún botón giratorio, sino únicamente campos táctiles que no es posible ocultar, y el complejo elemento de control oculto tras el volante no facilita las cosas.

Lo que más gustó. La gran pantalla táctil del Renault Espace, montada en posición muy alta, reacciona muy rápido a las órdenes, y la estructura de sus menús no supuso dificultades al primer contacto. Se apreció su moderno diseño.

Lo que menos gustó. Durante la conducción molestaba el escaso tamaño de las letras del teclado. Los examinadores echaron en falta botones fijos para funciones básicas importantes y criticaron la lentitud del control por voz.

Sistema multimedia Tesla Model SSistema de información y entretenimiento en el Tesla Model S

Ningún coche provoca reacciones tan dispares como el Tesla Model S. Así, por ejemplo, a una de nuestras "probadoras", de 63 años, al principio le resultaba completamente imposible manejar cualquier función de información y entretenimiento durante la marcha. "Una pesadilla", fue su veredicto, razón por la cual "nunca compraría" el coche. Sin embargo, otro de los encuestados consideró el manejo completamente "perfecto". Este examinador de 24 años se declaró encantado con la enorme pantalla que permite una amplia visión de los mapas del navegador y, de este modo, una buena visión de la ruta. Emplear Google Maps como sistema de navegación le pareció una "idea estupenda", porque ya estaba familiarizado con la aplicación del móvil.

Sin embargo, como los datos de Google tienen que descargarse desde Internet, en momentos de poca cobertura los mapas tardaban en actualizarse, lo que, al igual que la ausencia de un botón "Volver" independiente del contexto, alargaba los tiempos de manejo. Además, el control por voz no hacía buenas migas con las órdenes en el idioma y era completamente inútil a la hora de introducir direcciones.

Lo que más gustó. El enorme monitor del Tesla Model S permite observar la ruta del navegador con un gran nivel de detalle, y la mayoría de los botones son grandes. Los usuarios de Google se encuentran como en casa con sus menús. La búsqueda por Internet encuentra todo tipo de destinos especiales.

Lo que menos gustó. La pantalla táctil distrae mucho durante la conducción, porque los menús no parecen estar optimizados para conductores. Cuando hay poca cobertura, el manejo se complica, y el sistema de control por voz se merece un insuficiente.

Sistema de información y entretenimiento en el Volvo XC90

Al igual que Renault y Tesla, Volvo lo apuesta todo por la pantalla táctil en el XC90. Sin embargo, a los examinadores les resultó bastante difícil acostumbrarse a la estructura de menús al principio, provocando los tiempos de manejo más dilatados de todos. Así, en ocasiones se pasaban muchos minutos buscando para desactivar el navegador o poner a cero el cuentakilómetros diario. Además, el aparato se permitía de vez en cuando pequeñas pausas en las que era imposible introducir nada. Como los menús apenas se diferenciaban entre sí, los examinadores tenían problemas para volver a encontrar funciones que ya habían descubierto previamente. Al igual que en el caso de Renault, se criticó el escaso tamaño de las teclas del teclado. A pesar de todo, tras un largo periodo de prácticas, los examinadores lograron tiempos de manejo bastante rápidos, y el grado de distracción durante la marcha resultó relativamente bajo. Sin embargo, de poco le sirvió en la evaluación global, llevándose la segunda peor nota subjetiva. Cuando se les preguntó cuál de los sistemas de manejo les gustaba menos, tres de los siete examinadores mencionaron el del Volvo XC90.

Lo que más gustó. Se alabó la pantalla táctil, grande y alta del Volvo XC90 . Algunos examinadores consideraron el menú del aire acondicionado bastante claro y, tras un largo periodo de entrenamiento, los tiempos de manejo del Volvo estuvieron dentro de la media.

Lo que menos gustó. El Volvo fue el coche en el que más se tardaba en encontrar las funciones, y sus menús eran tan complicados que los examinadores tenían problemas para repetir operaciones que ya habían realizado antes. 

Sistema multimedia VW GolfSistema de información y entretenimiento en el VW Golf

Que las cosas pueden hacerse de otra manera lo demuestra el VW Golf, apostando por una combinación de menús de pantalla táctil y teclas fijas. Los examinadores le cogieron el truco enseguida, la activación de una función desconocida hasta el momento tardó 30 segundos de media, menos de la mitad que el siguiente sistema más rápido, el del Renault Espace (74 segundos). Detalles como la distribución de destinos especiales, ordenados por relevancia en lugar de por orden alfabético, con las gasolineras en la parte alta de la lista, demuestran lo maduro que está el sistema.

Lo que más gustó. En sus menús, organizados de modo lógico, los examinadores encontraron rápidamente las funciones que buscaban en el VW Golf, obteniendo buenos tiempos de manejo. Rápida capacidad de reacción.

Lo que menos gustó. A algunos les resultó molesta la gran cantidad de elementos de mando dispuestos en el volante, o el hecho de tener que activar el sistema de ventilación automático desde el menú. Su pantalla táctil no parece tan buena como las de otros.

También te puede interesar

Los asistentes de voz, fuente de distracción al conducir

¿Cuáles son las marcas de coches con la tecnología más avanzada?

Las 15 tecnologías necesarias en tu coche