El sensor de asientos que detecta si te duermes

Una interesante aportación en términos de seguridad al volante la que aporta el trabajo de investigadores de la Universidad de Nottingham Trent (Reino Unido), al crear un prototipo de asientos con unos sensores de última generación capaces de medir con gran exactitud la frecuencia cardiaca del conductor. En función de los datos recopilados, el sistema es capaz de detectar síntomas de fatiga y somnolencia en el conductor.
Jorge Serrano.

Twitter: @JorgeMotor1 -

El sensor de asientos que detecta si te duermes
El sensor de asientos que detecta si te duermes

Asientos inteligentes dotados con sensores que analizan la frecuencia cardiaca y alertan sobre los síntomas de cansancio, fatiga y, por tanto, somnolencia del conductor. En esencia, así se pueden resumir las líneas principales de la investigación emprendida por profesionales de la Universidad de Nottingham Trent (Reino Unido).

 

La investigación también está contando con el apoyo de la empresa británica Plessey Semiconductors, especializada en diversos campos de la tecnología. Tanto esta compañía como el centro universitario han admitido que el prototipo de asientos está en una fase inicial de pruebas, con la continua recopilación de datos.

 

Los sensores de última generación de estos asientos inteligentes se encargan de medir la frecuencia cardiaca del conductor. En función de los parámetros y resultados obtenidos, se manda toda la información recopilada a un ordenador central que avisa al conductor de que se puede estar quedando dormido. Los datos recopilados aún no son del todo fiables y los responsables de la investigación admiten que también se deben medir datos recopilados por el control de crucero y el sistema de cambio involuntario de carril, entre otros.

 

Detectar realmente síntomas de cansancio y de fatiga en un conductor es realmente complicado. De hecho, respecto a los sistemas vigentes implantados en algunos automóviles de calle, los fabricantes están emprendiendo diversos caminos. Mercedes-Benz, por ejemplo, analiza patrones de conducción en su sistema de detección y fatiga, analizando los movimientos del volante, el uso de la palanca de cambios, el número de veces que se activa el sistema de alerta de cambio involuntario de carril, etc. Otros sistemas, mediante cámaras que graban al conductor, analizan los gestos de su cara, los movimientos de párpados, etc.