El Diesel y la gasolina tienen futuro: 10 tecnologías para mejorar sus consumos

Frente a las voces que anticipan la desaparición del Diesel y la gasolina, presentamos hoy 10 tecnologías que mejorarán (y ya están mejorando) sus emisiones y consumos.
Alberto de la Torre.

Twitter: @autopista_es -

El Diesel y la gasolina tienen futuro: 10 tecnologías para mejorar sus consumos
El Diesel y la gasolina tienen futuro: 10 tecnologías para mejorar sus consumos

Todo indica que la década de 2020 va a ser una auténtica revolución en el mundo del automóvil. Y parece que gran parte de dicha revolución va a pasar por el futuro del Diesel y la gasolina, combustibles de los que ya se asegura que tienen los días contados.

Pese a todo, en Autopista no somos ni de lejos tan pesimistas y creemos que ambos combustibles tienen mucho futuro y mucha guerra aún por dar. Más si tenemos en cuenta los avances que se están produciendo en los motores de combustión y su combinación con la energía eléctrica, lo que puede alargar sus ventas durante un buen número de años.  

Publicidad

Consumo

Mayor eficiencia

Probablemente, el gran problema de los motores de combustión es la eficiencia. La cantidad de combustible que hay que utilizar para desplazar un coche sigue siendo muy alta si tenemos en cuenta la cantidad de energía que se pierde en el proceso en forma de rozamientos y calor no aprovechado. Sin embargo, ya se han presentado algunas soluciones a este problema.

Distribución completamente variable: los motores de distribución variable son más eficientes que los que no utilizan este sistema, ya que permiten introducir el combustible requerido para el momento concreto en el que se está utilizando el motor, limitando su consumo y las emisiones contaminantes.

Distribución variable eléctrica: con este sistema, las válvulas del motor pueden adaptarse a las exigencias a las que estamos sometiendo al mismo. Además, permite ajustar el tiempo de las válvulas cuando el motor está parado, lo que le permite anticiparse a un nuevo inicio cuando estamos parados o nos movemos por inercia, reduciendo los consumos, pues éstos están más ajustados a lo necesario.

Comprensión variable: uno de los avances mecánicos que más está dando que hablar en los últimos tiempos. Contar con un sistema de comprensión variable permite sacar mucho más rendimiento al motor, ya que es capaz de priorizar la eficiencia o la potencia según convenga, reduciendo consumos y, sobre todo, emisiones.

Gestión térmica: como decíamos, las pérdidas de calor es uno de los grandes problemas de los motores de combustión. Por ello, conseguir que cada pieza funcione a la temperatura ideal para ofrecer el mejor rendimiento permitirá mejorar la eficiencia general. Para ello, se estudia desde hace años los flujos de calor y el objetivo es calentar o enfriar los componentes individualmente para alcanzar la temperatura deseada.

Reducción de la fricción: a menos fricción, menos energía se pierde en rozamientos y calor. Algo que parece tan simple sigue levantando un buen número de quebraderos de cabeza, por lo que se sigue trabajando para limitar dichas fricciones con nuevos componentes. Un buen ejemplo es el turbo, cuya reducción de la fricción permite entregar antes la potencia y que se necesite un menor consumo para alcanzar el mismo resultado, con un aumento en la vida útil del componente. 

Motor de combustión            

Publicidad

Otras soluciones para el motor de combustión

También relacionado con la eficiencia, pero esta vez en relación al consumo directo del vehículo, conseguir que los motores no trabajen a pleno rendimiento durante todo el proceso o que el funcionamiento de algunos componentes sea eléctrico también puede minimizar el gasto de combustible.

Desconexión de cilindros: la idea general es simple y cada vez son más los coches que lo incluyen. El objetivo es que el coche sea capaz de desconectar algunos de los cilindros de manera selectiva para que éstos no funcionen en balde cuando el trabajo de la mitad de ellos puede ser suficiente para mantener activo el motor, como, por ejemplo, cuando el coche se mueve por inercia.

Embrague electrónico: las cajas de cambios automáticas han conseguido vencer a las manuales en lo que a eficiencia se refiere, bajando los consumos y ofreciendo algunas ventajas que no se pueden implementar en las versiones manuales, como apagados puntuales del motor en circulación a modo vela o momentos de regeneración de energía eléctrica ofreciendo resistencia al avance del vehículo.

Híbrido

Publicidad

Electricidad

Es evidente, la electricidad no es sólo una solución de futuro en cuanto a la sustitución de los motores de combustión. La colaboración de ambas tecnologías permite las ventajas de los motores de combustión, como mejor autonomía real a día de hoy o la facilidad de repostaje, al tiempo que se puede circular en modo eléctrico sin gastar una gota de combustible.

Hibridación: el modelo más extendido a día de hoy. Como hemos dicho, la combinación de electricidad con gasolina es un gran avance, sobre todo en el caso de los híbridos enchufables, que permitirá a muchos desplazarse hasta su lugar de trabajo sin consumir gasolina pero, también, poder realizar un trayecto largo con la tranquilidad de quien sabe que no va a quedarse tirado. En una ciudad, con sus continuas frenadas y arranques en modo eléctrico, el bajo consumo es insuperable.

Hibridación suave 48 V: El uso de esta tecnología permite una hibridación muy sencilla de todos los coches, pues al utilizar un sistema eléctrico muy pequeño puede ser implementado en cualquier plataforma sin los sistemas que requieren versiones más avanzadas. El funcionamiento es muy sencillo y similar al de un híbrido clásico, el objetivo es reducir el uso de combustible en las fases más ineficientes, como en las arrancadas o cuando se circula por inercia. En este artículo te contamos todo sobre los coches micro-híbridos o de 48V.

GNC-GLP

Combinación con otro tipo de combustible

Si la electricidad ha ido abriéndose camino, la combinación de la gasolina y el Diesel con otros combustibles también avanza sin freno.

Combustibles alternativos: el uso del gas licuado de petróleo (GLP) o gas natural comprimido (GNC) permite un rendimiento del motor prácticamente igual que si estuviéramos utilizando Diesel o gasolina. La ventaja frente a los híbridos es que su repostaje apenas requiere tiempo y que, a día de hoy, la suma de ambos combustibles permite que la autonomía de estos coches sea la más alta a día de hoy. Además, por defecto y salvo situaciones muy concretas como arranque en frío, el coche prima el uso del combustible alternativo, de precio mucho más bajo que la gasolina y el Diesel.

También te puede interesar:

Norma de emisiones WLTP 2018: los coches costarán más desde septiembre

Trump elimina los planes de reducción de consumo y emisiones en los coches

Coche de gasolina, Diesel, eléctrico, gas natural, gas licuado e híbrido: ¿qué interesa más?

Publicidad
Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...