Publicidad

Los coches autónomos también pueden conducir por la noche

¿Puede un coche autónomo circular durante la noche? La tecnología LiDAR instalada en un Ford Fusion se convierte en los ojos de un vehículo autónomo en plena oscuridad.
Teresa de Haro.

Twitter: @TeresaAutopista -

Los coches autónomos también pueden conducir por la noche
Los coches autónomos también pueden conducir por la noche

Los hemos visto rodar bajo todo tipo de circunstancias o terrenos, siempre con la luz del día como testigo. Pero ha llegado el momento de apagar la luz y comprobar cómo se comporta un coche autónomo en una situación de completa oscuridad. Ford acaba de dar un paso más en el camino hacia la conducción autónoma con este prototipo de un Ford Fusion capaz de circular de noche sin el apoyo de las cámaras que dependen de la luz.

Si bien lo ideal en la conducción autónoma es disponer de los tres modos de sensores -radar, cámaras y Lidar-, Ford ha demostrado que esta última tecnología -LiDAR- puede funcionar de manera independiente. Para navegar en la noche, los coches Ford de conducción autónoma se valen de mapas en 3D de alta resolución con información sobre la carretera, las marcas viales, la topografía, señales, edificios… El coche utiliza el apoyo de los sensores Lidar, sus ojos en este caso, para determinar su posición en el mapa en tiempo real. LiDAR es el acrónimo en inglés de Laser Imaging Detection and Ranging, que permite medir la distancia entre un emisor láser y un objeto empleando un haz de láser pulsado. Montados sobre el techo, permiten tener una visión de 360 grados de todo lo que sucede alrededor del vehículo.  

Para Jim McBride, técnico líder de Ford para los vehículos autónomos, “Gracias a LiDAR, los coches no dependen de la luz solar o de cámaras que detectan las líneas blancas pintadas en el asfalto. De hecho, LiDAR permite que los coches autónomos conduzcan igual de bien en la oscuridad que con la luz del día”.

Para las pruebas, que se han desarrollado en el desierto de Arizona, en Estados Unidos, los ingenieros de Ford recurrieron a gafas de visión nocturna para realizar un seguimiento tanto desde dentro como desde el exterior del coche. La visión nocturna les permitió ver el trabajo de LiDAR en la forma de una red de rayos láser infrarrojos proyectados alrededor del vehículo. Los sensores LiDAR disparan hasta 2.8 millones de impulsos de láser por segundo para escanear con precisión el área circundante.

Después de más de una década de investigación en el campo de la conducción autónoma, Ford está dedicada ahora a conseguir completas capacidades de conducción autónoma en sus coches, en las que el conductor no tiene que intervenir para nada en el control del vehículo. Este año, además, Ford triplicará su oferta de coches autónomos, hasta 30 Ford Fusion híbridos, para realizar pruebas en las carreteras de Arizona, California y Michigan.

También te puede interesar

¿Quieres un coche nuevo? Antes, valora tu coche gratis

El autobús autónomo, ya en España

Ford fabricará la segunda generación del coche autónomo de Google

Un coche autónomo recorre por primera vez las carreteras de España