Publicidad

Así trabaja Seat la calidad de sus coches: con los cinco sentidos

La calidad pasa por omplacer todos los sentidos de quienes usan el coche y en Seat lo saben bien: apoyados en su Centro Técnico, Seat es el único fabricante en España capaz de diseñar, desarrollar y fabricar enteramente un coche.
Redacción.

Twitter: @autopista_es -

Así trabaja Seat la calidad de sus coches: con los cinco sentidos
Así trabaja Seat la calidad de sus coches: con los cinco sentidos

Conseguir resolver un aspecto complejo en la mayoría de las ocasiones pasa por trabajar en piezas pequeñas, con sentido. En este caso, si empleas los cincos sentidos, algo tan complejo como la calidad puede casi quedar resuelto. Es la reflexión después de que mi primer contacto con el primer Seat Ateca 2.0 TDI que conduzco. Intento cerrar la puerta del primer, sin demasiado éxito. Todos mis acompañantes han salido ya del coche y han cerrado la suya sin ningún problema. Al contrario, al cerrar, la puerta les ha despertado tal sorpresa que han comentado el sólido y contundente sonido -"de coche serio", "que chapa más buena"-. Mientras, mi puerta se ha quedado sin completar el segundo tramo del cierre. Repito, con más energía, y me llega el impactante sonido que tuvieron el resto. La curiosidad me puede, entro de nuevo, pongo el contacto, bajo un poco la ventanilla... cierro... y perfecto. ¡Ah, bueno! El sellado de las gomas es tan eficaz que al aire no le da tiempo a escapar mientras cierras y tienes que hacerlo con más fuerza para vencer la sobrepresión que generas. Toda una garantía de que no habrá agua, polvo o aire que puedan encontrar cómo entrar al habitáculo por rendijas indeseadas. Y quien dice aire, dice ruidos molestos del coche de al lado en el semáforo o silbidos a altas velocidades.

Inmediatamente me viene a la cabeza esa Seat que presume de sus líneas de montaje y de su gente, "de las que ha salido el único coche premium producido en serie en España". La referencia que mencionan, claro está, es el Audi Q3, incluida su variante deportiva RS, la única de la cuidada familia RS que se fabrica fuera de las instalaciones de quattro en Alemania. Con independencia de dónde se produzcan, los técnicos de Seat no ponen sentido, sino los cinco sentidos, para conformar coches de creciente calidad.

Oído: así se afina la calidad

No todo es sonido de motor, cada pieza y cada conjunto tiene que llevar al oído sensación de calidadNo, no te queremos hablar de esa escucha activa y continua de la que Seat hace gala, refiriéndose a su presencia en redes sociales. No, no se trata de cómo comparten iniciativas con sus clientes actuales y futuros, los "millenials", gracias a los cuales han convertido sus páginas de Facebook en verdadera herramienta para afinar el trabajo de sus técnicos. No, cuando hablamos de aplicar el oído a la calidad nos referimos a salas insonorizadas y maniquíes binaurales con objeto de buscar la perfección en los sellados, de verificar que todos los elementos en conjunto consiguen unas cualidades de conjunto excelentes, sin ruidos, sin vibraciones desagradables o resonancias. No sólo se trata de añadir aislamiento acústico, se aplica la ciencia para engañar nuestros sentidos y que el motor, por ejemplo, se sienta alejado del conductor. O para definir una firma sonora para los Cupra. O el "click" justo y preciso al presionar un botón, reafirmante de que la operación se ha llevado a cabo y de lo bien que encaja en su alojamiento.

¿A qué huele la calidad?

¿A qué huele un coche?¿Y un coche de calidad? Hasta eso se investiga en Seat Los humanos somos especiales. Decimos que nos gustan los detalles, pero queremos sensaciones de conjunto. Y si algo "chirría" en el conjunto, por pequeño que sea, nuestro cerebro no podrá dejar de percibirlo (y como algo discordante). El olor, por ejemplo. Muchos estarían de acuerdo en cuándo un coche huele mal, pero ¿cómo hace un técnico para que huela a calidad según se entra? "El cuero, el coche debería tener olor a buen cuero, porque es lo que más sensación de calidad da", dice María José López, que encabeza el equipo de químicos en Seat encargados de trabajar con los aspectos olfativos del vehículo. Desde los inicios en los años 90, cuando lo preocupante eran los compuestos volátiles del plástico que hacían una pátina sobre el parabrisas, se ha pasado a hacer 400 ensayos cada año. Por ejemplo, para conseguir hacer perdurable algo tan abstracto (para nosotros, no para los especialistas), como el olor a "coche nuevo".

Un ojo de calidad es ojo porque te ve

Cuidar la visión es clave en la calidad... y en la seguridadSeat presume de ser la única compañía en España capaz de hacer todo lo que involucra un coche por si misma, la única capaz de diseñar, desarrollar, fabricar y comercializar un coche. Pero si calladamente están orgullosos de algo es de algo que afecta a la vista, concretamente al equipo de iluminación.  Mejorar la calidad de las luces ha sido una preocupación en Seat, dado que el el 90 por ciento de la información que recibe el conductor es a través de la vista y más aún de noche: más de la tercera parte de los accidentes graves tienen lugar en las horas nocturnas. A partir de esto, Seat desarrolló unos faros full-led que se han convertido en referencia en su segmento. Gracias al led, incluso el color de la luz está mucho más adaptado al ojo humano, con un tono blanco azulado más próximo al color de la luz solar que el resto de tecnologías de faros.

Tacto: calidad palpable en Seat

Por supuesto, los moldes y su hiperacabado, con los que se consiguen series de piezas perfectas siguen siendo necesarios. Pero antes de eso, 800 aspectos del Ateca se pudieron mejorar sin ser nada más que bits en un ordenador.

La realidad virtual permite tocar y manipular piezas antes de que el propio coche exista físicamentePero ahora se "toca" con gafas especiales, pueden parecer de broma porque son opacas, pero se trata de realidad virtual y permiten ver y tocar incluso lo que no existe aún físicamente. No se trata de diseñar líneas y volúmenes, que fueron los estilistas de Seat los primeros en utilizar esta recreación de la realidad: ahora se puede palpar, tocar e interactuar con el coche sin que exista, mejorando los procesos de producción, afinando la calidad, ¡mucho antes incluso de que el primer coche exista! Ya no es imprescindible desenrollar enormes planos sobre las mesas de 10 metros, ni listas de piezas, porque la digitalización en Seat llegó hace tiempo para ayudar a mejorar la calidad. Ahora las piezas "están" ahí, las tocan, mueven, interactúan, encajan, se montan... aunque no estén.

Gusto, ese sabor a Seat

Del gusto -del estético-, de ese se encarga un talentoso Alejandro Mesonero Romano¿A qué sabe un Seat? Hasta donde imaginamos, nadie se encarga de llegar a ese extremo de análisis. Pero sí que hay alguien sabe mucho sobre el gusto, no como sentido, sino como conocimiento colectivo de una tendencia estética que agrada al propietario del coche y a los de los círculos que le rodean. Esa persona en Seat es Alejandro Mesonero Romanos, conocido y admirado en nuestra casa ya desde sus primeros sketches no profesionales. Puedes pensar que su tarea fundamental es dar empaque, calidad y dinamismo al coche, todo para seducir a quien lo vea. Aún más importante es que le guste a la ingeniería y a producción, y puedan llevar a la práctica sus trazos dentro de los estrictos estándares de calidad de la casa. Nos ha ido educando el gusto y ahora los frontales de los Seat los ves parecidos. De eso se aprovecha para diferenciarlos, llenando de de guiños la chapa, con sus afilados pliegues, para que estampación se luzca y así un SUV se vea robusto y, un utilitario, fluido dentro de su compacidad.

Generación digital Seat

Pronto llegarán nuevos frutos. Lo llaman transformación digital y corresponderá hacerlo a los millenials, la generación que no ha conocido un teléfono con cable, ni una casa sin internet. La generación de los millenials son ya la cuarta parte de la plantilla de Seat y un nuevo sexto sentido, esa inteligencia artificial de la que tanto se habla, serán ellos los encargados de encontrarle un nuevo concepto de "calidad", aún por inventar.

 

Galería relacionada

Calidad Seat: con cinco sentidos