Todos los Mini y BMW montarán un control de tracción 50 veces más rápido que el actual

Lo estrenará el próximo BMW i3s y mejorará la tracción y estabilidad en condiciones adversas y de escasa motricidad. Te contamos todos los detalles.
Óscar Díaz.

-

Todos los Mini y BMW montarán un control de tracción 50 veces más rápido que el actual
Todos los Mini y BMW montarán un control de tracción 50 veces más rápido que el actual

BMW ha confirmado oficialmente que todos sus coches y los de Mini incorporarán en el futuro un control de tracción 50 veces más rápido que el actual basado en el que estrenará de manera inmediata en el BMW i3s, la versión más deportiva del eléctrico puro de BMW.

Este i3s anuncia una potencia máxima de 135 kW y 270 Nm de par máximo, entregado éste desde la arrancada, y ha hecho necesario desarrollar un sistema capaz de responder en tiempo real a la inmediata entrega de potencia del motor eléctrico eDrive. Para ello, se ha prescindido de una centralita específica remota y se ha pasado a colocar el actuador en el interior del propio motor, de modo que se ahorra tiempo en el proceso de traslado de la información de los sensores de giro de las ruedas y de posición del acelerador a la centralita como anticipo de la propia actuación del sistema.

Las ventajas de éste se hacen manifiestas en los momentos adversos, especialmente cuando la adherencia del asfalto es más reducida y cualquier mínimo exceso de fuerza en las ruedas podría desembocar en un deslizamiento de alguna de aquellas, tanto en las fases iniciales de puesta en marcha, como ayudando a estabilizar en la frenada y al acelerar con fuerza al salir de las curvas más cerradas.

Si bien los técnicos de BMW no han comunicado los detalles técnicos de este novedoso sistema de control de tracción, sí han anunciado como la unidad remota de control ha sido eliminada e introducida en el propio motor. Pero esto, lejos de ser una cuestión de ingeniería relativamente sencilla, supone un enorme reto por todo lo que tiene que ver con garantizar la estabilidad de los sistemas electrónicos. Así, deben estar perfectamente aislados de las interferencias electromagnéticas generadas en el motor eléctrico y contar con aislamiento suficiente, como para garantizar la estabilidad térmica de la electrónica a bordo para mantener la unidad de conducción, en un entorno de temperatura más restrictivo.

Este nuevo tipo de control de tracción de BMW no es aplicable exclusivamente a las características de un motor eléctrico. Todo lo contrario ya que según anuncia la marca, también optimiza la tracción y la dinámica de conducción de coches movidos por combustibles fósiles, lo que abre el cambio para un futuro ya anunciado en el que BMW y Mini también lo utilizaría tanto en sus modelos de tracción delantera, como integral y propulsión trasera.

También te puede interesar

Deportivo y eléctrico. Probamos el BMW i3s

El BMW i3 aumenta su autonomía hasta superar los 300 km