Rallye de Montecarlo – jueves: Bouffier resiste en cabeza

Bryan Bouffier el el líder del Rallye de Montecarlo al término de las seis primeras especiales cronometradas de la carrera. El piloto francés, muy acertado con las montas de neumáticos en el bucle matinal, aventaja al británico de Citroën Kris Meeke en 38.8 segundos y a Robert Kubica en 7 décimas más. El vigente campeón del Mundo, Ogier, es cuarto, después de una mañana complicada en materia de ruedas, aunque los 47.3 segundos de déficit que tiene ahora no parecen un obstáculo, ni mucho menos definitivo para sus intenciones de atacar la victoria. Dani Sordo, que estaba protagonizando una positiva actuación en su debut en Hyundai, tuvo que abandonar antes del quinto tramo por un problema eléctrico cuando marchaba en la tercera plaza, a poco más de medio minuto de la cabeza.
Fernando Albes.

Twitter: @fernandoalbes -

Rallye de Montecarlo – jueves: Bouffier resiste en cabeza
Rallye de Montecarlo – jueves: Bouffier resiste en cabeza

Después de pasar por el bucle entero de las tres especiales de la mañana y ver con sus propios ojos cómo estaban las condiciones, unos y otros ya tenían una idea mucho mejor formada de lo que podían encontrarse en las segundas pasadas, al margen de las últimas puntualizaciones de los “ouvriers”. Estaba claro, pues, que las divergencias a la hora de optar por una dotación de cubiertas u otra para la sección entera iba a depender de la posición en la que se hubieran quedado tras el primer bucle, unos de defensa de lo conseguido, otros de seguridad, otros de ataque para remontar…

 

En la última tesitura, sin duda, se encontraba Sébastien Ogier. Desde luego, arrancando noveno, a 1:19.4 de Bouffier, de poco le serviría a él tirar a asegurar con su decisión. De modo que optaba por salir de la asistencia con dos cubiertas Pilot Sport SS2 de seco-agua super blandas, dos Alpin 4 de nieve y otras dos Alpin 4 claveteadas. Estaba claro que no completaría ningún tramo con el coche “cuadrado” con la misma monta, pero estaba dispuesto a asumir riesgos y poner su coche más radical que el de sus rivales allí donde las condiciones aconsejaran prudencia… Volkswagen dividía su estrategia con Latvala, que pese a ir más retrasado aún, calcaba la decisión de todos los pilotos de M-Sport y de Dani Sordo, el único Hyundai en carrera, y se llevaba de la asistencia 4 cubiertas de nieve sin clavos y dos con clavos, para poder pasar bien por todos los sitios, perder algo más donde se pudiera correr con lisas y asegurar sobre la zona más nevada, particularmente la segunda mitad del tercer tramo del bucle. En Citroën, por último, se decantaban por llevar 4 Michelin Alpin 4 sin clavos y 2 Pilot Sport SS2 (seco-agua super blandas).

 

La segunda pasada por Orpierre-St André de Rosans (25.49 km) abría las hostilidades en la sección vespertina. Calzados con cuatro Alpin 4 sin clavos, Jari-Matti Latvala (VW) y Dani Sordo (Hyundai) se aupaban a la cabeza, con el finlandés 10.8 por delante del español. La nieve de la primera parte del tramo se había convertido en una molesta “sopa” donde las ruedas de ambos se defendían bien de la necesidad de evacuación de esa pasta. Robert Kubica, con idéntica monta, firmaba un crono 1.6 segundos peor que el de Sordo y 3.2 mejor que el de Ostberg, mientras que Ogier cedía 21.8 ante su compañero Latvala. Meeke, con dos lisas y dos “winter” sin clavos, firmaba también un crono discreto, que le hacía perder mucho fuelle con respecto a un Dani Sordo que ya acechaba en la general, pues se situaba a solo 6.1 del irlandés de Citroën.

 

Pero fue la última referencia. Tanto, que en la porción de carretera abierta al tráfico que conducía a la siguiente especial, Sordo veía con desesperación cómo la batería de su Hyundai i20 comenzaba a no cargarse y el coche consumía toda su energía hasta dejarla seca. Sordo no llegaba ni siquiera a arrancar en esa quinta especial y se veía obligado a decir adiós a una carrera que estaba gestionando bien y donde había emitido señales de poder aspirar a un buen resultado.

 

Esa especial, Rosans-Ste Marie-La Charce 1 (17.98 km), registraba una casi total ausencia de nieve y hielo, aunque no por ello podía calificarse de tramo fácil, ya que el paso del rallye por allí en la mañana había dejado el firme absolutamente embarrado en muchos sitios. Era un buen sitio para arriesgar y así lo entendía quien más necesidad tenía de hacerlo, Ogier, que arañaba unos buenos 6.5 segundos a Latvala, pero sobre todo le recortaba la ventaja a Bouffier en 15.5 segundos, situándose en la general cuarto, a 1:07.1 del francés, que estaba dispuesto a defender con uñas y dientes su liderato. De hecho, con su Ford Fiesta WRC alquilado, batía a Kubica por 1.8 en un tramo donde el polaco declaraba no estar en posición de tomar más riesgos, ya que en su mente pesaba más acumular km y, si era posible, terminar, que meterse en batallas estériles por terminar un puesto más arriba con la posibilidad de terminar arruinando lo logrado. Hirvonen, quinto, batía a los integrantes de su antiguo equipo con su Ford Fiesta WRC, terminando Ostberg y Meeke a casi medio minuto del scratch y separados por 8 décimas. El discreto crono de Meeke hacía que el británico cediera el segundo puesto provisional a Kubica, que se situaba 2.8 por delante, y empezara a ver a Ogier ya acercarse a 26.2 segundos.

 

La tercera cronometrada del bucle, que cerraba el día (Montauban sur l’Ouveze-Laborel 2, de 19.34 km), arrojaba como resultado un nuevo doblete de Volkswagen, con Ogier en cabeza, 4 segundos por delante de Latvala. Ostberg, tercero, quedaba ya a 17 segundos, lo que daba una idea del potencial de los Volkswagen con las cartas boca arriba y sin la incertidumbre del estado de los tramos. De hecho, Ogier conseguía remontar hasta los 47.3 segundos con los que terminaba la jornada sobre el líder Bryan Bouffier, que se situaba sexto con su Fiesta WRC, cediendo 19.8 al de VW. Estaba claro que a ese ritmo, los casi 50 km del tramo que abre la jornada de mañana podrían catapultar a Ogier, no ya a remontar algún puesto, sino directamente a acceder al liderato del rallye. Meeke, cuarto en esta especial, a 7 décimas de su compañero Ostberg, terminaba el día en la segunda plaza provisional, dejando el tercer puesto a un Robert Kubica que cedía 21.2 segundos con Ogier, al que ya tenía 7.8 por detrás.

 

La jornada de mañana está compuesta por cinco especiales, entre las que destaca especialmente la primera, Vitrolles-Faye, que mide casi 50 km y a la que se deberán dar dos pasadas. A las 8:48 se disputa la que abre el día.

 

Clasificación provisional después de 6 tramos:

 

1º B. Bouffier-X. Panseri (Ford Fiesta WRC), 1:25:36.6

2º K. Meeke-P. Nagle (Citroën DS3 WRC), +38.8

3º R. Kubica-M. Szczepaniak (Ford Fiesta WRC), +42.5

4º S. Ogier-J. Ingrassia (VW Polo WRC), +39.5

5º M. Ostberg-J. Andersson (Citroën DS3 WRC), +47.3

Te recomendamos

Con un diseño deportivo, el mayor espacio de su clase, los motores con menor consumo ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

El fabricante japonés sigue buscando los límites de su compacto y parece no hallarle ...