Hayden Paddon: "Con 15 años corrí mi primer rallye"

Con la moral en su mejor momento de la temporada después de las demostraciones, sobre todo de Cerdeña y Polonia, pero también de Finlandia, Hayden Paddon se enfrenta este fin de semana a un rallye de asfalto, superficie en la que su experiencia es muy limitada. El neozelandés, aun así, no ha dejado pasar la oportunidad de marcar el mejor tiempo de los cuatro Hyundai inscritos en el tramo de ensayos previo al rallye de esta mañana. Está claro que Paddon es el piloto de moda y se está convirtiendo en una de las piezas más codiciadas para la mayoría de los equipos. Como hicimos en Cerdeña, en Autopista hemos querido conocer, además de sus sensaciones previas al primer rallye de asfalto puro y duro de la temporada, algunos detalles más de su carrera deportiva y de la forma en la que ha llegado hasta aquí. Así nos los ha contado.
@fernandoalbes -
Hayden Paddon: "Con 15 años corrí mi primer rallye"
Hayden Paddon: "Con 15 años corrí mi primer rallye"

Es ampliamente sabido que el rugby es un deporte sumamente popular en Nueva Zelanda. ¿Qué lugar ocupa el automovilismo en tu país?
“También es popular, pero no es uno de los deportes principales allí. Creo que para el tamaño que tiene Nueva Zelanda, no nos va mal y hay unos cuantos pilotos que compiten en Le Mans, GP2, GP3… Hay bastantes “kiwis” peleando en cabeza en diferentes campeonatos. Probablemente en los últimos dos años se nos ha conocido mucho más y en mi opinión el automovilismo debe ser ahora el quinto deporte más seguido allí. No tenemos ningún programa de apoyo por parte del gobierno o algo parecido, pero las cosas van mejorando”.

¿Hay alguna clave para que en un país tan pequeño como el tuyo últimamente se vean pilotos en el podio de competiciones tan exigentes como Le Mans o el WRC?
“El automovilismo es algo que se vive de una manera especial en el entorno rural. Hay un montón de pistas de carreras y de clubes organizadores y se puede obtener una licencia de piloto y empezar a conducir coches de carreras a la edad de 11 años en subidas y slaloms y puedes obtener el carnet de conducir con 15 años. Incluso podrías correr un rallye con 11 años si tu copiloto tiene licencia de piloto y lleva en coche en los enlaces. Además, un montón de gente vive en granjas y es habitual que los niños conduzcan coches y tractores por allí desde pequeños… Creo que hay una cultura en Nueva Zelanda de la conducción desde la infancia. Ahora mismo hay más pilotos cosechando éxitos de los que había hace cinco años y esperemos que la cosa siga mejorando”.

¿Cómo evolucionaron tus primeros pasos en Nueva Zelanda hasta convertirte en piloto de carreras?
“Crecí en el ámbito de una granja grande de un pueblo pequeño y empecé a correr en karts cuando tenía seis años. Mi primera licencia de competición para coches la obtuve con 11 años y con 15 corrí mi primer rallye. No competí en el Campeonato de Nueva Zelanda hasta que no alcancé los 19 años, ya que correr con un Grupo N a ese nivel ya implicaba un presupuesto mucho más elevado”.

¿Con qué ayudas contaste en la primera etapa de tu carrera de patrocinadores o de la federación de tu país? ¿Alguna beca para correr?
“Hay una especie de academia de automovilismo en Nueva Zelanda donde cada año se reúne a un grupo de jovenes pilotos para un curso de una semana y se les ayuda a formarse en todos los aspectos relacionados con este deporte al margen de la conducción (trato con la prensa, nutrición, preparación mental…) Yo pasé por allí y realmente te ayudan a intentar mejorar en todos esos aspectos. En cuanto a apoyos económicos, el cien por cien ha salido de Nueva Zelanda y en los diez últimos años creo que hemos conseguido reunir entre 3 y 4 millones de dólares neozelandeses. Encontrar compañías que te apoyen aquí es más complicado, porque hablamos de un país pequeño y de una economía pequeña. De modo que la mayoría del dinero vino de accionistas, de hombres de negocios que decidieron invertir en nosotros, gracias a un sistema que pusimos en marcha y por el que se podían comprar paquetes de acciones de nuestro proyecto. Es increíble, porque cuando pusimos eso en marcha, estábamos convencidos de que sería dificilísimo alcanzar el nivel de inversiones que necesitábamos para poder pagarnos nuestro programa cada año, pero luego nos hemos dado cuenta de que sí lo logramos y que si estamos aquí es gracias a aquella idea”.

Tus compatriotas Earl Bamber y Brendon Hartley fueron primero y segundo, respectivamente, con sendos Porsche, en Le Mans este año. ¿Los conoces o tienes algún tipo de relación con ellos?

“No mucho. Los ámbitos de los rallyes y los circuitos están bastante separados en Nueva Zelanda. Son comunidades diferentes, gentes diferentes… Por supuesto que sé quiénes son, pero realmente no los conozco personalmente”.

Este año te has mudado a vivir a Frankfurt, cerca del equipo. ¿Cuántas veces has ido a Nueva Zelanda?

“¡Demasiadas! Creo que hasta ahora en lo que va de año he viajado allí seis veces. Hemos tenido hasta ahora cuarenta jornadas de relaciones públicas con patrocinadores en Nueva Zelanda.

Eso demuestra que el interés por lo que estás haciendo está creciendo…

“Sí, está claro. Hay cada vez más gente de Nueva Zelanda que se interesa por lo que estamos haciendo, que te hace preguntas… Incluso se nota que hay gente que no eran antes aficionados al automovilismo que nos sigue ahora. El interés está creciendo, sí, lo que creo que es bueno”.

Esta mañana has demostrado que si bien en tierra tienes ya poco que demostrar, en asfalto también eres capaz de rodar rápido. ¿Cómo has logrado aprender y mejorar para ir deprisa en esa superficie?

“¿En asfalto? La verdad es que no tenía ni idea de que fuera rápido en asfalto (risas)… En Nueva Zelanda no tenemos rallyes de asfalto y solo se compite sobre tierra. El de este fin de semana debe ser él sexto o séptimo rallye de asfalto de mi vida. De modo que aún tengo mucho que aprender. Aun así, el tramo de pruebas de esta mañana apenas es representativo de lo que son el resto de las especiales del rallye, así que tampoco tiene tanta relevancia hacerlo especialmente bien o mal en él”.

Pero este en concreto no se te dio del todo mal anteriormente…

“No lo hicimos mal aquí en las categorías “soporte” en el pasado, pero el Rallye de España ha sido el único que he hecho en asfalto hasta ahora con un World Rally Car y sobre el asfalto allí realmente sufrimos. De todos modos, este rallye es diferente al de España, que tiene unos tramos más parecidos a un circuito. Aquí los tramos son mucho más estrechos y sucios y tal vez un estilo de conducción más “de tierra” no va tan mal en esta superficie. Ya veremos, lo cierto es que no tenemos unas expectativas muy altas para este fin de semana y simplemente se trata de seguir aprendiendo”.

¿Cómo han ido los preparativos para competir aquí?

“Bien. Hicimos un buen test la semana pasada, realmente partiendo de cero con el set-up. Reglar el coche me pareció más complicado, porque en tierra sé exactamente lo que quiero que el coche haga y lo que quiero cambiar, pero en asfalto no sé realmente cuál es la configuración óptima. Así que hago un montón de experimentos y pruebas… Al final del test me sentía cómodo, pero aún estoy algo nervioso, porque los reglajes que elegí eran diferentes a los de Thierry y Dani, dos pilotos bastante rápidos sobre asfalto, así que tendremos que ver cómo funcionan las cosas en el rallye. Lo cierto es que probamos dos semanas después del test de Thierry y Dani y en un sitio diferente, así que no pudimos comparar datos ni otras referencias. Por lo que sé, ambos optaron por configuraciones bastante más duras que la nuestra, mucho más blanda…

¿Qué sensaciones te da la nueva rueda de asfalto que Michelin estrena aquí en Alemania?

Mucho mejor que la anterior. La otra solo la llevé en el Rallye de España y la verdad es que allí no disfruté demasiado. El coche se movía mucho y deslizaba. Esta rueda transmite unas sensaciones más cercanas a la que había en 2013, mucho más de carreras y con más agarre. En definitiva, mucho más agradable para el piloto.

¿Beneficiará aún más a tu forma de conducir esa rueda?

Yo prefiero tener agarre, la verdad. Cuanto más agarre, más confianza. Creo que es bueno para mí, pero también que es bueno para cualquiera.

¿Te ha alterado de alguna manera el anuncio de que pilotarás el coche número 8 en Australia, el segundo i20 WRC que optará a puntos de Marcas y que habitualmente lleva Dani Sordo?

“No ha cambiado las cosas demasiado, la verdad. Está muy bien saber que el equipo tiene mucha fé en nosotros y que estén convencidos de que podemos sumar una buena cantidad de puntos, pero personalmente el objetivo es el mismo, no importa el número que llevemos pegado en las puertas. Al igual que iba a hacer antes, voy a salir pensando en el objetivo de terminar en el podium, de modo que el planteamiento no cambia”.

El hecho de que tus jefes hayan explicado ese cambio de planes argumentando que esperan sumar unos buenos puntos para luchar por ganar a Citroën en el Mundial de Marcas, ¿no implica una responsabilidad extra para ti?

“Creo que en resumidas cuentas, se espera de nosotros que aportemos una buena cantidad de puntos y eso ocurrirá si estamos en el podium. Sumar dos o tres puntos no marcaría esa diferencia. Y dado que, como te decía antes, estar en el podium era mi objetivo para esa carrera de todos modos, pues las cosas no cambian demasiado”.

Te recomendamos

Con un diseño deportivo, el mayor espacio de su clase, los motores con menor consumo ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

El fabricante japonés sigue buscando los límites de su compacto y parece no hallarle ...