4x4

Ugíjar-Ohanes

Esta segunda ruta discurre a través de la cara sur del Parque Natural de Sierra Nevada. Un recorrido que avanza, calcando el contorno de cumbres y barrancos, a través de un precioso paisaje de alta montaña, para llevarnos hasta Ohanes, pequeño pueblo situado en la Alpujarra almeriense.

Ugíjar-Ohanes
Ugíjar-Ohanes

La ruta comienza junto al cartel de salida de Ugíjar, a la salida de la carretera que lleva hacia Mairena y Valor. La carretera, que sigue inicialmente el curso del río Nechite, ofrece un típico recorrido alpujarreño, menos de cinco kilómetros, caracterizado por un trazado con abundantes curvas que nos lleva hasta el cruce con la carretera GR-431 en las cercanías de Mecina Alfahar. Seguimos la carretera GR-431, uno de los ejes de las Alpujarras, hacia la izquierda cruzando las poblaciones de Valor y Yegen. A un par de kilómetros de este último pueblo dejamos el asfalto para seguir una pista ancha de buen firme que sale junto a un cartel que indica Sierra Nevada. La pista comienza a ascender por la ladera del Cerro de la Cruz entre retamas y matorrales. La subida es pronunciada el trazado, con continuas revueltas, ofrece unas vistas magníficas sobre sendos barrancos, Mecina a la izquierda y de las Eras a la derecha, un abrupto y espectacular paisaje de alta montaña. La pista no plantea problemas, aunque el firme es pedregoso y en algunos tramos está surcado por abundantes rajas. Algunos pasos están reforzados con hormigón para evitar que las aguas que bajan por las paredes arrastren la pista. Más adelante (casilla 8) dejamos a la derecha el desvío hacia Jikoan, un camino privado, y seguimos ascendiendo por un terreno pedregoso cubierto de matorrales. A la izquierda, abajo, se pueden ver las casas blancas de Mecina Bombarón destacando contra los tonos verdes del valle. Aparecen los primeros pinos y pronto circulamos por el interior de un frondoso pinar. Enfrente dominando el entorno destacan unas colosales cumbres nevadas. A lo largo del ascenso dejamos a la derecha, sucesivamente, los Barrancos de Tarandanga, de los Prados Grandes y del Horcajo. La parte fuerte del ascenso termina en la casilla 12, en poco más de diez kilómetros hemos subido desde 1150 metros iniciales hasta los 2.000 metros de altitud. A partir de este punto seguimos una pista ancha y lisa de excelente firme que recorre la cara sur de esta zona de Sierra Nevada en dirección Este. La pista avanza por una ladera bordeando el cerro Morrón de Yegen. La parte izquierda es una sucesión de altas y quebradas paredes rocosas que albergan numerosas pequeñas cascadas alimentadas por las aguas del deshielo, a la derecha disfrutamos de una magnífica panorámica sobre la gran depresión que es la Taha de Andarax salpicada de los típicos pueblos blancos de la zona. Tras pasar una torre de vigilancia contraincendios, situada en un alto, descendemos suavemente por la ladera del desfiladero del río Valor, el paisaje está poblado por abundantes matorrales y algunos árboles. Cruzamos la Acequia de Barularto, una conducción que canaliza las aguas de las cascadas hacia el curso del río Valor, para llegar al vértice del barranco donde está situado el Cortijo de los Baillos. El paso, como muchos otros similares, se salva mediante un rústico puente que impide que el agua arrastre el firme de la pista. Seguimos bordeando el barranco por la otra ladera y pronto rodeamos el Peñón de la Loma, un puntal rocoso que, al pasar a la otra vertiente, flanquea el enorme desfiladero del río Nechite. En la casilla 15 dejamos a la derecha el desvío que baja hacia el Cortijo de Fuente del Espino. La pista, cómoda a pesar del firme pedregoso a tramos, avanza por el interior de un denso pinar que cubre las laderas de los montes. Salvamos el fondo del desfiladero cruzando otro puente y, pasado el Barranco de las Chorreras, continuamos por la otra ladera. A la derecha de la pista los barrancos de los Cortijuelos y Seco se desploman hacia la Taha de Andarax, abajo se distinguen algunos cortijos, la Acequia de la Sierra, la rambla de la Carchulina y las casas blancas de Nechite y Mairena. A partir de este punto seguimos una pista ancha y lisa de excelente firme que recorre la cara sur de esta zona de Sierra Nevada en dirección Este. La pista avanza por una ladera bordeando el cerro Morrón de Yegen. La parte izquierda es una sucesión de altas y quebradas paredes rocosas que albergan numerosas pequeñas cascadas alimentadas por las aguas del deshielo, a la derecha disfrutamos de una magnífica panorámica sobre la gran depresión que es la Taha de Andarax salpicada de los típicos pueblos blancos de la zona. Tras pasar una torre de vigilancia contraincendios, situada en un alto, descendemos suavemente por la ladera del desfiladero del río Valor, el paisaje está poblado por abundantes matorrales y algunos árboles. Cruzamos la Acequia de Barularto, una conducción que canaliza las aguas de las cascadas hacia el curso del río Valor, para llegar al vértice del barranco donde está situado el Cortijo de los Baillos. El paso, como muchos otros similares, se salva mediante un rústico puente que impide que el agua arrastre el firme de la pista. Seguimos bordeando el barranco por la otra ladera y pronto rodeamos el Peñón de la Loma, un puntal rocoso que, al pasar a la otra vertiente, flanquea el enorme desfiladero del río Nechite. En la casilla 15 dejamos a la derecha el desvío que baja hacia el Cortijo de Fuente del Espino. La pista, cómoda a pesar del firme pedregoso a tramos, avanza por el interior de un denso pinar que cubre las laderas de los montes. Salvamos el fondo del desfiladero cruzando otro puente y, pasado el Barranco de las Chorreras, continuamos por la otra ladera. A la derecha de la pista los barrancos de los Cortijuelos y Seco se desploman hacia la Taha de Andarax, abajo se distinguen algunos cortijos, la Acequia de la Sierra, la rambla de la Carchulina y las casas blancas de Nechite y Mairena. La ruta rodea un nuevo puntal rocoso, el Mirador, y avanza por la ladera para llegar hasta el Area Recreativa de Laroles, situada en el vértice del desfiladero, en medio de un precioso paraje de pizarra cubierto de pinos, encinas y matorrales. Un último tramo en bajada siguiendo la ladera del Tajo de Barjeli nos lleva hasta la carretera A-337, cerca del límite provincial entre Granada y Almería.Seguimos la carretera A-337 algo más de ocho kilómetros, una continua subida, para llegar hasta el Puerto de la Ragua, uno de los pocos pasos practicables que hay entre las caras norte y sur de Sierra Nevada. En la estación recreativa del Puerto dejamos el asfalto para seguir una pista que sale junto al circuito de Bayarcal adentrándose por tierras de la Alpujarra almeriense. La pista ancha y de excelente firme comienza a ascender por el interior de un denso pinar ofreciendo una impresionante panorámica de un paisaje montañoso con escarpadas paredes y profundos desfiladeros tapizado por densos bosques en él que destaca como una delgada línea negra la carretera por la que hemos subido. La pista, acompañada de multitud de pequeñas cascadas de agua que bajan por las paredes de roca, avanza por una ladera, a la derecha disfrutamos de una espléndida vista sobre la Taha de Andarax. Poco antes de la casilla 22 pasamos el Barranco del Granizo y la ruta comienza a rodear el Pico del Chullo (2612 m.), a la derecha se suceden numeroso cortafuegos que permiten divisar parcialmente el paisaje, el resto permanece casi invisible oculto tras las copas de los pinos. Bordeamos el Barranco de los Helechares, un enorme desfiladero por el que baja el Arroyo Anchuelo hacia Bayarcal, para seguir un precioso tramo a través de un abrupto y rocoso paisaje de alta montaña. En la casilla 23 dejamos a la derecha la pista que baja hacia Bayarcal siguiendo otra de excelente firme. La ruta bordea un enorme desfiladero, por el que desciende el río Paterna, siguiendo la ladera de la Loma de Horcajo. Poco después de salvar el Barranco de los Murillos pasamos junto a la Lagunilla Seca, una laguna situada en una pequeña meseta a 2260 metros de altitud. La pista sigue por la ladera dejando sucesivamente a la derecha los barrancos de los Tejos y Pradomocho para llegar hasta las Minas de la Gabiarra (casilla 26). A partir de este punto iniciamos un fuerte descenso por la ladera del desfiladero cubierta por un frondoso pinar y abundantes matorrales. A la derecha quedan sucesivamente los barrancos de Chaparral, Prado Espino y de la Santa Madre. Un bonito recorrido flanqueado por continuos montones de troncos apilados nos acerca hasta una estrecha carretera.Recorremos algo menos de seis kilómetros por asfalto para llegar hasta Láujar de Andarax. Justo a la entrada del pueblo, enfrente de la Escuela de Empresas Florentino Castañeda, cogemos una pista asfaltada que lleva hacia el Refugio del Cerecillo. La ruta asciende junto a la Rambla del Aguadero por un paisaje verde poblado de pinos, encinas y matorrales. A poco más de cinco kilómetros el asfalto deja paso a una pista ancha de buen firme que sigue atravesando un precioso paisaje montañoso cubierto de vegetación. Pasamos el Area Recreativa de Monterrey (casilla 32) y más adelante el refugio de Monterrey. A partir de aquí la pista ancha y de buen firme asciende mediante revueltas, entre pinos y retamas, por la ladera izquierda del Barranco del Horcajo. En la casilla 36 pasamos junto al Refugio del Cerrillo. La pista de excelente firme sigue ascendiendo mediante tramos de retorcidas revueltas a través de un precioso y abrupto paisaje rocoso de cumbres y desfiladeros cubiertos por una exuberante vegetación. En la casilla 40, casi en el vértice del Barranco de Palomeras, cogemos una pista excelente que avanza colgada de la ladera rozando los 2400 metros de altitud. Flanqueada por colosales paredes de roca a la izquierda y un impresionante abismo a la derecha, ofrece una atractiva vista sobre las montañas cubiertas por el verde de la vegetación. A la derecha quedan sucesivamente los barrancos de Castañeda, de la Majada y del Tejo. La pista rodea un puntal rocoso, la Loma del Barranco de Ohanes, y bordea el barranco iniciando un suave y continuo descenso por la ladera. Un recorrido cómodo a través de un paisaje espléndido de montañas cubiertas por densos bosques, en él que destacan algunos pueblos blancos recostados contra las laderas. Dejamos la pista principal, junto al Area Recreativa del Collado del Espino (casilla 45), para seguir una más estrecha y pedregosa que comienza a descender entre pinos y jaras por la ladera derecha del Barranco del Garbanzal. Pasamos el cercano Refugio de la Alcoholera del Collado del Espino y a lo largo de la bajada, en algunos cruces, podemos ver algunos carteles que prohíben el paso -expresamente- al personal del Parque Natural. Descendemos por un paisaje dominado por encinas, que se alternan con pinos y matorrales en él que destacan las casas blancas de Beires y Ohanes abajo. En la bajada dejamos a la derecha los barrancos de la Azayana, del Agua, del Quitasueños y del Carmen. Un último tramo con continuas revueltas y bastante incómodo con el firme surcado por rajas y piedras nos acerca hasta una carretera en las cercanías de Ohanes, final de ruta.La singular comarca andaluza de Las Alpujarras está situada entre la vertiente sur de Sierra Nevada y el Mar Mediterráneo. Un terreno de abruptos relieves con ríos y barrancos que nacen de las más cumbres de Sierra Nevada. La Alpujarra esta salpicada por numerosos pequeños pueblos blancos, que se caracterizan por una arquitectura con elementos constructivos propios. Las casas, con un notable parecido a las construcciones bereberes del Magreb, se desparraman por las laderas de cerros y montañas. El río Guadalfeo divide la comarca en dos áreas: la Alpujarra Alta y la Alpujarra Baja.

La Alpujarra Alta se sitúa en la franja meridional de Sierra Nevada. En ella se encuentran pueblos blancos escalonados de singular encanto como: Bérchules, Busquístar, Bubión, Trevélez, Capileira, Juviles, Yegen, Mairena, etc. La Alpujarra Baja es la franja sur, constituida por la Sierra Contraviesa en al que encuentran bonitos pueblos, entre otros: Gualchos, Polopos, Lújar, Sorvilán, Albondón y Albuñol. Situada sobre una colina en la margen derecha del río Duero, Zamora, la «bien cercada», es una población de origen vacceo. Conocida como Ocellum Durri, durante la ocupación romana, fue punto de paso obligado en la «Vía de la Plata», importante calzada romana que unía Mérida, capital de una de las provincias romanas en la península -Lusitania- con Astorga. Fue repoblada, como otras ciudades. Láujar de Andarax
Situado al pie del cerro Almirez sobre el valle del río Andarax, Láujar es un bonita población de la Alpujarra almeriense situada en las estribaciones de Sierra Nevada. Tras la rendición de Granada, los Reyes Católicos cedieron a Boabdil, último rey nazarí, las Alpujarras. Boabdil residió en Láujar de Andarax antes de partir hacia su exilio africano en Túnez. En 1568 Fernando de Valor, conocido como Aben Humeya, se hizo coronar rey de Córdoba y Granada nombrando a Láujar capital de su reino. La rebelión fue aplastada por Juan de austria y Aben Humeya fue asesinado por sus seguidores.Iglesia de la Encarnación. Mudéjar del siglo XVII con un interesante retablo barroco y algunos lienzos y pinturas de la escuela holandesa.
Ayuntamiento. Construido en el año 1792, es un edificio de tres plantas situado en la Plaza Mayor de las Alpujarras.
Barrios de la Alcazaba y el Calvario. Conservan su antiguo trazado árabe albergando numerosas fuentes.