4x4

SsanYong Rexton 320

La configuración del modelo de Ssanyong lo sitúa en la categoría de los TT de lujo. El potente motor de gasolina, la tapicería de cuero y un equipamiento bastante completo delatan un enfoque ambicioso en un terreno en el que la competencia es durísima.

SsanYong Rexton 320
SsanYong Rexton 320

La tracción es integral permanente y dispone de reductora que, al conectarse, bloquea el diferencial central, lo que aumenta la capacidad de tracción. Un sistema de control de tracción electrónico se encarga de compensar el resto de posibles pérdidas de adherencia, con lo que las cualidades «off-road» del Rexton salen muy bien libradas. También en este sentido caben destacar los recorridos de suspensión, bastante largos y que permiten a las ruedas copiar las irregularidades del terreno de manera eficaz. Pero si los recorridos de la suspensión pueden calificarse de adecuados, no podemos decir lo mismo de los tarados de muelle y amortiguador. En una clara búsqueda de confort, los responsables de SsanYong han dotado al Rexton de unas suspensiones sumamente blandas que cumplen a la perfección su cometido absorbiendo las irregularidades sin transmitirlas al habitáculo. En este sentido sobre asfalto roto o con muchos baches el confort de marcha es notable. Otra cosa es a la hora del control de inclinación. A alta velocidad la suspensión no es capaz de corregir adecuadamente las inclinaciones de carrocería y en apoyos fuertes este efecto provoca incómodas oscilaciones del tren delantero que, además, acentúan el subviraje. Pero el mayor problema lo podemos encontrar en pistas de tierra en las que, si no vamos con cuidado y nos «tragamos» algún badén o alguna bañera, el tren delantero se comprime por completo y la extensión posterior, incontrolada por los amortiguadores, nos puede llegar a hacer que las ruedas delanteras despeguen del suelo y salir en una actitud muy poco digna, botando como si de una pelota se tratase. No estaría de más una revisión de los tarados, al menos de los amortiguadores, que proporcionaría mayor aplomo al Rexton sin perder en exceso el confort que ofrece.Como ocurre en la mayoría de los modelos de este segmento, la monta de neumáticos es un conjunto de compromisos y casi nunca satisfacen ni a los que utilizan el coche por campo ni a los que los que lo hacen por carretera. Tampoco el Rexton es una excepción, pero hay que reconocer que es la manera de facilitar una utilización mixta. Los Hankook no ofrecen demasiada adherencia pero resultan muy progresivos en todo tipo de circunstancias. Tan sólo requieren poner mucha atención a las presiones cuando vamos a circular por pistas, subiendo estas hasta los 3,0 bares con objeto de evitar pinchazos, debido a que su configuración en la banda de rodadura no ofrece excesiva protección frente a esta eventualidad.

El nuevo Rexton es, en general, un producto bastante satisfactorio. Amplio, confortable y con un cierto refinamiento y una mecánica fiable y probada. Como hemos dicho al principio su precio puede ser el mayor impedimento, ya que sus rivales ofrecen, aunque por algo más de dinero, un conjunto más refinado y unas posibilidades de equipamiento más completas. A su favor, también en el plano económico, juega la baza de mostrar el precio más asequible y por otro lado presenta una estética original y poco vista.