4x4

Ruta 4x4: Montalbán-Mas de la Mata

La Ruta del Destierro del Cid entra en el Maestrazgo, la comarca que estuvo bajo la jurisdicción de los maestres de las Ordenes Religiosas en el medievo. Los monjes-guerreros de las ordenes de los Templarios, de Calatrava, de San Juan de Jerusalén y de Montesa dominaron estas tierras durante varios siglos protegiéndolas de las invasiones de los reinos árabes.

Ruta 4x4: Montalbán-Mas de la Mata
Ruta 4x4: Montalbán-Mas de la Mata

Salimos de Crivillen por carretera. A la altura de unas tainas restauradas sale una pista, algo pedregosa al principio, entre sembrados y praderas. Un tramo de unos ocho kilómetros nos acerca hasta la bajada que nos lleva a circular por el interior del barranco del Molino Magallón. La excelente pista sigue entre olivos y campos de labor en un paisaje verde salpicado de edificaciones en piedra, algunas en ruinas, las más habitadas. De vez en cuando la pista abandona temporalmente el barranco internándose por una zona de monte bajo con algunas encinas y muchos arbustos. Pasamos por sucesivas masías alineadas al lado del barranco. Un tramo empedrado en el que se alternan zonas agrestes con algunos cultivos y abundantes olivos precede a la llegada a Alcorisa situada en una hondonada entre montañas. No entramos en Alcorisa, seguimos la carretera A-223 unos cinco kilómetros para llegar a una pista arcillosa que se interna por una extensa llanura cultivada en la que destaca, en todo momento, la gigantesca chimenea de la Central Térmica de Andorra al fondo. La pista alterna los firmes lisos con los pedregosos, aunque es rápida y estrecha, y nos acerca en poco tiempo a la carretera que lleva a la central. Seguimos la carretera algo más de un kilómetro para coger un ancho y bien señalizado camino rural. Es ancho y liso y está cubierto por una capa de fina gravilla, lo que hace que el piso sea muy deslizante. Forma parte de una red de anchos y lisos caminos que dan servicio a una extensa zona cultivada salpicada de edificaciones en ruinas en las cercanías de Alcañiz, hasta donde llegamos por carretera. Cruzamos la ciudad para coger la carretera de Castelseras, que sigue junto al cauce del río Guadalope. La seguimos unos tres kilómetros hasta el desvío de Calanda. Nada más pasar el canal de la Estanca sale una pista a la izquierda por una zona con olivos, algunos cultivos y multitud de masías. La pista no está mal y pronto se hace muy ancha y casi lisa. Cruzamos varias acequias y dos estrechas carreteras asfaltadas. A ambos lados del camino crecen abundantes olivos y melocotoneros. En estos últimos resaltan los conos de papel que protegen los frutos de los insectos. La pista es rápida y tardamos poco tiempo en llegar a Calanda. A la salida de Calanda cogemos una pista de buen firme que se dirige hacia el cañón del río Guadalopillo. Al llegar al río seguimos su curso por la ladera derecha del cañón. El cauce está lleno de melocotoneros. Aquí crecen los famosos melocotones de Calanda. Vadeamos el río y seguimos por las estribaciones de la sierra de las Peñas Blancas hasta Foz Calanda, situada en el interior de un gran barranco. Bordeamos el pueblo para seguir una pista que sigue el cauce del río Guadalopillo por la ladera del enorme barranco. Seguimos la ladera viendo el fértil fondo del barranco alimentado por las aguas del río. Un último tramo entre olivares y sembrados por una pista buena y ancha nos lleva hasta la carretera que va de Alcorisa a Mas de las Matas, la A-225. A 13 kilómetros está Mas de las Matas, final de etapa.

Los mejores vídeos