4x4

Ruta 4x4: Mas de las Matas y Mosqueruela

Esta es una larga ruta que ofrece los espléndidos parajes, casi deshabitados y poco conocidos, del Maestrazgo turolense. Una etapa poco apta para los que padezcan de vértigo, ya que en muchos tramos las pistas circulan teniendo a un lado laderas rocosas de barrancos y al otro profundos abismos. Pero los paisajes no son el único atractivo de la etapa, pues la mayoría de los pueblos por los que pasa han sido declarados conjuntos histórico-artísticos.

Mas de las Matas y Mosqueruela
Mas de las Matas y Mosqueruela

Después de recorrer algo más de veinte kilómetros por asfalto, cogemos una pista, incómoda por las piedras pero no difícil, que comienza a subir por un paraje rocoso en el que la única vegetación presente son algunas encinas dispersas. La pista nos lleva a circular por la cuerda de la sierra de Bernus, ofreciéndonos unas espléndidas panorámicas, desde lo alto, de multitud de valles y barrancos. La pista se convierte en carretera cerca de Zorita del Maestrazgo. Salimos de Zorita por la carretera CS-840, que va junto al río Bergantes, hasta el desvío hacia Palanques. Seguimos el desvío y poco después de cruzar el cauce, lleno de cantos rodados blancos, por un estrecho puente accedemos al interior del pueblo. Dejamos Palanques, siguiendo un camino reforzado al principio por una capa de hormigón. Es un corto recorrido sin complicaciones, en el que se alternan los sembrados, las zonas agrestes de monte bajo y los campos en barbecho. El tramo nos acerca hasta una estrecha carretera.

Recorremos menos de un kilómetro por asfalto para acceder a una pista, de firme algo roto, que comienza a ascender desde el principio. La subida nos lleva a pasar junto al vértice geodésico de San Joaquín (1126 m.). Circulamos por una zona agreste con arbustos y encinas hasta que algunos campos de labor preceden el paso por la Masía de la Menadella (casilla 69). Desde aquí una continua y fácil bajada nos lleva hasta una estrecha carretera asfaltada, antigua pista, que nos acerca a Todolella.

Cruzamos Todolella por carretera y en las afueras, tras pasar un puente de piedra, cogemos una pista a la derecha. Es de buen firme y su trazado sigue la ladera del barranco de Todolella. El fondo del cauce del río está cultivado, pero el resto es un terreno agreste. Es un camino de comunicación y se nota en algunos tramos que tienen el firme de hormigón para que no se derrumbe o quede inutilizado por el barro. Siguiendo la ladera del barranco llegamos y pasamos el enorme Mas del Rey y continuamos hasta la masía de la Muela donde nos desviamos a la izquierda para llegar a la carretera cerca de Olocau del Rey. Poco más de tres kilómetros de asfalto nos llevan hasta una pista que circula entre vallados de piedra, el firme tiene alguna piedra pero no está mal. Circula entre bancales sembrados, un paisaje típico del Maestrazgo. Nada más pasar el Mas Blanco iniciamos una fuerte bajada en forma de continuas revueltas. El descenso acaba en la carretera, en la ladera derecha del barranco del río Cantavieja, junto al desvío que lleva hacia Cuba, distante unos tres kilómetros.

Seguimos la carretera, unos seis kilómetros, hasta el amurallado Mirambel. En la salida del pueblo cogemos una pista de buen firme que comienza una suave subida entre campos de labor. La subida, por la ladera del barranco del Mas del Arco es continua y pronto a la izquierda se abre un espectacular abismo. Es un recorrido poco adecuado para los que padezcan de vértigo, aunque afortunadamente la pista es ancha y lisa. En este tramo el que más y el que menos tendrá una clara tendencia a arrimarse a la derecha. La pista sube por encima de los 1500 metros para ir salvando los barrancos de Delarreros y de la Pajera. Pasamos varias masías antes de llegar a la ermita de San Cristóbal, a partir de aquí la pista comienza a descender pegándose a la ladera izquierda del barranco del Ojal. La bajada sigue serpenteando entre estrechas paredes de roca. Es una zona fértil con abundante vegetación. El descenso nos lleva a cruzar el estrecho cañón por donde discurre el curso del río Cantavieja, desde aquí tenemos una espectacular vista del pueblo de Cantavieja alzándose en lo alto de un roquedo. Tras cruzar el río la pista comienza a subir llevándonos hasta la carretera, cerca de la entrada del pueblo.

Salimos de Cantavieja por la pista asfaltada que va hacia Mosqueruela. A unos seis kilómetros cogemos el desvío que lleva hacia el Mirador de Tarayuela, una ancha y lisa pista de excelente firme, que se interna por un frondoso y extenso pinar. Es un precioso recorrido que nos lleva hasta el barranco de la Tosquilla, por una de cuyas laderas descendemos hasta el pedregoso cauce de la rambla de las Truchas. Giramos hacia la izquierda para llegar al cercano San Miguel de la Puebla.

Seguimos la carretera CV-173 hasta el desvío del Santuario de la Virgen de la Estrella, una excelente pista que se interna por una zona agreste cubierta de pinos y arbustos. La pista sigue la ladera del barranco de los Frailes en un suave y continuo descenso, que en algún tramo es más acusado con retorcidas revueltas. Del barranco pasamos a circular por una de las paredes del cañón del río Monleón, justo en el límite provincial entre Teruel y Castellón. La pista es ancha y lisa, lo que se agradece por el profundo abismo que se abre a nuestra izquierda. Abajo destaca la cúpula de ladrillos de colores del Santuario de la Virgen de la Estrella. Poco después de pasar el santuario cruzamos la rambla del Monleón, un paso algo trialero, e iniciamos una fuerte subida por una pista pedregosa y bastante incómoda, aunque sin complicaciones. Es un terreno agreste de sierra cubierto de pinos. El recorrido sigue ascendiendo por la ladera del barranco de Prades. Al coronar la subida llegamos a una llanura y la pista mejora. Pronto nos juntamos con una pista excelente que nos lleva con rapidez hasta Mosqueruela, final de etapa.