4x4

Ruta 4x4: Ávila - Salamanca

A la belleza del espléndido entorno natural de la ruta, hay que añadir el intenso atractivo que tienen las ciudades del principio y final del recorrido, Ávila y Salamanca. Ambas tienen características que las hacen únicas y poseen una magnífica riqueza monumental de primer orden, como prueba el haber sido declaradas “Patrimonio Cultural de la Humanidad" por la UNESCO.

Ruta 4x4: Ávila - Salamanca
Ruta 4x4: Ávila - Salamanca

Salimos de Herreros de Suso entre campos de labor y alambradas que separan las distintas dehesas. A poco más Torreón de un kilómetro del pueblo una bajada nos descubre una hermosa vista sobre una amplia llanura casi en su totalidad cubierta por verdes cultivos. La pista se acerca a la vega del Río Almar y siguiendo su cauce, entre encinas y chopos llegamos al asfalto en las afueras de Blascomillán. El tramo de pista que lleva desde Blascomillán a Manceras de Arriba es el más complicado de la ruta. Entre las casillas 73 y 74 la pista, no demasiado marcada, está destrozada por el paso de los tractores. En este tramo hay que superar profundas rodadas en medio de un barrizal debido a las aguas del Arroyo Zacamiñaque. Salimos de Manceras de Arriba, tras vadear el cauce del Río Zamprón, por una ancha pista que discurre entre campos de labor salpicados por algunas encinas dispersas. Aproximadamente en la mitad del camino que lleva hacia Salmoral cruzamos el límite de provincias entre Avila y Salamanca. Desde Salmoral la pista discurre entre dehesas y cultivos, el firme bacheado aconseja circular despacio en algunas zonas. Una suave bajada nos acerca al interior de una chopera que nos acompaña hasta el fácil vadeo del Río Margañán, desde la pista se pueden ver algunas granjas dedicadas a la cría del cerdo ibérico, con sus característicos cobertizos metálicos triangulares. Los productos derivados del cerdo ibérico son típicos de Salamanca. Salimos de Alaraz entre cultivos por una pista excelente. En el primer cruce nos desviamos hacia la izquierda acercándonos a unas dehesas plagadas de encinas. El firme de la pista se confunde con el verde del terreno pero una valla metálica nos indica el camino. En esta zona las encinas, forzadas por una poda un tanto peculiar, adoptan extrañas formas que las asemejan con mitológicos gigantes elevando los brazos hacia el cielo. Llegamos a Pedraza de Alba por carretera. Desde Pedraza una rápida y ancha pista que circula por una amplia llanura alfombrada del verde de los cultivos nos lleva hasta Alba de Tormes. Salimos de la ciudad siguiendo el caudaloso cauce del Río Tormes. Una suave subida por una agreste zona rocosa nos acerca hasta Palomares de Alba, donde iniciamos un tramo de unos tres kilómetros de asfalto que nos lleva hasta Carpiobernardo. Un extenso pinar cubre los primeros kilómetros de pista. Una bajada pedregosa que hay que atravesar despacio precede al último tramo del recorrido que siguiendo una pista excelente flanqueada por cultivos nos acerca a Palomares de Alba Carpiobernardo Pelabravo Salamanca Iglesia de Alaraz.

Pregunta a los propietarios por su coche y recibe las respuestas en tu email.

Acepto la política de privacidad para poder obtener las respuestas.

Quiero recibir la mejor oferta.