Toyota MR2 VVTI SMT

El MR2 pertenece a una categoría en que la utilidad ocupa un segundo plano. En el caso del Toyota, esta filosofía llega a casos extremos, pues el placer de conducir, sobre todo en esta versión con cambio secuencial, está por encima de cuestiones mundanas, como el hecho de no tener maletero.

Toyota MR2 VVTI SMT
Toyota MR2 VVTI SMT

A priori, el MR2 nos puede parecer un coche con poco sentido común, pues sólo tiene dos plazas y carece de maletero. En fin, que es como tener una moto... Sin embargo, a estas limitaciones de espacio hay que anteponer los factores relacionados con el placer de conducir que nos transmite. El Toyota es de esos coches que a todos nos gustaría tener aparcado en el garaje, para de vez en cuando darnos una vuelta. Y es que basta con ponerse al volante y hacer kilómetros para darnos cuenta de lo que significa el placer de conducir, sobre todo en esta variante con el cambio secuencial SMT con mandos en el volante.

La variante SMT cuesta 590.000 pesetas más que la manual e incluye el techo duro, que por sí solo ya cuesta casi trescientas mil pesetas. Nuestra opinión es que merece la pena gastarse las seiscientas mil pesetas de más, pues con el techo duro se logra un mayor confort, al reducir los ruidos, y un mayor aislamiento térmico. Este techo permite aumentar las posibilidades de utilización en los meses de invierno y, para quitarla, lo único que necesitamos es alguien que nos eche una mano para moverla y un sitio para guardarla. Por lo que respecta al cambio secuencial, en nuestras mediciones hemos apreciado una ligera rebaja de las prestaciones, pero esta pérdida se puede achacar a que la unidad de pruebas con cambio secuencial en el banco de potencia lograba 5 CV menos que la de cambio manual. En la aceleración de 0-100 km/h y 0-1.000 m, el MR2 SMT es un segundo más lento, en las recuperaciones de 80-120 km/h en 4ª y 5ª también se detecta la misma pérdida de tiempo entre los dos modelos. A pesar de esto, el MR2 de cambio secuencial nos parece una combinación ideal para el motor 1.8 litros de 140 CV. Esta mecánica, que procede del Celica, mueve con bastante alegría al MR2, pues tiene un peso de menos de una tonelada. El motor con culata multiválvula y distribución variable logra una buena dosis de elasticidad, que le permite responder sin titubeos en la zona baja y media. Si subimos el motor de vueltas nos encontraremos que se puede llegar sin problemas hasta las 7.000 rpm. En esta zona del cuentavueltas, el motor emite un ruido más profundo, que nos deja claro que está colocado por detrás de nosotros.

Pregunta a los propietarios por su coche y recibe las respuestas en tu email.

Acepto la política de privacidad para poder obtener las respuestas.

Quiero recibir la mejor oferta.