Todocampista

El Land Rover Defender es aquel coche robusto que fue creado para el campo y no lo oculta. Subsiste en un mercado en el que los todo terreno han avanzado hacia vectores diferentes. El Defender es para el campo. En carretera, y ya no decimos en ciudad, no está a gusto. El conductor, tampoco. El motor es bueno y tira lo suficientemente bien, pero es ruidoso. En campo es un tipo duro, seguramente uno de los más duros. Land Rover no lo cambia porque se debe seguir vendiendo lo suficiente, aunque a nuestro juicio debería costar mucho menos para valer mucho más.

Como el Land Rover Defender, el Wrangler de Jeep es uno de esos vehículos que se van adecuando al tiempo, pero manteniendo la esencia de siempre. A diferencia del TD5, el Wrangler es versión de gasolina, pero se asemeja bastante en prestaciones, en configuración de chasis y, sobre todo, en rudeza fuera del asfalto, mientras que en carretera tampoco es tan bueno. Como dos gotas de agua en cuanto a planteamiento, pero en versión europea y americana, respectivamente.